¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

viernes, 9 de julio de 2010

"Red Hood: The Lost Days" #2

Al igual que en el capítulo-inicial de "Red Hood: The Lost Days", en esta segunda entrega, Judd Winick se aleja cada vez más de la explcación y el motivo de la resurrección del jóven Jason Todd para concentrarse más en su venganza contra Batman y el Joker, lo cuál en cierta forma me parece lo mejor para la historia. De los muchos años que llevo leyendo cómic, cómics de Batman especialmente, creo que nunca había leído algo tan tonto y agarrado de los pelos como fue el por qué del regreso a la vida del segundo Robin. Sin embargo, y a pesar de que me gustaría que nos den otra explicación un poco más lógico, prefiero que dejen ese tema de lado y que se concentren en los días perdidos de Jason, esos días que se pasó preparándose y planeando su gran venganza en contra de quienes lo asesinaron. Tardó, tardó cuatro años en llegar, pero al fin tenemos esta historia ante nosotros y puedo asegurarles que no tiene desperdicio alguno.
-
Este número, al igual que el anterior, comienza retomando algunos hechos del "Batman Annual" #25, pero aquí ya vemos a Jason tras haberse sumergido en la Fosa de Lázaro y tras haber huido de la mansión de Ra's Al Ghul. Una vez más, Talía y su padre acaparan gran parte de protagonismo mediante una interesante charla en la que explican las consecuencias que podrían llegar a tener las acciones de Talía respecto al ex-Robin, mientras que éste prepara su estratégico regreso a Gotham y pone en marcha sus planes.
-
Lo interesante de la venganza de Jason contra Batman es que no quiere matarlo por haber fallado al salvarlo, sino por no haber acabado con el Joker cuando hizo lo que hizo. Jason pensó que su muerte, sumado a muchísimas otras atrocidades cometidas por este loco criminal, sería la gota que rebalse el vaso, pero no. Quizás no cualquiera llegue a entenderlo, pero en realidad Jason no busca venganza ni derramar sangre en vano, para nada. Jason es simplemente una víctima más que busca justicia por lo que le pasó a él, por lo que le pasó a Barbara Gordon y por lo que le pasó a mucha gente por culpa del Payaso Príncipe del Crímen. Este jóven podrá haberse convertido en un asesino despiadado, podrá haber hecho cosas horribles y tendrá un sentido de la moral muy retorcido, pero en el fondo lo único que busca es justicia.
-
Por otra parte, debo decir que me agrada mucho más ver esta versión de Jason Todd, mucho más frío, calculador y pensativo a verlo repartiendo tiros y cortando cabezas a lo loco como en "Battle for the Cowl" o "Batman and Robin". Tony Daniel y Grant Morrison podrán haber usado al personaje, pero quien en verdad lo conoce, quien en verdad entiende y sabe plasmar su esencia es Judd Winick. Y me alegra que sea el quién este a cargo de esta serie. Aunque hay que reconocer que la espectacularidad de este cómic no la logra solamente Winick, sino que también cuenta con la colaboración del dibujante Pablo Raimondi, y en este caso, de Cliff Richards. Más allá de alguna pequeña falla poco notoria, hay que reconocer que ambos artistas realizaron su trabajo de manera correcta, aportando gran dinamismo a la narración de la historia.
-
En pocas palabras, sigo más que satisfecho con lo que esta mini-serie me está brindando. Ansío seguir leyendo y descubriendo los secretos tras esta aventura perdida de Jason Todd.

0 Batcomentario/s: