¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

viernes, 17 de junio de 2011

"Flashpoint" #2

Luego de un #1 pura y exclusivamente dedicado a presentar las distintas tramas y los respectivos personajes que formarán parte de esta mega historia, este número se centra no solo en los personajes de su portada, sino también en Aquaman y Wonder Woman, los malos más malos del cuento.


Si bien se los introduce por separado y sin tocar absolutamente ningún punto relativo a sus nuevos orígenes ni al motivo de su rivalidad a muerte, su presentación es lo suficientemente cautivadora para continuar enganchándome más y más con este evento. Por un lado, lo tenemos al Rey de los Océanos interceptando el barco de Deathstroke sobre las aguas de una París totalmente inundada, mientras que por otro encontramos con la Princesa Amazona y sus guerreras en Inglaterra, combatiendo y posteriormente capturando a un miembro de la Resistencia para sacarle información.

Con esto a un lado, volvemos a Gotham City para retomar el final del número pasado en el que Barry Allen descubriera que el Batman del Universo Flashpoint no era Bruce Wayne sino su padre, el Dr. Thomas Wayne. Intensa golpiza mediante, Barry logra convencer a Thomas de que no era un loco enviado por el Joker, sino un hombre que alguna vez tuvo super poderes en una realidad que ya no existía gracias a los cambios temporales provocados por el Reverse Flash y que era el único capaz de restaurar el mundo. Aún sin confiar demasiado, Wayne le pregunta que sería de la vida de su difunto hijo en ese mundo restaurado y Barry le comenta que con las cosas como deberían ser, Bruce habría sobrevivido a esa trágica noche en Park Row para convertirse en el Caballero Oscuro y luchar contra el crimen de la ciudad.

Dispuesto a sacrificarse para que la realidad vuelva a su lugar y su hijo recobre la vida, el padre de Bruce decide ayudar a Barry Allen en su misión, siendo el primer paso recrear el accidente que le otorgara la super velocidad, y créanme que aquí la portada toma un enorme sentido literal. Pero las cosas no salen como se esperaban y ocurre algo terrible, siendo éste un final que supera por mucho al cliffhanger casi descarado del número anterior.

Más allá de haber transcurrido de manera muchísimo más rápida y concisa que el capítulo anterior, el verdadero atractivo de este cómic radica en que tiene todo lo que esperábamos para el lanzamiento de la saga, que es básicamente un paseo por los distintos rincones principales de este lúgubre universo alterado con un clima narrativo dominado por la acción y la tensión.

En cuanto a la labor de Andy Kubert, de quien no hable anteriormente, debo decir que he quedado simplemente maravillado con sus trazos, los cuáles no solo han mejorado mucho en relación a lo realizado en el capítulo del mes pasado, sino que sumados al entintado de Sandra Hope y al coloreado de Alex Sinclair dan por resultado una verdadera obra de arte. Sinceramente, da gusto ver buenos guiones acompañados por artistas con tanta calidad.

Para terminar, lo único que resta comentar es mi sensación de alegría debido a la considerable mejora en la calidad narrativa de la historia, lo cuál ciertamente afianza un poco más mi fe y mi buen juicio respecto a la serie en general. Habrá que esperar y ver si las expectativas y la impaciencia respecto al final de este cómic y su desarrollo serán finalmente satisfechas durante el tercer capítulo de "Flashpoint". Al menos tengo un motivo para desear que sea Julio.

1 Batcomentario/s:

Agustian Albornoz dijo...

Los eventos DC siempre son mejores que los de marvel