¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

martes, 5 de julio de 2011

"Batman: Gates of Gotham" #2

Uno de los motivos por los cuáles la premisa de "Batman: The Return of Bruce Wayne" me engancho totalmente desde un primer momento fue por que proponía explorar parte del pasado secreto de Gotham y de la profunda relación que Batman y sus antepasado guardan con la ciudad, fórmula que Scott Snyder y Kyle Higgins retoman desde otra perspectiva para continuar explorando la historia prohibida de la ciudad del Murciélago al mismo tiempo que exploran la vida pasada de sus pilares principales, tanto humanos como materiales.


"Las familias caerán en las puertas de Gotham" era el mensaje que llegaba al periódico The Herald una hora luego de que los tres puentes más antiguos de la ciudad, conocidos como Las Puertas de Gotham y coronados con los apellidos Wayne, Elliot y Cobblepot, fueran detonados simultáneamente causando gran cantidad de víctimas y sembrando el pánico en las calles de Gótica. Debido a tamaño accidente, Dick Grayson, Tim Drake, Cassandra Cain y Damian Wayne decidieron unir fuerzas para tratar de capturar al culpable. En un principio, todo parecía indicar que el Penguin había orquestado el trágico incidente, pero la investigación dio un giro de 180º cuando Hush fue secuestrado de Arkham.

Mientras nuestros héroes investigan la desaparición del último descendiente de los Elliot en el presente, viajamos casi a mediados del siglo XIX donde el arquitecto prodigio Nicholas Anders narra su historia familiar, explicando como fue que él y su hermanastro Bradley llegaron a colaborar con Alan Wayne, Edward Elliot y Theodore Cobblepot en la construcción de lo que ellos llamaron "el futuro de Gotham", dejando totalmente opacada la obra de Cyrus Pinkney, el arquitecto contratado por Solomon Wayne en 1840 para comenzar a construir los primeros edificios de gran porte de la ciudad. De este modo, ambos jóvenes dieron inicio a su obra arquitectónica y, tras construir los ahora derribados puentes más antiguos de Gotham, construyeron la majestuosa Torre Wayne.

De regreso en el presente, Dick se da cuenta que la detonación de los mentados puentes fue solo una advertencia, de modo que ponen en marcha diferentes operativos para proteger a los descendientes de las familias involucradas en este misterioso asunto. El ex-(y ahora futuro) Nightwing va en busca de Tommy Elliot y Robin y BlackBat se encargan de vigilar al Penguin, mientras que Red Robin retorna al Bat-bunker para tratar de descubrir quien es el responsable de estos atentados hacia el patrimonio histórico de la ciudad analizando una grabación del sujeto cuando estuvo en Arkham para raptar a Elliot.

A medida que los operativos avanzan, Dick se va dando cuenta lo poco que sabe sobre el pasado de Gotham City y de sus más notorios ciudadanos, pero su momento de investigación se ve interrumpido cuando le informan sobre material explosivo en los pisos superiores de la Torre Wayne. Al mismo tiempo, Cass y Damian se enteran de una bomba en el club nocturno del Penguin, por lo que deciden entrar en acción para tratar de salvar el día. Grayson arriba al edificio de los Wayne para encontrarse con una bomba de clase cinco atada a un chaleco de fuerza portado por Elliot. En el Iceberg Lounge Damian intenta desactivar una bomba idéntica a la anterior pero solo acelera la cuenta regresiva, por lo cuál Cass decide sacarlo del lugar por la fuerza justo antes de la explosión. Situación similar se vive en otra parte de la ciudad, donde el nuevo Batman se ve obligado a sacrificar la integridad del edificio Wayne para salvarlo a Hush.

Con una nueva construcción histórica devastada, Nicholas Anders encarna nuevamente el papel de narrador para revelar que con el crecimiento de su notoriedad en la ciudad, decidió adoptar el apellido de su hermanastro (Gate) con el objetivo de darle un significado y un trasfondo más poético a su obra. Así fue entonces como nacieron los Gates de Gotham. Con esta nueva revelación ante nosotros habría que mencionar que la nota enviada al diario fundado por los Elliot cambia su significado totalmente, pues ahora parece anunciar que los Gates serán los responsables de la caída de las familias más importantes de Gotham. ¿Pero como puede ser esto posible cuando se supone que ambos hermanastros deberían estar muertos hace prácticamente un siglo? ¿Será que alguien estará tratando de arruinar su legado derribando a los Wayne, Elliot y Cobblepot intencionalmente? ¿Quizás algún descendiente de Pinkney? Sea como sea, o mejor dicho, sea quien sea, me niego a creer que Higgins y Snyder nos estén dando tan temprano la respuesta al enigma central de esta gran historia. Estoy seguro que aquí hay algo más.

Dicho esto, ahora me veo obligado a halagar de la mayor forma posible al dibujante Trevor McCarthy, quien terminó sorprendiéndome totalmente con su trabajo en este número luego de haber dicho que no confiaba demasiado en la calidad de sus trazos habiendo leído el #1. Esta vez no solo se luce a la hora de dar vida a los protagonistas de la serie, sino que además deslumbra al momento de ilustrar la arquitectura extremadamente densa y detallada de Gotham City, aplicando un efecto impresionante y un tono oscuro que pocos dibujantes logran en su obra. Ahora si, estoy totalmente convencido de que McCarthy fue una elección más que acertada.

Sin mucho más para agregar, me gustaría finalizar diciendo que este número verdaderamente me ha fascinado. Ya sea por la forma en que los autores se han propuesto explorar los oscuros secretos de Gotham, narrando la historia uniendo el pasado y el presente de las familias más simbólicas de la ciudad o sea por el ritmo y las sensaciones que provoca este relato, debo reconocer que han encontrado la fórmula del éxito. Habiendo visto parte de lo que se viene, que no les quepa dudas de que estoy totalmente ansioso por seguir leyendo. Por cierto, ¿qué o quién será la llave de la ciudad?

2 Batcomentario/s:

J dijo...

Creo que la historia de Cyrus Pinkney fue inventada en los noventa para transformar la arquitectura de Gotham en los diseños de Anton Furst

Esto se hizo en base a un crossover llamada DESTROYER que partio en el BATMAN 474, luego siguio Legends of the Dark Knight 27 y finalizo en el Detective Comics 641 escrita el año 1992 por Alan Grant en su mejor epoca, un año despues de la muerte de Anton Furst.

Esta trama me suena a revival

Lichu dijo...

J: CONCUERDO TOTALMENTE. DE HECHO LEI "DESTROYER" DE CASUALIDAD POCO ANTES DE QUE COMENZARA ESTA SERIE TRAS HABER LEÍDO UNA RESEÑA QUE ME SONÓ MUY SIMILAR A LO QUE ESTAMOS LEYENDO HOY EN DÍA. COMO VOS DECÍS, ESTO TIENE PINTA DE REVIVAL Y NO ME SORPRENDERÍA QUE HAYA ALGÚN TIPO DE CONEXIÓN ENTRE AMBAS HISTORIAS.

ES MÁS, ESTABA PENSANDO EN INAUGURAR UNA NUEVA SECCIÓN COMENTANDO LA POSIBLE RELACIÓN ENTRE LAS DOS SERIES, ASÍ QUE PROBABLEMENTE TE ENCUENTRES CON ALGÚN TIPO DE ANÁLISIS DURANTE LOS PRÓXIMOS DÍAS.

BATISALUDOS!

--L!€#U--

"IN MORRISON AND SNYDER WE TRUST!"