¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

martes, 30 de agosto de 2011

"Batman: Gates of Gotham" #5

Último cómic Batmaníaco del Universo DC que todos conocíamos. Junto a "Batman, Incorporated" #8, el capítulo final de "Batman: Gates of Gotham" #5 fue el último título de relativa importancia en publicarse, por así decirlo, bajo el sello del Viejo DCU, dando paso al nacimiento de los New 52. Como ya debo haber dicho en algún momento, afortunadamente la línea Batman casi no sufrirá grandes modificaciones por lo que ésta será una fácil transición para los fans del Bativerso. Pero no nos adelantemos aún. Hay varias cosas para comentar respecto a este cómic en particular, y a continuación pasaremos a hacerlo.


Pese a que yo me negaba a tener servida en bandeja la respuesta al misterio central de esta historia, lo cierto es que así fue. Zachary Gate (a quien conocimos como Dillon May hace un mes) resultó ser The Architect, el misterioso villano que atentó contra distintos edificios y propiedades relacionadas con las familias fundadoras de Gotham City perpetrando así una venganza centenaria en honor a las viejas generaciones de su familia cuyas vidas, supuestamente, fueron destruidas por los Wayne, Elliot, Cobblepot y Kane gracias a una macabra conspiración con fines políticos y económicos.

Si bien nunca se pudo esclarecer la culpabilidad latente de Cameron Kane respecto al accidente que acabó con la vida de Bradley Gate durante la construcción del Puente Kane, lo cierto es que esto terminó por enloquecer a su hermano Nicholas a tal punto que acabó con la vida de Robert Kane, hijo del mentado Cameron. Ya una vez en Arkham, Alan Wayne accede a pagar por el tratamiento de Nicholas y le regala un diario personal en el que éste narra la historia de su vida desde su llegada a la ciudad hasta el momento en que terminó preso y loco. De alguna forma (quizás de generación en generación) esta bitácora llega a las manos de Zachary Gate, quien leyendo las vivencias de su antepasado llega a la conclusión de que las familias que rigen Gotham en el presente deben pagar por sus pecados en el pasado. Así como nace The Architect y vemos que va atacando sistemáticamente a distintos descendientes de las familias fundadoras hasta que es confrontado por Dick, Tim, Cass y Damian.

Tras la serie de atentados que fuimos presenciando a lo largo de esta historia, todo se resume a un enfrentamiento/charla cara a cara entre BatGrayson y The Architect en el Puente Kane, donde nuestro héroe trata de hacer entrar en razón al villano diciéndole que su misión se vió inspirada por las memorias y las ideas distorsionadas de Nicholas Gate. Claramente lo que le ocurrió a su hermano hace más de 100 años lo afectó en sobremanera, y desgraciadamente las consecuencias de esto parecen haberse transmitido a su descendencia. Al mismo tiempo que esto ocurre en la superficie, en las aguas del río de Gotham, Black Bat y Robin se encargan de desactivar la bomba plantada por Gate con el objetivo de volar el mentado puente y crear una demolición en cadena que hunda más de ciudad en el mar.

Con una nueva generación de la familia Gate encerrada en Arkham, la paz había retornado a Gotham. Tim se recuperaba de lo ocurrido en el número pasado y, charla con él de por medio, nos enteramos implícitamente que Cassandra planea quedarse en Gotham de aquí en adelante. Por su parte, Dick se comunica con Bruce (que vaya uno a saber donde está) para reportarle el estado de la situación, siendo éste uno de los puntos más altos del cómic. Habiendo superado este gran reto, Dick confiesa finalmente haber alcanzado la confianza suficiente para desempeñarse como Batman en Gotham pero Bruce le informa que pronto volverá a la ciudad, con lo cuál el panorama del ex-primer Robin cambia totalmente. Si bien como acabamos de decir, aprendió a sentirse cómodo bajo el manto del Murciélago el regreso de su mentor a la ciudad lo libera de tener que reemplazarlo y le permite re-adoptar su propia identidad, su propio manto: el de Nightwing. Habiendo superado su temor a la ciudad y con el regreso del Caballero Oscuro original, Dick Grayson finalmente podrá volver a ser quien era, y si bien muchos podrán pensar que esto significa un retroceso para el personaje, habría que señalar el hecho de que toda la evolución que ha logrado como Batman durante los últimos dos años lo acompañará en este nuevo presente como Nightwing.

Por último, debemos haber del final de este cómic. El hecho de que nunca se haya probado ni aclarado si Cameron Kane orquestó el supuesto atentado que acabó con la vida de Bradley Gates es otro de los puntos centrales de esta historia, que pese a parecer un hecho aislado, es casi una metáfora, un ejemplo de lo que Snyder y Higgins vienen planteando en sus respectivos trabajos. Gotham no solo es un elemento más dentro de la mitología del Murciélago, sino que es un personaje propiamente dicho. Un personaje con el suficiente poder e influencia como para crear indirecta(¿o directa?)mente situaciones que terminan desembocando en puras desgracias y tragedias como ya hemos visto, por citar ejemplos recientes, en "Detective Comics" y en esta serie en particular. Esto también sirve de base para lo que Snyder hará próximamente en el volumen dos de "Batman", demostrando una vez más pero desde otro enfoque que Gotham es un gigante dormido prácticamente con vida propia que apenas acaba de despertar y que tiene oscuros planes para la Batfamily y compañía.

Pese a lo mucho que disfruté y disfruto los diferentes cómics escritos por Snyder y Higgins, hay que reconocer que esta historia fue decayendo de principio a fin. No estoy diciendo que este final haya sido malo porque de hecho no lo fue, sino que me parece que podrían haberle buscado una vuelta más original para concluir este interesante planteo. Como acostumbro a decir a medida que mi sentido crítico va madurando, absolutamente todas las historias en cualquier rubro y género tiene sus altibajos y está bien porque en verdad es muy complicado mantener un cierto nivel de calidad que conforme al público en general (vean el caso de "Batman, Inc." sino), y evidentemente "Gates of Gotham" no escapó a este fenómeno.

En conclusión podríamos decir que si bien esta mini-serie no terminó con la misma fuerza y empuje con el que empezó, las cosas fueron resueltas satisfactoriamente por este numeroso equipo creativo. Por desgracia, esta historia no será de las más recordadas, pero sin dudas fue una lectura muy original desde el comienzo que cumplió con su cometido: entretenernos y preparar el terreno para la nueva etapa que se viene en el Bativerso.

Con este comentario llegamos oficialmente al final del ya Viejo Universo DC y nos preparamos para darle la bienvenida a una nueva era DCera a partir de esta medianoche, la era de los Nuevos 52, que esperemos pueda cumplir con nuestras altas expectativas y demandas, y por sobre todas las cosas, esperemos que aporte frescura y éxito a la franquicia del Hombre Murciélago.

0 Batcomentario/s: