¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

domingo, 21 de agosto de 2011

"Detective Comics" #881

Finalmente llegó. Parece mentira que esto haya empezado allá por Noviembre del año pasado, ¿eh? Pensar que hace 10 meses nos encontrábamos con mucha incertidumbre ante un "Detective Comics" #871 realizado por un guionista prácticamente desconocido en el mundo de los cómics y que ahora no encontramos palabras para halagar a Scott Snyder en verdad parece muy loco, pero lo cierto es que su run en la serie ha concluido con uno de los finales más esperados por todos, y realmente no es para menos, pues como debo haber dicho antes, esta fue una de las mejores historias Batmaníacas no-Morrisoneanas de los últimos años.


Mucho ha ocurrido y mucho se ha hablado de "The Black Mirror", y personalmente debo decir que lo que más me gustó fue no solamente la forma en que Snyder exploró la psicología de Gotham, sino también el tratamiento individual y general que fue realizando sobre cada uno de los personajes que desfilaron durante este arco, recibiendo Dick Grayson y el Comisionado Gordon obviamente una especial atención que, creo yo, los re-definió en muchos sentidos e indudablemente ayudó a prepararlos para lo que se vendrá desde Septiembre en adelante con el pseudo reboot del DCU.

Pese a que uno nunca se puso a pensar en esto tanto Dick como Gordon son muy similares; ambos son personas que viven preocupándose por el bienestar de los demás, son personas que sienten amor, empatía y que tratan de hacer del mundo un lugar mejor, por lo que Snyder decidió enfrentarlos ni más ni menos que a su reflejo opuesto. Con esta historia el nuevo escritor estrella del Bativerso tomó a estos dos grandes héroes y los puso frente a un ser oscuros y aterrador: James Jr., el hijo del Comisionado.

Si bien al principio James apenas parecía apenas un personaje más, uno del relleno que solo serviría para entretener a Gordon mientras su camino se cruzaba con el del nuevo Batman, resultó ser el antagonista principal, el verdadero monstruo detrás de todo esto. Ahora bien, la gran pregunta entonces sería ¿por qué? Simplemente porque podía y porque quería. James no buscaba dinero ni gloria, simplemente intentaba probable a Dick y a los suyos que ser puro en una ciudad tan retorcida y grotesca Gotham los terminaría matando, y vaya que estuvo en lo cierto. Nuestros héroes descuidaron a los suyos y casi termina contándoles la vida. El plan de Jr. fue simple: enfrentar a BatGrayson y a Gordon contra retos que ponían en jaque su naturaleza humana y heroica, distrayéndolos de su verdadero objetivo para poder acercarse lenta y peligrosamente hasta el corazón mismo de la Batfamily y atacarlos desde adentro.

Así fue como liberó al Joker de Arkham y atacó a su madre con el mismo M.O. que nuestro payaso psicópata favorito para poder secuestrar a Oracle sin problema alguno. Ocultos bajo la estructura del puente por el que cayera cuando bebé para luego ser salvado por Bruce Wayne en "Batman: Year One", James se jacta de su triunfo al punto de comenzar con los típicos discursos explicativos, sin saber que Batman y su padre ya lo habían localizado. Tras una secuencia de gran tensión muy bien lograda por Snyder y compañía, Dick logra salvar a Bárbara mientras que Jim, sin otra opción, le dispara a su hijo para poder detenerlo de una buena vez por todas.

Una vez que la paz ha retornado a Gotham, Dick y Gordon se reúnen en el laboratorio forense de Wayne Tech y es aquí donde nuevamente nos encontramos con varias cosas interesantes. Por un lado, queda latente el enigma planteado por James, cuyo plan a largo plazo para convertir a los niños de la ciudad en sociópatas parece haberse concretado con éxito sin que nuestros héroes pudieran hacer nada al respecto. Otro hecho llamativo es lo que sucede en la antepenúltima página de este número cuando el Comisionado le agradece a Dick "por todo". Durante su charla previa con Grayson, Jr. confiesa conocer la verdadera identidad de ambos Batman diciéndole que es algo lógico dada la relación que los Wayne y los Gordon vienen manteniendo durante tantos años, por lo que aquí nos queda otro interrogante flotando: ¿será posible que Jim sepa quienes se ocultan bajo el manto del Caballero Oscuro?

Sea como sea, lo que verdaderamente importa es la conclusión que saca Dick de toda esta gran aventura, que es justamente lo que nos comentaba Kyle Higgins el otro día; durante mucho tiempo el ex-primer Robin había evadido la ciudad por temor a la verdadera naturaleza de Gotham, pero ahora todo ha cambiado. Su último año como Batman le ha enseñado mucho y ahora está listo para encarar una nueva misión, para hacer de Gotham un lugar mejor. De ahora en más, esta será la ciudad de Dick, la ciudad de Nightwing.

En mi humilde opinión, creo que este trío creativo no podría haber preparado un final mejor. Debo confesar que, al igual que el mes pasado, la primera lectura de este cómic no me satisfizo de la manera que yo esperaba pues buscaba mucha más acción y sangre, pero luego comprendí que eso era lo que este final menos necesitaba. El terror psicológico y la tensión que Snyder, Jock y Francavilla imprimieron en estas páginas fue de lo mejor. Y ni hablar del arte de estos dos últimos; una verdadera maravilla del noveno arte.

Sin mucho más que decir, creo que habría que felicitar nuevamente a este equipo creativo por haber sabido llevar tan bien una de las etapas más gloriosas en toda la historia de la serie. Ya con este número llegamos oficialmente a la conclusión del primer volumen de "Detective Comics" que increíblemente comenzara en 1937 y debo reconocer que quedé encantado con lo que estos artistas nos han ofrecidos. Sin dudas el mejor cierre de toda la línea Batman.

0 Batcomentario/s: