¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

sábado, 17 de septiembre de 2011

Tras una primer semana oficial con varias novedades Batmaníacas de gran envergadura, los New 52 siguen dando que hablar en todos los rincones del Nuevo Universo DC, pero esta vez y como siempre, nos enfocamos en el Bativerso. Veamos que hay de nuevo.


"Batman and Robin" #1: Habiendo sido una de las series más vendidas y populares entre 2009 y 2010 por colocarse a la cabeza de la franquicia, era bastante obvio que esta serie creada por Grant Morrison para el segundo Dúo Dinámico compuesto por Dick Grayson y Damian Wayne resurgiría en el NDCU. Pero como muchas otras series, ésta también sufrió cambios en el marco del mentado "reboot" editorial. Damian efectiva y afortunadamente sigue siendo Robin pero ahora que Dick volvió a su antiguo rol como Nightwing, Bruce es el único Batman y en la ciudad y, por ende, el nuevo mentor de este pequeño demonio, siendo éste el principal atractivo que incita a devorar esta lectura.

Como muchos sabrán, soy un gran fan de Damian y tener ante mi la posibilidad de poder explorar su relación padre/hijo con Bruce en profundidad por primera vez luego de interacciones breves como en "Batman and Son" o "Batman: The Return" es un verdadero placer que no iba a dejar pasar. Pero en contraposición a mis altas expectativas este cambio traía un problema, y era la incertidumbre de no saber cuál sería la dinámica de la serie ahora que se había dado este gran cambio, ya que una de las características que más me llamaban la atención del "Batman and Robin" de Morrison era el constante choque entre las personalidades opuestas de Dick y Damian, siendo por una parte un Batman mucho más vivaracho y distendido y por otra un Robin terriblemente más violento, severo y arrogante.

Como era de esperarse, la interacción entre Batman y Robin aquí es obviamente distinta a lo que estábamos acostumbrados pero esto no se debe a sus personalidades cuasi-chocantes sino a sus lazos de sangre. Como bien dice Bruce sobre el final del número, Damian no es simplemente su partner, es su hijo y como tal tiene que aprender a respetar y a escuchar a su padre y honrar su legado familiar. Pero no nos adelantemos; empecemos por donde debemos.

Todo comienza en Moscu, donde el (hasta ahora y para siempre) desconocido Batman ruso se encuentra persiguiendo a un malhechor local. De la nada una misteriosa figura semi-invisible auto-proclamada como NoBody aparece en el lugar asesinando al bandido e hiriendo brutalmente al mentado recluta de Batman, Inc..

Mientras tanto en Gotham City, Bruce lleva a Damian a las alcantarillas ubicadas bajo el Crime Alley para conmemorar un nuevo aniversario de la muerte de sus padres siendo esta, para mi, una de las escenas y una de las decisiones más polémicas en mucho tiempo. Bruce le dice a su hijo que de ahora en más conmemorará el aniversario de bodas de sus padres en vez de la noche en que fueron asesinados pues está cansado de verse marcado por esa trágica noche, cosa que me parece lógica porque es necesario despegarse del pasado para ir hacia el futuro, pero a la vez lo considero algo bastante erróneo de su parte puesto que significaría olvidarse del momento en que su vida cambió para siempre, del momento en que nació Batman frente a los cuerpos sin vida de su padre y su madre.

Tras estas emotivas y polémicas páginas, el resto del cómic se pasa volando gracias a una emocionante secuencia de acción, y todo termina como siempre; Bruce le remarca nuevamente sus errores a Damian y éste no lo tolera, por lo cual se produce una importante discusión que los divide aún más y reaviva la desconfianza de nuestro héroe en su hijo. De regreso en Moscu, vemos a NoBody sumergiendo al Batman ruso y a su enemigo en una pileta repleta con ácido manifestando su oposición a Batman, Incorporated y prometiendo visitar personalmente a Bruce Wayne para acabarlo.

Pese a haber dejado mucho sobre el tapete este cómic termina dando la sensación de que 20 páginas no fueron suficientes y nos deja con ganas de más, que es en esencia a lo que se apunta y más si tenemos en cuenta que estamos ante el inicio de un nuevo volumen para la serie. Polémica y poca accesibilidad para los nuevos lectores aparte, debo decir que personalmente me siento bastante conforme con el trabajo de Tomasi y Gleason, no solo por las repercusiones que esto pueda llegar a tener en el "nuevo" status quo del Bativerso sino además por la cercana relación que hay con el trabajo de Morrison.

"Batwoman" #1: A esta altura ya no vale la pena ahondar en los innumerables problemas que atravesó esta serie para llegar a ser publicada, pero si cabe mencionarse que han pasado más de diez meses desde la publicación de su #0 y este #1. Afortunadamente para la serie emergente este pequeño gran retraso no resulta ser un problema a la hora de presentar a Kate Kane/Batwoman ante los nuevos lectores pues J. H. Williams III y W. H. Blackman se encargan de armar una narración perfectamente accesible para los lectores principiantes.

Para hacerla simple, podríamos hacer de cuenta que estamos hablando de un "Batwoman: Year One", ya que los autores van presentando lentamente el entorno de Kate, sus nuevos intereses personales y amorosos y también van planteando los conflictos y misterios a desarrollarse en este nuevo arco, aunque teniendo en cuenta algunos de los antecedentes que se dieron durante la etapa cuando Greg Rucka estuvo a la cabeza de "Detective Comics".

Siguiendo la línea con tintes místicos e inspirada en leyendas urbanas o temas religiosos iniciada por el mentado guionista que, vale aclarar, ya no forma más parte de DC Comics, Williams III y Blackman se encargan de crear una nueva némesis para Batwoman y es ni más ni menos que La Llorona (Weeping Woman), quien ya ha secuestrado a más de media docena de chicos sin ningún motivo aparente. Es así que mientras Kate y su prima Bette investigan este caso en paralelo al GCPD, el Departamento de Operaciones Extranormales de New York se encuentra tras la pista de una misteriosa organización que parece estar involucrada en un incidente terrorista encubierto por el padre de Kate para proteger su identidad, por lo que Mr. Bones decide enviar a la Agente Chase para investigar esto y descubrir quien se encuentra bajo la máscara de Batwoman.

Si bien resulta imposible el hecho de deshacerse en halagos por las ilustraciones de Williams III, creo que también habría que enfocarnos un poco en el guión del número, pues a mi parecer este es uno de los cómics mejor estructurados del re-lanzamiento del Universo DC. Las pequeñas pizcas de terror y el clima detectivesco mezclado con el tono sumamente realista de la historia conjugan una lectura que ningún fan del Bativerso puede dejar de perderse.

Ahora si, en cuanto al apartado gráfico del número creo que realmente no hay palabras que alcancen a describir lo fascinante que es la labor de Williams III, que como habrán visto no solo se caracteriza por unas hermosas splash-pages sino además por una narrativa visual de lo más exquisita, y un detallismo y una expresividad que pocos dibujantes pueden lograr.

En resumen, dos lecturas altamente recomendables y que sin dudas desde ya se encaminan como algunos de los títulos más importantes de la línea Batman para lo que queda del año.

¡La semana próxima "Batman" #1, "Birds of Prey" #1, "Catwoman" #1, "Nightwing" #1 y "Red Hood and The Outlaws" #1!

1 Batcomentario/s:

Anónimo dijo...

Ambos comics me gustaron, especialmente Batman y Robin ya que tiene continuidad con lo que venia pasando en el viejo DC Universe. Espero ansiosamente Batman y Nightwing comics que seguramente estaran relacionados.