¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 25 de octubre de 2012

"Batman, Incorporated" v2 #4

Después del genérico v2 #0, el Escocés nos vuelve a sorprender con este frenético y bizarro capítulo cargado de acción, emoción y revelaciones al mejor estilo Morrisoneano. Para que se den una idea, este número es comparable a "Batman, Incorporated" v1 #6 o "Batman, Incorporated: Leviathan Strikes!" en cuanto a espectacularidad y a importancia para la trama que se viene armando desde fines del 2006, así que si todavía no lo leyeron les recomiendo que antes de hacerlo se sienten bien y se ajusten el cinturón de seguridad porque esta vertiginosa lectura los dejará sin aliento.

Esta edición comienza con Talía Al Ghul/Leviathan contemplando el reconstruído Monarch Theatre, al cual el pequeño Bruce Wayne y sus padres asistieron antes de que estos últimos fueran asesinados en el Crime Alley por Joe Chill. Llena de rencor y odio, Talía confiesa que su plan no es controlar Gotham ni nada por el estilo, sino quitarle a Batman todo lo que valora y ama, de la misma forma que él supuestamente le quitó a su hijo, Damian. A sus espaldas vemos ni más ni menos que a The Heretic, cuya primera aparición fue en el one-shot "Batman: The Return" y entonces finalmente se nos confirma lo que muchos venimos sospechando desde hace casi dos años: The Heretic, también conocido como Fatherless, es ni más ni menos que el clon de Damian, lo cuál lo convertiría en algo así como su hermano y a la vez en un segundo hijo biológico de Bruce y Talía.

A continuación retomamos el final del v2 #3 viendo a nuestro héroe disfrazado como Matches Malones estando a punto de ser ejecutado por los verdugos de Leviathan. Aunque claro, como Batman piensa en todo, sin perder tiempo hace explotar la entrada de la mansión donde lo tenían cautivo, creando una gran nube de humo al rededor de la propiedad, al mismo tiempo que deja fuera de combate a los matones que intentaban asesinarlo. Lo curioso era que no se trataba de asesinos comunes y corrientes, sino que se trataba de un grupo de más de treinta asesinos de elite que habían arribado a Gotham con el objetivo de asesinar a Damian, el Joven Maravilla, para cobrar la recompensa que Talía puso sobre su cabeza. Habiendo descubierto finalmente su guarida y aprovechando que los tenía a todos en un mismo lugar, el Caballero Oscuro decide dar inicio a la operación Kill Box, la cuál hace referencia a un término y táctica de combate utilizada por el ejército norteamericano en el cual un grupo, en este caso Batman y sus múltiples aliados, atacan al enemigo de manera coordinada en un perímetro determinado tanto por tierra como por aire.

De esta forma El Gaucho, The Hood, el nuevo Wingman y Red Bird se encargan de derrotar rápidamente a los Seven Men of Death, que se supone son los asesinos más letales de La Liga de los Asesinos. Mientras se quita el traje de Matches Malone y se coloca el de Batman, Bruce pone en marcha la fase dos del operativo, marcando la propiedad con una Bati-señal gigante en medio de la nube de humo, para darle paso a la aparición y posterior enfrentamiento de Nightwing, Red Robin, Knight, Squire, Freight Train y Batwing contra el resto de los sicarios y los Man-Bats ninja de Talía. Nótese el hecho de que Batwing toma una muestra de sangre de uno de los Man-Bats, por lo cuál es muy probable que estén queriendo desarrollar un antídoto para acabar con este pequeño ejército de monstruosos ninjas alados, que es uno de los recursos más preciados dentro de las filas de Leviathan.

Al mismo tiempo que el Hombre Murciélago se hace cargo de Goatboy y los demás matones junto a su equipo, vemos a Damian bajo el manto de Red Bird sospechando de la identidad secreta de Wingman, asegurando que cree conocer su voz, su acento y su estilo de combate. Batman intenta negociar con Talía pero ella, hablando por unos altavoces ubicados en la mansión, se niega a tal posibilidad aunque le dice a su amado que quizás puedan dialogar luego de que la identidad de Wingman le sea revelada a Damian y entonces finalmente llega el momento en que este misterio es revelado. Mis candidatos personales eran Jean-Paul Valley y el Dr. Simon Hurt entre muchos otros e incluso llegué a fantasear con que se podría tratar de Thomas "Hush" Elliot pero no, se trataba del sospechoso que siempre tuve en mis narices pero era demasiado obvio como para darme cuenta. ¿Quién es Wingman? Pues no es otro que nuestro viejo y querido Jason Todd, ex-segundo Robin y (em, ¿ex? ¿actual? ¿paralelamente?) Red Hood. La simple razón por la que Bruce decidió darle otra oportunidad a Jason fue porque necesitaba a alguien que haya estado en ambos lados, es decir, que haya pertenecido a la Batfamily pero también haya conocido de cerca a los Al Ghul y a La Liga de los Asesinos.

Ante tamaña revelación, Damian obviamente reacciona bruscamente pasando de un completo enojo al borde de las lágrimas al darse cuenta de que había algo muy importante que no le estaban diciendo. Bruce, entonces, le dice a su hijo que es momento de acabar con lo que estaban haciendo, que Talía los había llevado hasta una situación tan extrema e irreversible que la única solución posible era que Damian volviera junto a su madre, de lo contrario Gotham y el mundo entero estarían condenados a la destrucción total y el único responsable de ello sería el propio hijo del Detective Oscuro. 666. Fin.

Pedazo de número, ¿eh? En verdad muy emocionante, atrapante, de alguna forma sorprendente y hasta un poco confuso si se quiere. El principal problema que muchos lectores parecen tener con este volúmen de la serie es la falta de coherencia e indicios respecto a la actual continuidad del Bativerso en los New 52. Para mi este realmente no es un problema porque no soy de esas personas que no pueden vivir sin una continuidad perfecta y meticulosamente hilada, aunque debo confesar que el hecho de ver aquí a Jason y Damian como Wingman y Red Bird y luego verlos como Red Hood y Robin en sus propias series individuales marea un poco. Actualmente el único título Batmaníaco que hace referencia al trabajo de Morrison es el "Batman and Robin" de Peter Tomasi y Patrick Gleason y si bien no hay ningún tipo de información concreta que nos sirva para armar una línea de tiempo o para acomodar cronológicamente los hechos, hay ciertos datos pequeños que pueden ayudarnos un poco en este sentido. Por ejemplo, sabemos que el primer arco de "Batman and Robin" ocurre antes de "Batman, Inc." v2 #1 y más adelante en el segundo y tercer arco de "Batman and Robin" se lidia un poco con los caza recompensas que quieren asesinar a Damian previo a su adopción del manto de Red Bird en "Batman, Inc." v2 #3, por lo que esto nos ofrece un poco de contexto espacio-temporal respecto a ambas series y a toda la situación. No quiero sonar como un adorador del Escocés (más allá de serlo), pero algo que también hay que tener muy presente es que Morrison viene planeando esta historia desde hace tiempo y sin lugar a dudas toda la movida que DC generó con los New 52 afectó sus planes considerablemente, por lo cuál creo que es normal que hayan algunas inconsistencia dados los cambios abruptos que sufrió esta historia. Que se yo, la continuidad nunca está de más y siempre se agradece la cohesión, pero tratándose de Morrison creo que lo único importante es saber disfrutar esta épica y maravillosa historia.

Divagues aparte, el número en si fue espectacular. Realmente no me esperaba una dosis tan inmensa de acción ni mucho menos una reunión tan concurrida de Batman, Incorporated. Fue muy agradable y entretenido volver a ver a la mayoría de los reclutas reunidos nuevamente, en especial a El Gaucho y The Hood cuya rivalidad, nacida del entero conflicto entre Argentina e Inglaterra por las Islas Malvinas, se me hace de lo más cómica y es que a pesar de estar siempre discutiendo como un par de niños para ver quien tiene la razón, su dinámica y su desenvolvimiento en el campo de batalla es excepcional. Son dos personajes al estilo Jason y Damian que siempre es muy divertido verlos interactuar, aunque en general siempre es placentero ver a todos los miembros de la franquicia Batmaníaca global trabajando en equipo porque después de todo de eso se trata esta serie.

Respecto a la revelación de la identidad secreta de Wingman he de confesar que me sorprendió un poco ya que esperaba ver otra cara bajo la máscara, pero igualmente era algo de esperarse. Lo que si, debo decir que me encanta la idea de que Jason y Damian sean el nuevo Dúo Dinámico, creo que es algo que puede llegar a abrir muchas posibilidades a futuro para ambos personajes y la verdad que verlos reunídos en un mismo lugar, con un mismo objetivo y del mismo lado es algo realmente explosivo e imperdible.

Por el lado del dibujo, Chris Burnham continúa luciéndose como viendo haciéndolo desde hace meses. Hay algunos momentos en que su entintado y sombrado se nota un poco tosco o descuidado, pero en general su labor fue extraordinaria y en lo personal disfruté muchísimo de la extensa secuencia en la que El Gaucho, The Hood, Wingman y Red Bird se abrieron paso combatiendo a los Seven Men of Death. Un apartado gráfico exquisito para un guión exquisito, ¿qué más se puede pedir?

En definitiva este cómic es simple y sencillamente espectacular. Cargado de la típica extravagancia que uno espera del Batman de Morrison. Indudablemente este es uno de mis números favoritos de ambos volúmenes y lo más interesante es que a pesar de faltar ocho meses para la conclusión de esta historia, este número es tan impactante y revelador que se siente como si fuera un capítulo final. Realmente un trabajo excepcional tanto por parte del Escocés como de Burnham. Me saco el sombrero y aplaudo de pie. Para no extenderme más repetiré lo que dije hace unos meses: o lees este cómic o lees este cómic.

¿Opiniones?

5 Batcomentario/s:

Anónimo dijo...

Bueno, quien lo diria, tu entusiasmo nublo tu juicio y no te dejo ver la verdad tras la identidad de Wingman. Mi candidato favorito era por supuesto Dick Grayson, pero con la preview tuve que reformular y solo quedo la opción de Jason Tood, no es que los otros candidatos no pudieran ser wingman, sino que si lo fueran la historia podria complicarse o alargarse de forma innecesaria o causar estragos en la continuidad.
Pero ya hablando del comic en si, me gusto mucho, detalles importantes como la naturaleza de The Heretic, como batman uso al supuesto asesino de Damian para infiltrar Leviathan, la revelación de Jason como Wingman y por su puesto como Bruce parece darse por vencido en su guerra y considera entregar a Damian a Talia. La historia todavia no llega a la mitad y las cosas no parecen tener una solución favorable, ansio ver el proximo número ubicado en el futuro apocaliptico, creo que sera incluso más revelador, mis predicciones son que Hurt estara ahí y que probablemente veamos una nueva aparición del Dr. Nichols o uno de sus dispositivos (aunque destruyera su trabajo en Batman 700, no pudo hacerlo del todo ya que habria inconsistencias espacio temporales), cabe la posibilidad de que si alguien viaja por el tiempo seria Damian, y si lo hace no se haria pasar por... no se... The Heretic. Algo para considerar, Morrison ha usado viaje en el tiempo varias veces, y creo que esta vez no sera la excepción. Al menos eso espero.

Dickeiro dijo...

Yo creo que todo lo que pasa en este comic se quedará en este comic. Batman luego del reinicio, está en otra con sus historias.

Esta quedó como una historia totalmente a parte. A menos que sepan levar sus consecuencias (si es que las tuviese), pero lo dudo.

Joven Perro dijo...

Yo siempre interpreté que Damian se disfrazó como Redbird solo esa noche. Lo mismo se aplica a Jason Todd como Wingman. A lo más una vez antes para probarse el traje o cosas así. Nunca me lo tomé como sus nuevas identidades permanentes.

Si bien es un buen numero, creo que el acabado de los dibujos es un poco sucio, y no a la altura de lo que estábamos acostumbrados.

DarKMaster006 dijo...

Jason ya era Wingman, o se creía y se confirmó, desde Batman Incorporated V1 #6, supongo yo que alternando con su traje de Red Hood, o veremos cómo explica esto Morrison. Fue genial que Jason por fin se redima, o al menos así parezca, capaz que después vuelve a trollear como siempre ajjaja. Aún así, estaría bueno que Damian siga como RedBird y haya un nuevo Robin, de Jason no sé si me gustaría que siga siendo Wingman.

Anne dijo...

En lo personal, me encanto el cómic, la revelación de Wigman era de esperarse y no se me ocurría nadie mas lógico que Jason, pero la revelación de Bruce sobre su intención de regresar a Damian con Talia me dejo con la boca en el suelo, pensé que estaría dispuesto a todo por defender a su hijo, y no que lo entregaría con tanta facilidad, quizá tenga un as bajo la manga como siempre, pero también esta por verse la reacción del mismo Damian, quien no creo que perdone fácilmente a su padre. Y en cuanto a un nuevo viajero en el tiempo... sinceramente espero que no,esos viajes tienden a confundir y a dejarte un poco fuera del hilo, me parece una técnica ya muy cansada, enredada y poco original, pero ya se vera, por ahora me mantiene muy emocionada y al filo del asiento.