¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 18 de octubre de 2012

Antes de comenzar con esta reseña me gustaría aclararle a todos aquellos fanáticos de Selina Kyle que por el momento no disponemos de ningún colaborador que pueda hacerse cargo de esta serie, sin embargo por este mes y el próximo yo me encargaré de cubrir los dos números en el marco del crossover "Death of the Family", aunque éste número en especial tiene poco y nada que ver con dicho evento.

El cómic comienza con Catwoman paseando por las cornisas de algunos edificios hasta que en su recorrido comienza a toparse con viejos juguetes que le regalara su difunta amiga Lola y que creía haber perdido durante a explosión de su departamento en el #1 de la serie. Sin saber quién podría estar queriendo torturarla con recuerdos de su pasado, Selina entonces divisa una figura en las sombras de una azotea cercana y decide ir tras esta misteriosa persona, que obviamente es el Joker, pero al final no logra atraparla.

Al día siguiente Selina se entera de un nuevo trabajo gracias a su amiga Gwen y decide poner manos a la obra. Se encuentra con el sujeto que la contrataría y éste le informa que su trabajo será robar una pieza de ajedrez, la Reina Negra. Pero no se trataba de un juego de ajedrez convencional, sino de una partida a gran escala a lo largo de toda la ciudad, jugada con personas disfrazadas como las distintas piezas del juego. Si, así como lo leen... Cuestión que Selina va, roba a la Reina Negra y va por la Reina Blanca, pero entonces se da cuenta que dentro de las grandes reproducciones de las piezas había personas encerradas contra su voluntad. ¿Cuál era el problema? Que a causa de esta jugada por parte de Catwoman, las piezas comienzan a explotar pero no antes de que la Felina logre salvar a un niño que estaba atrapado personificando a un peón. Fin.

Em, bueno, a ver. Como mencioné anteriormente, el #0 del mes pasado fue la prueba cabal de que la guionista Ann Nocenti entró a la serie con el pie izquierdo de lleno y si bien este número es muchísimo mejor a comparación de la mentada entrega previa, está lejos de mejorar. El cómic en si fue entretenido, eso no se los voy a negar, pero acá el problema está en la ejecución, en la forma en que ocurren los hechos y sobre todo en la estructura con la que Nocenti armó esta historia. A lo que voy es lo siguiente, el número comienza con una muy interesante secuencia de siete páginas donde el Joker da inicio a su ataque psicológica contra Catwoman, pero después de eso se da lugar a una sucesión de hechos que no solo son confusos y casi sin sentido, sino que además son una total pérdida de tiempo para el lector y una pérdida de espacio narrativo donde bien se podría haber ampliado muchísimo más en detalle el plan del Joker contra Selina y todo lo verdaderamente relativo a "Death of the Family".

A diferencia de "Batgirl" #13, donde Gail Simone todavía necesitaba la totalidad del número para cerrar su arco argumental en curso, aquí Nocenti podría haber aprovechado esta entrega para mostrarnos más del Joker ya que no había impedimento argumental alguno, pero en lugar de eso nos distrae con pavadas que a fin de cuentas terminan convirtiendo a este número en algo olvidable y totalmente prescindible. Me cuesta decirlo porque yo no suelo ser de esas personas que critican todo o resaltan únicamente lo malo de un cómic, pero la verdad que ponerle a este número el banner de "Death of the Family" es más o menos como poner un cartel que diga "comprá este número, no tiene nada que ver con el Joker, pero vos compralo igual. Gracias por habernos dejado estafarte. Nos vemos el mes que viene". Entiendo que a fin de cuentas todo sea marketing y capitalismo, pero esto ya es casi una burla de DC.

Afortunadamente, para contrarrestar la indignación que le provoca a uno el leer este cómic, tenemos a Rafa Sandoval haciéndose cargo del apartado gráfico de una manera excepcional, presentando diagramaciones de página muy interesantes para la vista del lector, encuadres y angulaciones vertiginosas, escenas de acción fluidas y dinámicas y un alto nivel de detallismo que hacen que no se lo extrañe para nada a Guillem March.

Si no fuera por el guión paupérrimo de Nocenti, si la guionista hubiese sabido aprovechar al máximo la presencia del Joker en Gotham, este cómic podría haber sido muchísimo mejor de lo que fue, ¿pero qué se le va a hacer? Una de cal y una de arena. Esperemos que el próximo número por lo menos repunte un poco más en cuanto a calidad, coherencia y sobre todo relevancia para la historia de Snyder, Capullo y compañía en "Batman".

2 Batcomentario/s:

Stan dijo...

Su portada dice Prologue of Death of the Family, eso lo convierte en un indispensable si quiero tener completa la serie, ja!

Anónimo dijo...

Como bien señalan, lo unico que buscan es sacar más dinero de los pobres lectores a costa de que si quieren tener sus colecciones completas, deben de comprarse todos los numeros con el banner de Death of the Family. Tambien creo que pudo ser todo lo contrario si el guionista hubiera contado mejor la historia, dejando al final el prologo y no al principio. En todo caso ya veremos en los proximos numeros cuales son las verdaderas intenciones de Joker.