¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 4 de octubre de 2012

"Red Hood and The Outlaws" #1 - #7

Oh, pobre Jason Todd. Primero es odiado por todos los fans de nuestro murciélago favorito, luego asesinado al otro lado del mundo por un payaso psicópata con cierto fetiche extraño por provocarle dolor a Batman y ahora le toca ser escrito por Scott Lobdell… ¡¿Que ha hecho para merecer esto?! Bromas aparte, en realidad extrañamente me ha gustado bastante lo que el guionista ha hecho con el personaje y de hecho es de las pocas series en la actualidad que espero con ansias cada mes. Mi nombre es Doctor L, si algo tienen que saber sobre mí es que soy un gran fan de Batman, toda la Bati-familia y los cómics de DC en general. Hoy quiero compartir con ustedes mi reseña del primer arco de la serie “Red Hood And The Outlaws” así que ¿qué les parece si empezamos de una vez?


Ficha:
Guion: Scott Lobdell.
Arte: Keneth Rocafort.


El primer arco argumental abarca los primeros siete números de la serie, en donde se nos cuenta el cómo llegaron a encontrarse nuestros protagonistas y la historia del grupo de asesinos All Castle, encargados de entrenar a Jason tras su resurrección.
El primer número inicia con Roy Harper (Arsenal) saliendo de su celda en el país de Qurac en Oriente Medio, ya que al parecer aceptó ayudar a sus ciudadanos a derrocar a su despiadado dictador, pero tras conseguirlo descubrió que esa gente era igual de malvada que su anterior gobernante y decidieron contratar mercenarios para capturarlo por falsos crímenes de guerra. Bien, pues en este momento ha salido escoltado de su celda para confesar sus pecados a un Padre antes de su ejecución, pero los mercenarios ignoran que el Padre realmente no viene a hacer lo que dice, sino a liberar a Harper del lugar. La verdadera identidad del supuesto Padre resulta ser Jason Todd a.k.a. Red Hood, quien escondió el arco de Arsenal en su biblia y el carcaj en sus ropas para entregárselos e iniciar la huída del lugar en la cual son ayudados por la hermosa princesa Koriand’r del planeta Tamaran, mejor conocida como Starfire.

Tras completar el escape nos trasladamos a la isla paradisiaca de St Martinique en donde nuestros protagonistas se toman un merecido descanso. Jason y Harper conversan sobre el por qué Kori les ha ayudado, ¿Acaso no sabe los intentos de asesinato que Jason ha intentado contra su ex novio Dick Grayson? Pues el propio Jason nos cuenta que al parecer los Tamareanos no reconocen a los humanos como mas que imágenes y olores, además de que tienen una falta de atención a lo ocurrido en la Tierra, por lo que Kori no recuerda nada de su pasado con los, supongo, Teen Titans. Al acabar la conversación una misteriosa figura se acerca a Jason pidiéndole un momento para hablar, se trata de Essence, una ex compañera  de Jason durante su entrenamiento con el All Castle quien le informa que sus enemigos, los Untitled, han atacado y asesinado a cada miembro del clan por lo que Essence le pide que investigue el asunto. Durante las últimas páginas del  número vemos a un Jason ingresando en la base del All Castle, solo para ser atacado repentinamente por unos extraños tipos que salen de la nada. Fin del capítulo. En mi opinión este es uno de los número uno más completos del reinicio; nos brinda una gran dosis de acción y una historia interesante que llama la atención y logra enganchar al lector de gran manera.

El segundo número inicia con un flashback que nos muestra lo ocurrido después de la resurrección de Jason. Al parecer Talia Al Ghul le arrojó al Poso de Lázaro para que volviera a la vida y tras eso se arriesgó a llevarlo con Ducra, la instructora del All Castle para que le entrenara. Talia piensa que antes de ser asesinado Jason tenía el potencial de ser un gran hombre al igual que Bruce y quizá con el guía correcto aún pueda ser capaz de lograrlo. Pero las intenciones de Ducra son otras, ella desea convertirlo en el asesino más grande del mundo. En sus propias palabras Jason será su muerte y la muerte de muchos. Tras esto regresamos al presente y vemos a Jason y Roy han tomado un avión con destino a Hong Kong, en donde Jason tiene una, según él las llama, plataforma de seguridad en la cual guarda equipo necesario para sus “trabajos”. Antes de aterrizar conocemos a un personaje que será bastante regular durante el tercer arco de la serie, se trata de Isabel, una azafata que le sirve una bebida a Jason junto a una servilleta con su nombre y número de teléfono para que la contacte.


Tras esto llegan a su plataforma de seguridad en Hong Kong y se encuentran con unos tipos que estaban esperándoles para asesinarlos. Se trata de una tal Susie Zu (de quien ya se hablará mas tarde) y sus guardaespaldas quienes atacan a Jason con intención mortales, pero gracias a que Jason es genial y a trucos de guión, este saca dos armas de fuego que tenía escondidas dentro de las macetas que decoran habitación y dispara contra Susie Zu y amigos hasta asesinarlos. Bueno, no exactamente, pero de eso ya se hablará después. Luego de esto damos un pequeño salto temporal en donde Jason y Roy son llevados en un helicóptero hacia cierto lugar del Himalaya por una chica que decide ayudarlos ya que hace un tiempo Red  Hood salvó a toda su aldea. Jason, Roy y Starfire se lanzan del helicóptero y se dirigen a estrellarse en un supuesto muro de rocas que en realidad es solo una ilusión y sirve de puerta hacia las salas del All Castle. Al llegar allí Jason se dirige hacia el cadáver de Ducra, del cual sale una especie de espíritu que le explica que uno de los Untitled estuvo allí y entro a la Chamber of All.

La siguiente es una escena muy emotiva en verdad en la cual Jason debe enfrentarse a sus viejos maestros y compañeros del All Castle mientras recuerda los momentos de su entrenamiento con ellos y tras vencerlos les dedica un minuto de silencio. Bonito número, nuevamente como el anterior engancha bastante, cuenta una historia interesante y tiene ese toque emotivo al final que me agrado bastante. Aunque les adelantaré que en el capítulo hay cierto error de continuidad ya que en las primeras páginas Talia le comenta a Ducra que Jason salió de la tumba por razones que se desconocen, su cuerpo estaba bien, pero su alma ausente hasta que fue arrojado en el Poso. Esto no tiene sentido con lo contado en el número cero de la serie, ya que Lobdell nos da a entender que Jason se levantó de su tumba por las razones contadas en la continuidad pasada cuando esa parte en realidad ya ha sido eliminada en este universo. Un pequeño detalle que me molestó.

En el tercer capítulo titulado “Pecados del pasado” nuestros héroes continúan adentrándose en la base del All Castle, concretamente necesitan ir a la Chamber of All para seguirle el rastro al misterios miembro del Untitled que masacró a todo el clan. Allí nos encontramos con S’aru, el vigilante de la cámara quien como requisito para pasar pide que cada uno le dé su recuerdo más preciado durante el tiempo que estén ahí adentro. Según él cuenta no debería revisar cada uno de los recuerdos, pero no aguanta la curiosidad y termina ojeándolos. Conocemos el pasado de Koriand’r como esclava, el de un Roy Harper cansado de vivir decidido a cometer suicidio luchando mano a mano con Killer Croc y mi favorito, un recuerdo de cuando Jason trabajaba junto a Batman, un día en el que se sentía resfriado y Bruce le prohíbe salir con él en ese estado. Tras una noche fuera de la mansión, Bruce finalmente llega y se pone a ver televisión junto a un Jason, que se nota le admira como si fuese su propio padre. Esta es una escena muy emotiva y la verdad me encantó. En la historia principal nuestros protagonistas tuvieron que enfrentarse a una amenazante monstruo gigante y tomar un supuesto artefacto que el enigmático Untitled había dejado en la cámara. El objeto al parecer es solo un globo de cristal de la ciudad de Colorado. Capítulo muy interesante, más que nada por los geniales flashbacks. Pero veamos a que nos lleva esto de Colorado…


Para el cuarto y quinto números de la serie Red Hood y sus compañeros viajan a Colorado para intentar seguir la pista al misterioso Utlited. Tras estar involucrados en una pelea en un bar, Jason y Roy son llevados a una comisaría mientras que Koriand’r, quien se encontraba afuera, es atacada por una criatura lagarto llamada Crux, quien quiere eliminar a Starfire ya que según él detesta a los invasores del espacio. Además, al parecer el choque causado por la nave de Starfire al llegar a la tierra causó la muerte de sus padres quienes viajaban en auto por el lugar, por lo que desea vengarse y de hecho logra vencer a Kori utilizando una antigua arma alienígena que encontró en unas ruinas mayas. Volviendo a los chicos, ya en la comisaría, Jason logra esposar a la comisaria  y empieza a buscar pistas en el lugar, pero resulta que la comisaria realmente es un Untitled que ha poseído ese cuerpo. Antes de que lograse atacar a Jason, Roy logra lanzarle unas flechas y destruir su cráneo pero con eso no logra vencerlo. Ambos deciden huir del lugar, armarse y enfrentarle de nuevo, pero esta vez será solamente Red Hood el que luche ya que Arsenal se dirige a ayudar a Starfire en su batalla contra Crux.

Entrando ya en la historia del número cinco, Arsenal logra vencer a Cruz de momento utilizando una flecha paralizante y se dirige a ayudar a Kori. Starfire y Roy tienen un momento muy lindo cuando este acude a su rescate y es quizá el momento por el que estos dos números han valido la pena, el primer signo de un enamoramiento entre Roy y Kori. Si me preguntan hacen una linda pareja. Bien, continuando con la historia, ellos logran vencer a Crux, por otro lado Jason se encuentra en batalla contra el Untitled a quien finalmente logra vencer gracias al uso de las espadas del All Castle. Estas espadas mágicas se alimentan de la sangre de su dueño para aumentar su poder. Jason jura venganza por lo ocurrido con el clan, jura que matará a todos y cada uno de los Untitled porque ya no es el cachorro furioso que desea vencer a Batman por abandonarle o al Joker por asesinarlo. No, ahora es un guerrero del All Castle y luchará para vencer a los responsables de la masacre. Continuemos con el siguiente.

El sexto número de la serie nos cuenta como se conocieron Jason y Starfire. Emmm, ¿es mi imaginación o el título de capítulo hace referencia a  Paradise City de Guns and Roses…? Buen gusto tiene el Lobdell jaja Como sea, la historia inicia con Jason enfrentándose a un traficante de armas en un submarino a punto de estallar, nuestro protagonista no logra salir de la explosión con suficiente tiempo y la onda expansiva le lanza hacia una isla en medio del mar. En la isla es rescatado por nuestra hermosa alien favorita mientras se encuentra herido y sin conocimiento.


Tras despertar y tener una conversación con Kori ambos se dirigen hacia el interior de su nave para buscar algo de ropa para Jason ya que la explosión acabó con lo que tenía. En un lugar de la nave al parecer tiene una pequeña colección de trajes de Nightwing… Mmm, ¿Dick ha utilizado tantos trajes en el nuevo universo? Es decir fue Nightwing por solo 3 o 4 años y ya ha usado 3 trajes distintos cuando Batman solo ha usado uno… Y lo que viene a continuación es extraño, Starfire da a entender que recuerda a sus antiguos compañeros de los Teen Titans, pero según dijo Lobdell sus Titanes son los primeros en existir en este universo, entonces ¿en qué quedamos? ¿Existen o no? Ya continuando con la historia se nos muestra que el traje utilizado actualmente por Jason es uno de los trajes utilizados anteriormente por Nightwing que tengo entendido que sería el que utilizo en cierta parte de la continuidad cuando luchó al lado de Slade o algo así, me perece haberlo leído por ahí.

Bueno, tras todo esto Jason le dice a Kori que deben hablar así que la chica le besa para asimilar el conocimiento lingüístico como los Tamaraneanos lo hacen ¿y saben qué? Esto siempre me pareció un poco ridículo. Es decir, esto es información que debería estar alojada en nuestro cerebro, ¿no? Así que simplemente me parece raro que sea mediante un beso que adquiera esos conocimientos. Como sea, también debo hacer otra observación, ¿Me falla la memoria o eso del beso no era para poder aprender las lenguas extranjeras? Kori ya sabe hablar en inglés, en este mismo capítulo lo demuestra así que ¿por qué necesitaba hacer eso? Como sea, quedémonos con que es una… bueno, ya saben. Tras una emotiva conversación entre los dos nos adelantemos un poco en el tiempo, a un día en el que Jason revisando las noticias en internet (como que hay muy buena conexión para ser una isla desierta, ¿no?) y lee la noticia de que Roy Harper será asesinado en Qurac, por lo que parten a su rescate. Cronológicamente hablando, este es el primer número de la serie y la verdad es muy entretenido pese a los fallos que mencioné. Muy bien, vamos con el siguiente.

El número siete inicia poco después del final del quinto. Jason se hace pasar por doctor y lleva a Crux al asilo Arkham. Luego de entregarlo vuelve a la nave que alguna vez le perteneciera al villano y que ahora le pertenecía a él y a su equipo. Allí habla con Starfire quien está enfadada porque no mataron al tipo que intentó asesinarla a lo que Jason le dice que esta es la mejor solución ya que matar a un criminal es una cosa, pero en la Tierra no es un crimen matar a un alien… Emm ¿me he perdido de algo o este Red Hood se ha vuelto extremadamente compasivo? Es decir, ¿casi matan a su compañera y no va a hacer nada mas al respecto que enviar a Crux a uno de los lugares de mas fácil escape en el Universo DC?


Bueno, no importa, tras despegar Jason nota una formación de nubes justo al frente de ellos por lo que avisa al conductor de la nave, Arsenal, para que no se dirija allí, pero al parecer él y Kori no pueden ver nada. Se trata de Essence por supuesto, quien ha regresado para hablar con Jason y solo él puede verla. Allí Jason nos revela que Eseence no fue solamente su compañera en All Castle sino también su novia. El problema es que Jason cree que ella ha traicionado al All Castle, pero ella lo niega ya que al parecer siempre ha estado en guerra con los Untitled y no ha sido quien traicionó al clan. Además le cuenta a Jason que Ducra había sido vinculada a los Untitled hace bastantes años antes. Nuestro protagonista no le cree, le tiene demasiado respeto a su maestra como para creer en semejantes palabras y decide enfrentarse a Essence, pero como no puede ser dañada por ningún arma humana Jason decide utilizar un rayo transportador de la nave de Crux para deshacerse de ella.

Al final del número nos transportamos a un hospital de Ciudad Gótica en donde se encuentra Susie Zu, la chica a la que Jason disparó en el segundo número de la serie y ha decidido vengarse de él, por lo que tomará a la gente de todo el edificio como rehenes. Y finalmente aquí termina el primer arco de Red Hood and The Outlaws.

Opinión:

Esta es una serie que empecé a leer por dos razones. Primero por ser la primera serie regular sobre Red Hood, mi personaje favorito de la Bati-familia después de Batman, obvio, ya que siento tiene mucho potencial que grandes escritores como Judd Winick o Grant Morrison han aprovechado para contar grandes historias. Segundo, porque en todo el internet se comentaba sobre cierta página del primer número en la que Starfire le pedía hacer el amor a Arsenal, cosa que luego comprobé no era para hacer tanto escándalo. Debo decir que no esperaba demasiado del cómic ya que desde un principio el escuchar que sería escrita por Scott Lobdell no me hacía mucha gracia que digamos. “¿Que no se la pudieron dar a Winnick?” pensé, al fin y al cabo él ha sido de los pocos escritores que que han demostrado entender perfectamente a Jason Todd. Pero me llevé una agradable sorpresa, ¡me encantó el primer número y de inmediato me enganché a la serie!

La historia, como ya dije al principio de la reseña, nos cuenta cómo llegaron a encontrarse nuestros protagonistas y la historia del grupo de asesinos All Castle, encargados de entrenar a Jason tras su resurrección. En cuanto a guión la verdad no destaca demasiado, es una gran historia de acción sin muchas pretensiones y punto, pero agrada por lo entretenida que se hace la lectura y las personalidades de nuestros protagonistas. Aunque sobre esto último debo decir que no me gustó mucho el cambio de personalidad de Kori con respecto al Universo pre-“Flashpoint”. Además me gustaría que Lobdell explorase el pasado de Arsenal, me gustaría ver qué fue lo que le hizo llegar a intentar suicidarse y luego volverse mercenario o que contara su primer encuentro con Jason, apuesto a que sería muy divertido. Y también me desagrada que el tipo no tanga cuidado o no se informe de ciertos detalles antes de escribir el guión y que a veces cambie la historia sobre la marcha, algo que no solo se nota acá sino también en uno de sus otros títulos, los “Teen Titans”. De todas formas, pese a esto, las historias contadas hasta el momento han muy buenas, entretenidas y frescas para el Universo Deceíta.

En cuanto al dibujo, primero debo agradecer a DC en nombre de todos los fans de la serie el que hayan logrado que Rocafort se mantuviera en la serie por 11 números sin descanso ya que la historia realmente se disfruta más si mantiene cierta unidad en cuanto al arte. Además el estilo de Rocafort es hermoso, muy detallista, dinámico y acompañado perfectamente por los colores de Blond. Kenneth es actualmente uno de los mejores dibujantes de la editorial y lo demuestra en este título en donde pone el listón muy en alto para quien sea que se encargue luego de la serie.

En fin, en general la calidad de la serie es muy buena y recomiendo que la chequeen si es que no han empezado ya a leerla. Es un buen cómic para pasar el rato y espero que siga vendiendo bien para que se mantenga en publicación y que ojalá Lobdell trabaje más en los detalles ya mencionados anteriormente.   

2 Batcomentario/s:

DarKMaster006 dijo...

Muy buena reseña. Esta serie me encanta porque, bueno, es de Jason, además de combinar humor, acción y pasado juntos. Lo único que odié fue el número 0. Me encanta en el 3 cuando recuerda sus momentos con Bruce. Saludos!

Patricio Vio A. dijo...

¿Cómo no comentar tan gran reseña? Y la verdad es que Jason es de mis personajes favoritos, si sigo esta serie es porque me encanta Red Hood, aunque les he agarrado un tanto de cariño a Roy y Kory. La verdad los cambios en la tamaraneana o cómo se diga no me molestan, pues nunca supe mucho de Kory en el anterior Universo DC. Roy, pues, bueno, al final no es drogadicto, pero sí alcoholico, digo, rehabilitado, Roy me parece muy simpático, como que volvió a rejuvenecer, antes era ya un adulto, y con muchos dramas, como la muerte de su hija entre otras cosas. Con respecto al comic, pues la verdad nunca había leído algo de Scott Lobdell y me sorprendió gratamente su visión de Jason, además de que ya no es el muchacho que sólo busca venganza hacia el Joker y Batman, ya superó esa etapa. Y el número #0 me gustó, ya lo he comentado, creo, lo de los padres fue un tanto cliché, pero lo del Joker me encantó, y le da más peso a lo que le ocurra a Todd en A Death of the family.