viernes, 23 de noviembre de 2012

"Red Hood and The Outlaws" #14

Terminado el arco de Tamaran ya es momento de entrar en otro. Hoy me toca reseñar el número catorce de la serie, el cual sirve a modo de cierre definitivo del arco anterior y -por fin- el inicio de "Death on the Family" para Jason y compañía, y me parece que este es el momento que todos estábamos esperando, ¿no? El encuentro entre Jason y el tipo que le mató y según la nueva continuidad también controló su destino para que Bruce le eligiera como su nuevo Robin . Ni que decir del reencuentro entre Bruce y su ex compañero tras tanto tiempo y ahora con un Jason que desea dejar atrás su odio hacia su mentor. ¡¿No creen que será algo genial?!


Ficha:
Guión: Scott Lobdell.
Arte: Pascal Alixe.

Pues el número inicia con nuestros protagonistas dirigiéndose a la Tierra en la nave espacial de Kori tras salvar Tamaran en el número anterior. Pero al parecer alguien los sigue y ese alguien no es cualquier tipo; se trata de Superman, quien al parecer establece una conexión entre nuestros protagonistas y Hellspoint, villano al que se enfrentó en su propia serie en los comienzos del reinicio. Sinceramente no tengo idea de porque hizo la conexión realmente, ni tenía idea de que Supes se había enfrentado a ese tipo ya que abandoné su mediocre serie a los dos números. Pero bueno, continuemos. Nuestros protagonistas son transportados a la Tierra con la  tecnología de la nave que supuestamente no permitiría a Superman saber que se habían ido del lugar, pero como Supes es prácticamente un dios no deberían confiarse de eso ya que de hecho logra seguirlos.

Por supuesto que Lobdell no desaprovecharía el momento para ofrecernos una gran batalla entre Outlaws y Superman. Aunque me pregunto, ¿Superman actuaría así? Que actúe de esa manera en su versión joven de "Action Comics" pues lo entendería, pero este Supes es cinco años mayor que esa versión y no recuerdo que  ataque a alguien sin al menos estar seguro de que cometió un crimen. La cuestión es que los Outlaws le atacan también así que su comportamiento está justificado, digamos. Finalmente nos enteramos que Kori si se topó con un tipo parecido a Hellspoint en algún momento, pero de nuevo no conozco esa historia. Luego Lobdell nos da cierta referencia a la clásica historia de Moore "For the man who has everything" lo cuál me gustó, así que supongo que eso forma parte de la nueva continuidad. Y así termina la primera parte de la historia, bastante divertida la verdad, al estilo de los primeros números.

Ya pasando a la parte que nos interesa, Jason regresa a Gotham junto a Isabel y se quedaría ahí algún tiempo junto a ella. Jason se da una ducha en casa de Isabel sin saber que alguien le ha seguido hasta el lugar y le hará un gran daño. Al salir de la ducha Jason se encuentra con el cuerpo de su chica tirado en la alfombra y algunas jeringas en el piso, alguien al parecer ha entrado al lugar y  al parecer le ha inyectado alguna sustancia y la chica sufre de una sobredosis, igual a como pasó con su madre. Tras esto, en la televisión un tal Jack Napier (que si recuerdan era el nombre del Joker antes de volverse el terrible y carísmatico villano que conocemos) le dice que no se preocupe que ella estará bien ya que ya ha llamado a la EMTS (Google es su amigo, gente) y al Departamento de Policía de Gotham para alertarles del problema. Acto seguido, el sujeto se saca su rostro falso y descubre su tétrica apariencia actual que por supuesto ya la vimos antes en "Batman" #13 reseñado por Lichu el mes pasado. Entonces el número finaliza con Jason amenazando al Joker con matarle en caso de que la sobredosis de Isabel sea fatal mientras que las fuerzas policiales irrumpen violentamente en el lugar. ¡Vaya final!


Opinión:

Vaya que este número fue bastante bueno, sorprendentemente estuvo muy bien escrito, ¡este es el Lobdell que me gusta! El siguiente número parece que será igual de bueno o mejor que este, o eso espero al menos. Si bien la primera parte de la historia fue un poco de relleno puesto que no era necesario contarla en este momento, fue divertida. Por supuesto que el crossover con Superman lo hace para aprovechar que ahora es guionista de su título principal para ofrecernos un gran fanservice como fue su aparición. Y la segunda parte pues fue muy buena, realmente me encanto. Solo tengo un problema y es que no me termina de gustar que Lobdell vaya a mezclar Outlaws con Titans y es que aunque la idea de un team-up entre Jason y Tim es genial, el resto no se me hace interesante y debería de enfocarse solo en los dos protagonistas que a mi parecer sería mas interesante, ¿pero quien sabe? Quizá salga algo divertido de esa combinación.

Sobre el arte, pues aunque se extraña muchísimo a Rocafort, Pascal Alixe hace un muy buen trabajo en este número, a mi gusto mejor que Timoth Green II en los anteriores. Algunas veces las caras se ven extrañas y los cuerpos algo gordos, cierto, pero el resto se ve bastante bien Lo único que no me gustó para nada fue la forma en que dibujó a Arsenal, su cabello parecía rastafari o algo así jaja, En serio se veía muy raro, peor que el de Tim. Pero de todas formas debo decir que me encantaría que mantuviesen a este mismo dibujante para el resto de los números. Y bueno, ¡no saben las ganas que tengo de leer ya mismo el próximo número de la serie! ¡Nos leemos pronto!

2 Batcomentario/s:

Anónimo dijo...

felicitaciones DR.L, muy buena reseña. Que el Joker "creó" la vida de Jason, es algo que cuenta él, no necesariamente es lo que pasó, queda la duda. Por otra parte, más allá de que todos tenemos a Jack Napier como la identidad del Joker, en ningín comic se dijo abiertamente que ese fuera su nombre. Se inventó para la película, y luego se jugó con eso. En Legends of the D.K. nº50, se contaba el primer enfrentamiento de Batman y el Joker y su apellido materno era "Reipan"(napier al revés)Esta historia fue reemplazada en la continuidad por "The Man Who Laughs". Seguramente debe ser un guiño, aunque parece que Lobdell tiene vía libre para inventar cualquier cosa alrededor del Joker, lo cual me preocupa viniendo de un guionista que dijo no planear argumentos, si no que la historia se le ocurre sobre la marcha. En fin...
Saludos. Martín Scabrosso.

Doctor L dijo...

Seee, el problema con eso es que la historia contada por el joker calza, no estoy seguro de si es una simple broma de su parte o es la verdadera historia de lo ocurrido, pero teniendo en cuenta las evidencias (Y que el escritor es Lobdell) pues no parece tan descabellado pensar que lo que cuenta sea cierto.

Sobre Napier pues digamos que es el nombre mas aceptado, recuerdo que en "The Killing Joke" su esposa también le llama Jack, supongo que nada mas como un guiño quien sabe, de todas formas que el pasado del Joker sea desconocido es parte de su encanto.