¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 30 de enero de 2013


La semana pasada dejamos bien claro que la mejor versión de Batman Returns fue la destinada para El Cerebro de la Bestia, la 16 bits de Nintendo. Sin embargo, esto no quiere decir que no existieran otros juegos decentes basados en la segunda película de Tim Burton sobre el Murciélago.
Mención especial requiere el Batman Returns de PC, una aventura gráfica (género rey en aquella época, con obras maestras como Monkey Island, The Day of the Tentacle o Leisure Suit Larry por citar sólo algunas), de impecable factura gráfica y con algunas pinceladas de acción en la que Bruce Wayne (de día) y Batman (de noche) debían emplear todo su ingenio detectivesco para acabar con la amenaza del Pingüino y procurar que sus enfrentamientos con Catwoman tuvieran más arrumacos que golpes. Por si fuera poco, la aventura transcurría "en tiempo real" y únicamente contábamos con 8 días para terminar la aventura. En caso contrario, el Pingüino llegaría a convertirse en el alcalde de Gotham ayudado por el déspota ejecutivo Max Shreck, y fin de la partida. Desgraciadamente, algunos aspectos, como la risible banda sonora (una lástima el mal aprovechamiento que se hizo de las composiciones de Elfman) y una dificultad bastante baja, hicieron que este Batman Returns no pudiera estar a la altura de los grandes del género. Aún así, es bastante recomendable si queréis un juego de nuestro personaje radicalmente diferente a la gran mayoría.


Después de este aperitivo protagonizado por esta rareza para compatibles, pasemos al plato principal: Batman Returns para Mega CD. Si recordáis bien, la semana pasada dijimos que la versión para Mega Drive no era muy digna para el recuerdo. Y lo cierto es que el principal responsable de que esto sucediera es el juego que vamos a reseñar a continuación, una versión hipervitaminada que dejaba en pañales a su antecesor. Así pues, Malibu Interactive, decidió aprovechar al máximo las virtudes del periférico/consola de Sega para ofrecernos todo una experiencia digna del Caballero Oscuro.
Al contrario que otras adaptaciones de juegos exitosos de Mega Drive a Mega CD, en la que únicamente se añadían nuevas pistas musicales o vídeos con la excusa de aprovechar el novedoso CD de por aquel entonces, este Batman Returns incluye los cinco niveles del original de Mega Drive (un clásico plataformas de acción como tantos otros) y le sumó una cantidad de contenido tan alta que prácticamente parecían dos juegos en uno (siempre desde la perspectiva de aquella época, en la que los juegos eran mucho más cortos y difíciles).


Cinco fases de conducción en perspectiva frontal que se iban intercalando con las cinco originales. En ellas, pilotábamos o bien el Batimóvil o la Batilancha, teniendo que recorrer trayectos infestados de enemigos y hacer frente a un exasperante límite de tiempo para llegar al siguiente nivel. ¿Y cuáles eran nuestras armas? Pues ni más ni menos que una ametralladora y misiles rastreadores de calor (Bruce se fue a comprar artillería pesada, por lo que parece).
El colofón de estos niveles son una serie de jefes finales de fastuosa factura técnica, desafiantes y que se nos quedarán en el recuerdo.
Si gráficamente Batman Returns explotaba la capacidad del Mega CD, el apartado sonoro no se quedaba atrás. Para empezar, se sustituyó por completo la mediocre banda sonora de la versión de Mega Drive (el chip de sonido de la consola no era para tirar cohetes, ese siempre fue uno de sus puntos flojos). A continuación, Sega realizó un movimiento a priori escandaloso: sustituir la banda sonora del maestro Elfman por composiciones totalmente nuevas realizadas por un desconocido Spencer Nielsen... acertando de lleno con el cambio y creando la que para muchos es la mejor banda sonora de los videojuegos de Batman, suscitando airados debates y discusiones a este respecto desde entonces. No en vano, Sega se dio cuenta de semejante joya musical y editó todas esas pistas en un CD aparte para deleite de los usuarios.


A estas alturas, poco más podemos añadir acerca de los videojuegos dedicados a Batman Returns. La versión para Mega CD no tiene nada que envidiarle a la de Super NES, pero la escasa fama del periférico de la compañía de Sonic condenó al juego al ostracismo, y no fue reivindicado hasta mucho después como juego de culto. El enfrentamiento entre Sega y Nintendo no termina aquí en lo referido a los juegos del Encapotado, puesto que la semana que viene veremos qué títulos salieron a raíz de la exitosa serie de animación de Bruce Timm que todos tenemos en un pedestal. ¡Hasta la semana que viene, Batifamilia!

0 Batcomentario/s: