¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 16 de enero de 2013


Con la llegada de un nuevo miércoles, Batman y los videojuegos vuelve a hacer acto de presencia en esta humilde casa. Si bien recordáis, la semana pasada concluimos nuestro viaje por los videojuegos que salieron con motivo de la primera película que Tim Burton realizó sobre el Murciélago. Aún faltaba un tiempo para la llegada de Batman Returns y sus correspondientes adaptaciones videojueguiles, pero eso no impidió que Sunsoft siguiera explotando el rico universo del personaje con el objetivo de llevarlo al terreno de los videojuegos. Sin embargo, los resultados no son siempre los esperados.

Ese es el caso de Batman: Return of the Joker (Dynamite Batman en Japón), título que hoy nos ocupa y que lamentablemente se convierte en el primer fracaso del Encapotado en los videojuegos.
El juego Batman the Movie para NES del que hablamos en nuestra última entrega es sumamente difícil, de eso puede dar constancia cualquiera que haya dado una oportunidad al vetusto cartucho. El que escribe estas líneas ha conocido a poca gente que lo haya terminado por medios "honestos", sin tener que recurrir a algún truco oculto en su momento o mediante archivos de salvado en un emulador. Por eso mismo con este Return of the Joker, en Sunsoft decidieron hacer el juego más asequible. Aunque una cosa es hacerlo más fácil y otra es lo que aquí nos encontramos.


Sin embargo, antes de continuar hablando de los problemas del título, es necesario contextualizarlo , puesto que el argumento de Return of the Joker es bastante curioso. Mientras que la estética recuerda más a la de los cómics, el argumento parte de una secuela alternativa y que jamás existió en la que el Joker de Tim Burton no solo no muere, sino que es encerrado en Arkham para posteriormente fugarse, como siempre hace. Y al igual que nuestro payaso favorito nunca se rinde, Batman ya está detrás de él pisándole los talones, en forma del enésimo juego de acción de plataformas de la época (lo cual no es nada malo, siempre y cuando esté bien ejecutado, cosa que aquí no sucede).

El juego pone mucho más énfasis en la acción cruda frente a los anteriores títulos de Batman. No solo los niveles son más cortos (13 niveles agrupados en 7 fases, siendo dos de ellos del género "matamarcianos"), sino que nuestro héroe parece haber estado recibiendo clases del mismísimo Megaman, uno de los personajes icónicos de Capcom. Prueba de ello es que todo el arsenal de Batman ha mejorado muchísimo, contando con varios tipos de batarangs, shurikens y hasta un láser. Sin embargo, si lo que sus creadores pretendían era desarrollar un clónico de Megaman con Batman y el Joker de por medio, lo cierto es que les salió el tiro por la culata.


 Tal y como dijimos antes, cuando la empresa programó Return of the Joker, se decidió bajar el nivel de desafío al menos al 75%. Mientras que en el primer juego muchos no lograban vencer al segundo jefe, aquí realmente sentimos que el Caballero Oscuro es el "Goddamn Batman". El juego es prácticamente un paseo, siendo lineal y en el que los desafíos brillan por su ausencia. Nuestras armas hacen una cantidad de daño demencial, especialmente la pistola ballesta, la cual puede básicamente sustituir perfectamente a las otra cuatro disponibles, y si tenemos en cuenta que todas están disponibles en cada uno de los niveles, es estúpido renunciar al mejor arma si tenemos la oportunidad de hacernos con ella. Aún así, la gota que colma el vaso es el hecho de que contamos con continuaciones ilimitadas, algo muy pocas veces visto en un juego de los 8 bits. Sin lugar a dudas estamos ante uno de los juegos más fáciles de NES, lo cual, si lo miramos por el lado más "nerd", le otorga cierto encanto al juego, desmarcándose de sus contemporáneos.
¿Qué más podemos decir del juego? ¿Cumple a nivel técnico o también estamos ante un apartado flojo y digno del olvido? Aquí sí que Sunsoft realizó un trabajo digno explotando la máquina de Nintendo, con una consola en sus últimos años de vida y que nos ofrece unos sprites grandes y detallados. Quizás Batman parezca un poco rechoncho en la versión de Mega Drive/Genesis, pero poco mal se puede decir de este apartado. Los niveles están diseñados con esmero, y los diferentes ambientes son una buena mezcla de almacenes, fábricas, techos de trenes y llanuras nevadas. La música también es buena, (para ser de NES),  y se adapta a la energía de acción muy bien.


Otro detalle interesante son las batallas. Cuando se encuentra con un jefe de final de fase, aparece una animación que a muchos recordará a Street Fighter II y otros juegos de lucha. En este momento, el indicador de vida cambia: ya no son varias barritas, sino valores numéricos estratosféricos que podrían haber dado lugar a épicos enfrentamientos si no fuera por la irrisoria dificultad y el otro gran problema que aqueja al título: sus controles. 

Al parecer, en Sunsoft estuvieron tan ocupados rebajando la dificultad y creando un apartado técnico a la altura, que olvidaron pulir algo fundamental en un videojuego, casi más que el resto de cosas: el control. Batman se mueve como un robot, de forma sumamente ortopédica y muchas veces recibiremos los golpes y disparos de los enemigos no porque nosotros no hayamos reaccionado a tiempo, sino porque los movimientos son sumamente lentos y horribles, lo cual es bastante frustrante.


Batman: Return of the Joker fue un intento por parte de Sunsoft de pulir los errores de Batman the Movie, pero que lamentablemente terminó siendo mucho más flojo que este. El apartado técnico queda en un segundo plano si lo comparamos con la sensación que se tiene al jugarlo, bastante negativa por culpa de esos nefastos controles y la nula dificultad. Y aunque un año después llegó la versión para Game Boy,  Super NES (jamás comercializada y solo disponible para su descarga a día de hoy) y Mega Drive/Genesis (rebautizada como Revenge of the Joker), el cartucho seguía haciendo gala de los mismos defectos. Sunsoft realmente quería que este juego fuera la mejor experiencia de Batman en los videojuegos hasta la fecha, pero no lo lograron, siendo este el último título que desarrollaron basado en el personaje. Tiene algunas partes de acción interesantes, pero en términos generales, el juego no es bueno. Solo recomendado para fans a ultranza del Encapotado y que quieran probar absolutamente todos los videojuegos habidos y por haber del personaje. Afortunadamente, para la semana que viene nos quitaremos este mal sabor de boca gracias a las adaptaciones de Batman Returns, que vuelve a poner de manifiesto que en las manos adecuadas, el alter ego de Bruce Wayne tiene mucho que decir en el ocio electrónico. ¡Hasta la próxima semana, Batifamilia!

0 Batcomentario/s: