¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 6 de febrero de 2013


Nuevo miércoles, nueva entrega de Batman y los videojuegos. Tal y como os advertimos la semana pasada, abandonamos finalmente las iteraciones cinematográficas del Murciélago para centrarnos en su excelentísima serie animada de los años 90. Como era esperar, los videojuegos basados en Batman: The Animated Series (renombrada posteriormente como The Adventures of Batman & Robin) no se harían esperar.
Game Boy, Mega Drive, Mega-CD y Super NES fueron las plataformas escogidas para apadrinar al Encapotado animado. Adentrémonos en la versión destinada a la 16 bits de Nintendo.
Al igual que ocurrió con Batman Returns, Konami fue el estudio que recibió el encargo de programar el juego, y nuevamente, la labor realizada fue más que satisfactoria. En primer lugar, es preciso mencionar el hecho de que aunque tanto en el título como en la carátula del cartucho se haga referencia al alter ego de Dick Grayson, el personaje no aparecerá en ningún momento de la aventura. ¿A qué se debe esto? Al hecho de que cuando Konami estaba desarrollando el juego (entre 1993 y principios de 1994), el Batman animado aún iba en solitario. Sin embargo, para finales de 1994, momento en el que el juego sale a la venta, Robin ya se había estrenado, por lo que es preciso cambiar el título por fines puramente comerciales.


Después de esta breve digresión acerca del título, entremos en el quid de la cuestión. ¿Qué nos ofrece este The Adventures of Batman & Robin? ¿Es el enésimo beat' m 'up 2D del Caballero Oscuro? En absoluto. El juego retoma la faceta detectivesca que Ocean tan bien explotó en sus títulos ochenteros y lo combina con las plataformas, dando lugar a un título muy variado, alternando fases de investigación (las de Riddler y el Pingüino), frente a otras con más acción y sin olvidarnos del nivel de conducción de rigor.
Cada nivel es presentado como un capítulo de la serie de televisión, con su propia historia autoconclusiva. Todas comienzan de la misma forma: el bueno de Alfred nos informa de que un villano a cometido un determinado crimen, y ahí que va Batman a impartir justicia. En total tenemos ocho emocionantes enfrentamientos contra el Joker (con cameo de nuestra querida Harley Quinn), Poison Ivy, Catwoman, el Espantapájaros, el Pingüino, Dos Caras, Riddler y Clayface. Una vez derrotados todos se desbloquea el capítulo final, en el que al final nos enfrentaremos prácticamente a todos los supervillanos en un combate a superar del tirón. Este es sin lugar a dudas, el momento más desesperante del propio juego, puesto que por lo demás, su dificultad es bastante normalita. Además, como bien podéis ver se trata de uno de los juegos de Batman que más villanos tiene en su haber, siendo únicamente superado por las dos entregas de la serie Arkham.


El apartado técnico está sumamente logrado, con esa estética cartoon tan propia de la serie, con excelentes movimientos por parte de Batman y el resto de personajes. Musicalmente tampoco se queda atrás, es una lástima que el juego no cuente con voces para los numerosos diálogos del cartucho, aunque la consola no podía dar más de sí en ese aspecto.
Otro de los aspectos a destacar es la larga duración del título, pues tardaremos casi dos horas en completarlo del tirón. No os llevéis las manos a la cabeza, esta duración era elevadísima para tratarse de un juego de aquella época y que no fuera un RPG. Desgraciadamente no existe la posibilidad de guardar la partida, teniéndonos que contentar con el engorroso sistema de contraseña. Este pequeño detalle y el hecho de que en el nivel de conducción los controles no responden todo lo bien que debieran son los mayores defectos que se le puede sacar a The Adventures of Batman & Robin.


Como podéis ver, la salud del Murciélago sigue siendo de hierro en las consolas de 16 bits. Dicha buena racha continuará en nuestras dos próximas entregas, en las que hablaremos de los sistemas de Sega, pero iros haciendo a la idea de que todo lo bueno acaba tarde o temprano, y la culpa de ello la tiene, como no podía ser de otra manera, Batman Forever. Pero esa es otra historia. ¡Hasta la próxima semana, batifamilia!

0 Batcomentario/s: