¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 20 de febrero de 2013


¡Santos píxeles, Batman! ¡Gotham es un infierno! La llegada de The Adventures of Batman & Robin  al periférico Mega CD es un juego totalmente diferente en su concepto del que hablamos la semana pasada, si bien fue programado por el mismo estudio: los desquiciados desarrolladores de Clockwork Tortoise. Si en la versión para Mega Drive/Genesis nos encontrábamos ante un gun' n 'run desesperante pero sumamente satisfactorio cuando por fin lográbamos dominar el cartucho, la versión en CD lleva esta infernal dificultad al terreno de los juegos de conducción.
De hecho, casi podríamos definir el The Adventures of Batman & Robin de esta semana como una versión desesperante del Batman Returns para el mismo sistema/periférico. Sin embargo, aquí sólo nos encontramos con fases a bordo del Batimóvil y la Batiala, nada de recorrer las calles de Gotham a pie, todo aquel que quiera sufrir más únicamente tiene que cambiar de juego.
Aún así, si los fans del Murciélago tienen en gran estima el título que hoy reseñamos no es por la jugabilidad en sí, sino por un añadido que le hace ganar muchos enteros: el denominado "capítulo perdido" de la serie de animación. Y es que, queridos lectores, en lugar de las típicas imágenes estáticas de la época que solían ilustrar la historia entre nivel y nivel, aquí Sega quiso aprovechar la potencia del por aquel entonces novedoso CD (recordad que estamos en 1995 y este sistema de datos prácticamente se acababa de estandarizar), poniendo toda la carne en el asador y encargando a la propia Warner y al equipo de animadores y guionistas de la serie realizar algo nunca visto hasta entonces en una consola. Hay que dejar bien claro que la historia, pese a no ser nada del otro mundo, (Gordon y Robin han sido secuestrados por Poison Ivy, Riddler y Joker), la carta de presentación dejó a la prensa especializada y a los jugadores totalmente perplejos.


A lo largo de seis actos que se dividen en varios niveles, Batman debe cumplir diversos objetivos a toda velocidad, ya sea llegar a un determinado lugar de Gotham antes de que acabe el tiempo, destruir X vehículos enemigos, o evitar los ataques y trampas de numerosos esbirros. La poca variedad de los mismos se compensa con el marcado espíritu arcade de esta propuesta, frenética y endiablada de principio a fin, por lo que pese a no ser un título demasiado largo, la rejugabilidad está asegurada si nos gusta batir nuestras propias marcas o simplemente ser unos masocas de tomo y lomo y tratar de superar la aventura perdiendo la menor cantidad de vidas posibles.


Desgraciadamente, los controles no están tan depurados como deberían, y en alguna que otra ocasión nos encontraremos vendidos al ser rodeados de enemigos. Para hacerles frente contamos con diversos potenciadores, tanto para la velocidad del vehículo como para la potencia de nuestros misiles y armas. Lo cierto es que la sensación que se tiene al esquivar infinidad de vehículos, proyectiles y trampas por las angostas calles de Gotham es un espectáculo muy caótico que merece la pena disfrutar (o sufrir, allá cada cual).
Gráficamente es una delicia, y no estamos hablando sólo de las escenas animadas, sino del tamaño y definición de los sprites. El que todo se presente con una nitidez pasmosa y sin ralentizaciones de ningún tipo (algunos de los juegos de conducción del Mega CD se caracterizaban por esto), lo convierte en el mejor apartado de todos.
No se puede decir lo mismo del plano musical, bastante olvidable en general salvo por el hecho de contar con las voces originales de los personajes de la serie animada. Una de cal y otra de arena.


The Adventures of Batman & Robin para Mega CD no pasará a la historia como uno de los mejores videojuegos del Caballero Oscuro, pero goza de varios detalles que los fans más acérrimos agradecerán. Su elevada dificultad es un arma de doble filo: para los amantes de los retos es algo positivo, mientras que la gran mayoría de jugadores se tirará de los pelos tratando de superar los seis niveles de este arcade automovilístico. Además, de haber contado con una versión mejorada de los niveles de a pie, tal y como sucedió con el Batman Returns de Mega CD, lo cierto es que estaríamos ante un auténtico imprescindible.
Desgraciadamente no fue así, pero si os gusta el coleccionismo, debéis saber que las versiones NTSC (americanas) se encuentran a un precio bastante "asequible" a través a través de eBay, por lo que si queréis daros un capricho y tener un "objeto raro de Batman" en vuestro haber, este es un ejemplo perfecto.
El próximo miércoles comenzaremos nuestro "esperado" descenso a los infiernos, puesto que Batman, como todo superhéroe, también tiene unos cuantos videojuegos inmundos. ¡Dejad paso a Batman Forever!

0 Batcomentario/s: