¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 27 de febrero de 2013

 

Hemos tratado por todos los medios posibles tardar lo máximo posible en llegar a este momento, pero desgraciadamente, aquí estamos. Se acabaron las grandes joyas del Murciélago en los 8 y 16 bits. Sus escarceos con los 32 bits del Mega CD son dignos de elogio, pero en 1995, meses después de los excelentes juegos basados en Batman: The Animated Series, comienzan los resbalones del Hijo Pródigo de Gotham en los videojuegos. El primero de ellos, como ya hemos ido anunciando a lo largo de las últimas semanas, es Batman Forever.

No entraremos en consideraciones respecto a la primera película perpetrada por Joel Schumacher (mejor eso lo dejamos para los comentarios al final o  de cara a futuras entradas, puesto que el tema tiene miga), sino que aquí únicamente reseñaremos su correspondiente adaptación al ocio electrónico. Podríamos empezar dicha reseña preguntándonos si Acclaim hizo justicia a la licencia de la película con este producto. Por otra parte, se podría continuar indicando los aspectos positivos y negativos del cartucho, sacando unas conclusiones finales que lo pondrían en un justo lugar. Todo ello enmascarado con un lenguaje medianamente elevado para tratar de salvar lo máximo posible las carencias del juego. Pero no quiero haceros perder el tiempo: Batman Forever apesta.


Eso es justo lo que recordaba antes de rejugar al susodicho título, y mis temores se vieron confirmados cuando me sumergí de nuevo en una Gotham pasada por el barniz estético de los primeros Mortal Kombat. Nada más aparecer los títulos de crédito y escuchar esa ininteligible voz metálica de Tommy Lee Jones como Two Face diciendo aquello de "If the Bat wants to play, we'll play" podemos echarnos a temblar.
A continuación le sigue una pantalla de selección de armas horrible y confusa, para después aparecer alguien que presuponemos es Batman en sus horas más bajas, que se tambalea por unos escenarios marrones, feos, llenos de ladrillos y columnas grises. Y a su lado encontramos a Robin, que parece el típico vecino excéntrico que uno se encuentra vistiendo mallas de ballet, y eso es algo que no queremos ver. ¡Santos píxeles, Batman! ¡Si hasta Val Kilmer y Chris O'Donnell daban mejor replica de Bruce y Dick en la película! (Que ya es decir).
Y si nuestros héroes son dignos de mofa y burla, preparaos para ver al plantel de enemigos más digitalizado, cutre y falto de carisma que jamás haya pisado Gotham. Todos ellos realizarán los mismos ataques, los mismos movimientos robóticos y aún así, debido a la frustrante (que no desafiante) dificultad del juego, nos vencerán, una y otra vez.


La única diferencia que hay entre este gran plantel de villanos (tan sólo hay cinco modelos diferentes) son sus estúpidos nombres, que van desde "Gazz Bad" hasta "Bio-Man". Por otra parte, los jefes finales son cuatro, y a la mitad ya los conocemos: Riddler y Two Face.
Si la variedad de personajes os parece poco inspirada, esperad a ver los escenarios, todos con estética industrial o de alcantarilla, con el mismo tono apagado, granulado y que induce a defenestrar a los desarrolladores del juego.
Por el contrario, nada malo podemos decir de la banda sonora, básicamente porque no hay nada que decir. Cinco anodinos temas que se repetirán más de la cuenta en los ocho niveles de los que consta esta tortura. Y ni aún así seréis capaces de recordarlos.
Si a ello le añadimos efectos sonoros como la citada frase de Tommy Lee Jones y grandes odas a la oratoria como el "Forget about him" de los esbirros al vencernos, así como gruñidos perrunos por parte de otros, eso es todo lo que escucharemos en Batman Forever, porque el Dúo Dinámico no profiere ni un solo sonido a lo largo de esta olvidable epopeya.
¡Santos controles, Batman! ¡El mando no funciona! Tranquilo, Robin, lo que ocurre es que los encargados de testear el juego se gastaron su sueldo en sustancias psicotrópicas y pensaron que estaban jugando a Mortal Kombat 3. Y es que eso es lo que quiere ser este juego de Batman, un Mortal Kombat (eso mejor déjenselo al inminente Injustice: Gods Among Us). Batman Forever incluye golpes altos y bajos, patadas, bloqueos, embestidas, bloqueos e incluso los uppercut marca de las casa Midway. Sin embargo, todo ello queda en agua de borrajas debido a una pésima implementación que nos hará tirarnos de los pelos.
Batman Forever es el equivalente a un muchacho que quiere imitar a su hermano mayor en algo y fracasa estrepitosamente. ¡Si hasta usar el gancho para columpiarse es toda una proeza!


Poco más se puede decir de Batman Forever sin quedar expuesto a secuelas de por vida. El título trata de aprovechar el tirón de la película para colarnos un juego a medio camino entre un Mortal Kombat, un Streets of Rage y una aventura de Batman, fallando estrepitosamente en todos sus aspectos. Como extra se incluye un decepcionante modo versus con cuatro personajes que es mejor ni mencionar (y eso que su objetivo es ofrecer un respiro al tedio causado por el juego principal).
He jugado a incontables videojuegos a lo largo estos años, y no pocos juegos "cutres" logran divertirme de vez en cuando. Batman Forever no es uno de ellos. Alejaos de él como la peste a no ser que la curiosidad os haya picado a raíz de esta reseña y os guste sufrir. De hecho, os recomiendo que corráis a vuestra estantería (o disco duro) a por el peor cómic de Batman que tengáis. La experiencia será como mínimo dos veces mejor que este pedazo de basura.

2 Batcomentario/s:

Bruce Wayne dijo...

Guau , que cruel , todos dicen que la peli fue mala , yo nunca la vi y la verdad tengo ganas de ver algo malo de Batman , nunca he visto xD

Don Piticlin dijo...

Pues si quieres ver algo malo, agárrate los machos, que las próximas entregas de "Batman y los videojuegos" van a ser canela fina para los aficionados a lo cutre y lo casposo xDD