¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 20 de marzo de 2013


El que escribe estas líneas espera que aún sigáis vivitos y coleando después de la indigestión que supuso la última entrega de Batman y los videojuegos, ya no tanto porque me preocupe vuestra salud, sino porque el plato que viene hoy tampoco va a ser difícil de digerir. ¡Damas y caballeros, con todos ustedes, Batman Beyond: Return of the Joker!
Es cierto que no se puede caer más bajo que con el primer Batman Forever y con Batman & Robin, pero me gusta considerar el título de esta semana como el último miembro del "triunvirato del asco" en lo que a videojuegos del Caballero Oscuro se refiere. De hecho, la imagen de Bruce y Dick tuvo que quedar tan hundida tras los citados videojuegos, que no es de extrañar que tuvieran que buscar a otro portador del manto del Murciélago para el siguiente videojuego de la franquicia. Ese pobre desgraciado no es otro que Terry McGinnis.
Bromas aparte, el motivo de que McGinnis sea el protagonista del juego es bien sencillo. En el año 2000, la serie de animación de Batman Beyond estaba a punto de recibir su primera (y única) película, Return of the Joker, por lo que como mandan los cánones de esta explotadora industria, el videojuego de rigor tenía que aparecer sí o sí. Las plataformas escogidas para el desastre fueron esta vez Nintendo 64, la primera Playstation y Game Boy Color (siendo esta última la única versión medio decente).


Los desgraciados que se hicieron cargo de gestar esta infecta criatura fueron los integrantes nipones de Kemco, estudio que comenzó su andadura en Nintendo en 1985 y que hoy en día malvive sacando algún que otro esporádico juego (actualmente están perpetrando un juego de Disney Channel para Kinect, así que podéis echaros a temblar con este precedente). Por otra parte, la distribuidora del título a lo largo y ancho del globo fue Ubisoft, cuyos directivos aún deben de estar dándose cabezazos contra la pared por haber dado luz verde a esta joya.
Y es que, ¿qué nos ofrece Batman Beyond: Return of the Joker para formar parte de la ponzoña de los batijuegos? Pues lo mismo que en anteriores ocasiones: unos controles que dignos de un mono borracho, un apartado gráfico de risa, una duración de no más de una hora y una dificultad irrisoria. Llega un momento en el que uno piensa si el objetivo de todos estos juegos cutres de Batman no era otro que superar a Superman 64 como peor título de superhéroes hasta la fecha.
A nivel argumental no hay mucho qué decir. El juego adapta los acontecimientos de la película como puede, a la vez que añade algunos momentos nuevos que servirían como hipotético "tie-in", pero la verdad es que en ningún momento nos importa lo más mínimo la historia del juego, puesto que la ejecución del mismo (una cutre imitación de pseudo-tridimensional de joyas como Final Fight o Streets of Rage) acaba con todo posible interés que tengamos en meternos en la trama. Bruce y Barbara Gordon aparecen aconsejando al bueno de Terry, el cual va enfrentándose a villanos sin ningún carisma: esbirros disfrazados de payaso, robots, algún que otro mutante, y como no, el Joker.


Para acabar con ellos, disponemos de una serie de gadgets, que una vez usados, dejan una cosa muy clara: el título carece por completo de un sistema de lucha. Y es que no es normal que los simples puños y patadas (ejecutados con una lentitud monstruosa, todo hay que decirlo), sean muchísimo más mortíferos que todos los instrumentos a nuestro alcance. De modo que lo mejor que se puede hacer es entrar cual Chuck Norris y aporrear los botones para pasar así a la siguiente zona del nivel.
La nula dificultad se ve ensombrecida por unos controles dignos de aparecer en los anales de la historia del videojuego. Existen varios trajes que nos permiten realizar a cabo acciones ofensivas, defensivas o de velocidad (por nombrar de la alguna forma estas últimas). Desde aquí os recomiendo, que si decidís probar el juego, activéis la función ofensiva y aporreéis el botón de puño mientras avanzáis. Os acabaréis el juego en no más de una hora.
Como ya dije antes, técnicamente Batman Beyond es un juego de risa. Tomad nota: animaciones "inanimadas", escenarios sin detalle alguno, enemigos que dan pena y dejamos lo mejor para el final: una de las peores bandas sonoras de la historia del videojuego. Los majaderos de Kemco se preocuparon de elaborar un único tema para todos los niveles del juego, por lo que escucharemos un intento de guitarra eléctrica una vez, y otra vez, y otra, y así hasta que, o bien apaguemos el volumen, o tiremos la consola, ordenador, televisión y todo lo que nos rodea por la ventana. ¿Batman: Beyond? Mejor dicho, Batman: Behind.

Sinceramente, con pocas palabras más se puede describir esta cosa que sus creadores osan llamar videojuego. Es feo, corto, incontrolable, ridículamente fácil y no hace más que contribuir a empañar la historia de un personaje que en las anteriores generaciones había destacado por encima del resto de superhéroes. Quizás por eso mismo la gente con más estómago lo haya popularizado a través de YouTube al subir numerosos vídeos de gameplay repletos de jocosos comentarios (aprovechando así para bajar el volumen de la música).
¿Podrán mejorar los títulos de esta sección en las próximas semanas o seguiremos abocados al desastre más absoluto? La respuesta, a la misma batisemana, en el mismo batiblog y en la misma batisección.

5 Batcomentario/s:

Anónimo dijo...

Como siempre tus reseñas son muy divertidas y claras jajajaja
Solo me queda una pregunta no creen que los juegos basados sobre peliculas siempre han sido malos salvo contadas exepciones y y no solo de batman, ahora con las nuevas consolas los juegos de superheroes basados en sus peliculas no han dado muchas alegrias
Gracias por tu reseña y a esperar la otra semana por una nueva batisaludos

Don Piticlin dijo...

Como bien dices, sí. Los juegos basados en licencias de cómics o películas suelen apestar bastante y no son más que puro marketing para pillar a los desprevenidos.

Ahora bien, hubo una época en la que esto no era tan frecuente: Por ejemplo, durante los 8 y 16 bits, casi todos los juegos de Disney que veían la luz eran verdaderas joyas (no por nada eran Capcom, Konami o las propias Nintendo o Sega quienes se encargaban de hacerlos).

Otros grandes ejemplos: los títulos de la serie original de las Tortugas Ninja, Super Star Wars y sus secuelas, Goldeneye para Nintendo 64.

Y de superhéroes no seguiré hablando porque me boicotearía la sección ;) ¡Batisaludos!

Anónimo dijo...

yo jugue batman begins en ps2 y no me parecio nada de mal, incluso estaba bueno (no una joya como la serie arkham, pero si un buen juego)

exelente reseña como siempre don piticlin, se agradace el trabajo que te tomas en hacerlas

Izimel dijo...

Me había olvidado de este juego, nunca lo terminé, voy a ver si lo encuentro por ahí y me torture un poco :)

Don Piticlin dijo...

Batman Begins no es para nada un mal juego, pero pasó bastante desapercibido en su momento. Cuando hable de él, lo pondré en el lugar que le corresponde ;)