¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 6 de marzo de 2013


Después de la hecatombe de la semana pasada tras la versión de Mega Drive y Super Nes de Batman Forever, al parecer los amigos de Acclaim no aprendieron la lección y un año después, en 1996, lanzaron Batman Forever: The Arcade Game, título que si bien está bastante alejado de lo mejorcito en lo referido a videojuegos de Batman, es medianamente entretenido, por lo que logra atenuar la sensación de fracaso y asco que dejó el anterior juego.
Esta nueva versión vio la luz en los salones recreativos para posteriormente ser adaptada en los incipientes sistemas de 32 bits, la primera Playstation y Sega Saturn, aunque con palpables diferencias técnicas, lo cual ralentizaba el ritmo del juego, elevando así la dificultad hasta cotas absurdas (luego veréis por qué). Mientras que la versión para la consola de Sony es técnicamente inferior, la 32 bits de Sega recibió una adaptación prácticamente idéntica, básicamente porque la placa de la recreativa pertenecía a la compañía de Sonic, la Sega Titan Video. 
A nivel argumental, una vez más sigue la historia de la película, o lo que es lo mismo, Batman y Robin deben parar los planes de Two-Face y Riddler, en una Gotham a lo Joel Schumacher, o lo que es lo mismo , una mezcla hortera del estilo gótico de Tim Burton con el ambiente "camp" de la serie sesentera de Adam West, algo llevado al extremo en su nefasta continuación, Batman & Robin, que cuenta a su vez con un nefasto videojuego (y del que no os libraréis de conocer la próxima semana).


En Acclaim no debieron romperse mucho la cabeza a cómo concebir este intento para quitar al público el mal sabor de boca dejado por el anterior juego, por lo que nuevamente nos regalan un beat 'm 'up bidimensional en el que dar cera a múltiples enemigos. Eso sí, hipervitaminado y bastante más aceptable. Si por algo se caracteriza este Batman Forever: The Arcade Game es por la absurdez. Y ojo, que no nos referimos a absurdez en el sentido negativo, sino por el hecho de que todo es mucho más poderoso de lo habitual, los múltiples villanos y esbirros aparecen en cantidades desproporcionadas y de un par de golpes nos tumbarán (el juego es desafiante hasta en su nivel de dificultad fácil, en el que gastaremos mínimo una vida). A su vez, el Dúo Dinámico también puede asestar una cantidad desproporcionada de golpes a un enemigo, llegando incluso a los 150 hits en un enemigo común a base de aporrear el botón. Los power ups van más allá de los clásicos gadgets de Batman. Desde gigantescas bolas que derriban edificios, rayos lásers, mini explosiones nucleares, convertir a los personajes en enanos y aplastarlos (o que nuestros héroes adquieran gigantismo, por el contrario). Todo es desconcertantemente extraño y bizarro (en el sentido anglosajón de la palabra). Esto es algo que puede gustar o no al usuario, pero es imposible negar que es muy raro a la par que espectacular.


Ya que hablamos de power ups y aporrear botones, eso es básicamente lo que nos depara el título. A lo largo de la hora y poco de duración que tiene (recordad que es un título procedente de las máquinas recreativas) lo único que haremos será única y exclusivamente avanzar y liquidar a absolutamente todo lo que aparezca. No hay fases bonus, no hay secuencias de plataformas ni de conducción, absolutamente nada salvo tumbar maleantes a golpes. Es un juego dedicado a los amantes de la acción más rápida y visceral, como buen juego de recreativa, aunque su jugabilidad es algo simple, y no se acerca ni por asomo a los grandes del género como Cadillacs & Dinosaurs, Final Fight o Streets of Rage.
Y ¿qué podemos decir del apartado técnico? Aquí Acclaim sí que se resarció completamente si lo comparamos con el juego que vio la luz en los 16 bits, renunciando a los modelos a lo Mortal Kombat. Nos encontramos con un título que si bien está totalmente en 2D, emplea ciertas artimañas técnicas para hacernos darnos cierta sensación de profundidad y tridimensionalidad, algo que se aplica a escenarios y personajes, aunque en el fondo no son más que modelos en 2D pero en 32 bits, algo que la placa arcade de Sega ayudó bastante a enmascarar y mejorar. Lo mismo se puede decir de la banda sonora, donde por fin se puede entender las frases digitalizadas que dicen los personajes, aunque musicalmente tampoco es que destaque demasiado debido al constante ruido de los golpes y otros efectos de sonido.


La mala fama obtenida por el anterior Batman Forever, le sentó muy mal a este "The Arcade Game". El título dista de ser perfecto, y como ya dijimos, está lejos de poderse comparar con los títulos que Capcom, Konami, Sega y otras compañías producían por aquel entonces. Dadle una oportunidad a este pobre vilipendiado y quizás descubráis un juego del Caballero Oscuro con el que descargar vuestra adrenalina durante un rato. Y no os preocupéis, que la semana que viene volvemos con la caspa y los juegos asquerosos.

4 Batcomentario/s:

Anónimo dijo...

Muy buenas reseñas semana a semana yo las leo esperando las reseñas de batman arkham asylum y city pero veo que aún falta mucho camino aún así es divertido ver esos juegos que no me toco jugar gracias y muy buen blog

Bruce Wayne dijo...

solo espero las de arkham ayslum ...

Don Piticlin dijo...

Aún nos queda mucho por llegar a los dos "Arkham" (acabamos de entrar en la etapa de videojuegos pésimos en su mayoría, que son los 32 y 128 bits :P), pero no os preocupéis, que la espera merecerá la pena. Y mientras tanto, siempre podéis probar alguno de estos juegos retro en emuladores ;)
¡Batisaludos!

Anónimo dijo...

Espero la de Batman & Robin y espero que alguien haya terminado el juego, Para hacerle una que otra consulta! X)