¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

martes, 12 de marzo de 2013

“Robin: Year One (2000)”



Luego de los hechos trascurridos en “Victoria Oscura” y de “The Gauntlet”, seremos testigos del primer año de carrera contra el crimen del compañero por excelencia del murciélago: Robín, el Chico Maravilla.

Sinopsis: Diversos villanos son atrapados y encarcelados por otro héroe nocturno en Gotham. Muchos aclaman venganza y pondrán todo sus esfuerzos para aniquilar este petirrojo molesto. Uno de ellos es el temible Two-Face, que llegara hasta Batman para que el nuevo justiciero llamado Robín caiga ante sus armas.
Págs.: 203.
Año de Public.: 2000
Critica:

Pasaron cinco años para que DC Comics decidiera rebootear la historia del primer año del compañero del Caballero Oscuro, dejando fuera de continuidad su anterior historia “Robin: Year One (1995)”. Para la nueva obra que intente emular el mecanismo editorial del hiper-exitoso trabajo de Miller con Batman, el guionista Chuck Dixon (reconocido por anteriores trabajos, como también en series específicas de Robín) decidió continuar con lo narrado en el One-Shot “Batman Chronicles: The Gauntlet”, el cual a su vez este seguía de lo contado en “Dark Victory”, pero no dejándose presionar por el calendario narrativo (como si lo hizo Miller y Loeb).
Con un nombre bastante original, “Robín: Year One (2000)”, la obra fue publicada en cuatro entregas entre Diciembre del 2000 y Marzo del 2001.

Spoiler Zone/   La historia está estructurada de la siguiente forma: cada número publicado contaba una aventura distinta, con un problema a solucionar y un villano especifico. A su vez la obra completa presenta una historia central que va conectando los hechos aislados de cada número. Cabe mencionar que el narrador en toda la historia es Alfred por medio de anotaciones pseudo-epistolares.

El primer número se relata un aventura normal y corriente donde el pequeño sidekick demuestra su entrenamiento y capacidades deteniendo, tras una investigación previa, al Sombrero Loco que planeaba vender diez jovencitas a un magnate pedófilo (si, como leyeron).
En el siguiente número entramos al primer clímax de la historia central donde Robín cae en la trampa de Two-Face para, acto seguido, ver el asesinato de un juez de Gotham (debido a sus decisiones en un juego de azar estilo dos caras) y ser apaleado hasta el borde de morir por el villano. Cualquier fan perspicaz vera un guiño del equipo creativo a la escena del Joker y Jasón en “Una muerte en la familia”. El resultado de este mini arco es la respuesta realista a la obvia pregunta sobre el dúo Batman/Robín.
En el tercer y cuarto capítulo harán su aparición dos elementos destacables del batverso: uno es el villano Mr. Frezee, y sus clichés favoritos, y el otro seria la existencia de la liga de las Sombras. Además, en las páginas finales se le dará un cierre a la historia principal y dejara determinado el statu-quo de la Batifamilia en pleno año seis.

Una de las cosas que me desilusionaron (un poco) en la obras anteriores que reseñe sobre los primeros meses del petirrojo junto al Murciélago, es la ausencia en estas historias de poco análisis de la dinámica y relación de estos dos contrapuestos personajes. ¿Un multimillonario adulto y traumado saliendo de cacería nocturna con un niño sonriente y gracioso? Por suerte, Dixon nos plantea diversas escenas y diálogos que denotan este extraño suceso dando una visión más definida y realista de esta relación. Muy por arriba: Batman necesita a Robín, el Niño Maravilla no es tan golden-age como se piensa y Bruce/Dick son más parecidos de lo que parece. Pensándolo bien, el Robín de Dixon es bastante parecido al de Morrison.
/Fin Spoiler Zone

En general la obra, aunque un poquitín larga, es muy buena y recomendable. Dixon nos guia por un viaje que nos llevara a visitar aventuras coloridas y bizarras similares a las ocurridas en la Golden age, situaciones críticas y metafóricas más cercanas a las contadas en la Silver age, y viñetas planteadas con la crudeza visual y narrativa de las de la Modern Age. Todo esto en el medio del difícil planteamiento de mostrarnos el primer año de carrera de Robín.

Esta sobresaliente calidad también se debe al excelente trabajo visual de Scott Beatty cuyo pulcro estilo noir y geométrico nos presenta un Robín brillante y rebosante de color, como uno oscuro más similar a su mentor.

¿Qué más decir de este “Robin: Year One (2000)”? Recomendable primer año del petirrojo donde tendremos dosis iguales de diversión y reflexión.
                                 
Calificación: 8,5/10

1 Batcomentario/s:

Anónimo dijo...

me gusta este comic, demuestra la determinacion quetiene dick para unirse a la causa del encapotado:
"alguien tiene que ayudarlo, y ese bien puedo se yo".
y encuentro notable el cierre de la historia narrando por alfred sobre sus "niños" perdidos que luchan por ser hombres buenos.