¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 11 de abril de 2013

"Batman" #19


Una vez concluída toda la polémica en torno a "Death of the Family", Scott Snyder ha decidido empezar a preparar el terreno para lo que será su próxima gran historia, "Batman: Zero Year". Primero nos brindó un número auto-conclusivo centrado en Harper Row para afianzar su relación con el Encapotado, mientras que durante este número y el próximo hará un breve arco argumental que, según comenta, será su homenaje a lo que fue "Batman: The Animated Series", la serie televisiva Batmaníaca preferida del autor y de muchos de nosotros, claro. Es así que en esta edición nos presenta una historia 100% detectivesca, oscura y con un misterio central muy atrapante más allá de ser algo predecible.

De esta forma, el número comienza con una secuencia de acción por demás de vertiginosa. En el presente, vemos a un grupo de patrulleros y oficiales del G.C.P.D., entre ellos al Comisionado Gordon y al Teniente Bullock, apostados frente al Gotham National Bank para tratar de detener un robo y una toma de rehenes en proceso. ¿Quién era el causante de toda esta tensa situación? Pues, para sorpresa de todos las autoridades allí presentes, se trataba ni más ni menos de Bruce Wayne, o del que ellos creían que era Bruce Wayne. En  su intento de escape, el supuesto malhechor no solo le dispara a Gordon en el pecho sino que además le pasa por encima con su motocicleta para finalmente huír de la escena del crímen, aunque no sin que antes el famoso policía pudiera vislumbrar parte del traje de Batman bajo la vestimenta de Wayne.

A partir de allí retrocedemos seis días para encontrarnos con nuestro héroe parado en el medio de la Bat-Cave tras haber estado revisando los archivos internos de su capucha prácticamente durante todo el día. De todos los casos posibles que podría haber estado revisando, se terminó topando con uno que hacía referencia a un enfrentamiento que Batman y Robin tuvieron hace tiempo con The Reaper, y es que Bruce obviamente aún sigue sufriendo por la muerte de su hijo. En ese momento, Alfred se hace presente para tratar de charlar con su amo, pero éste se niega rotundamente a hablar sobre el tema. Notando que Bruce no estaba dispuesto a enfrentar sus problemas y lidiar con sus emociones, el fiel mayordomo se limita a consultar dos asuntos estrictamente laborales. El primero de ellos tenía que ver con devolverle las llamadas a un supuesto amigo de Bruce cuyo apellido no pudimos alcanzar a descubrir pero que seguramente será un personaje de gran importancia en el futuro. El segundo asunto estaba relacionad con el funeral de Brian Wade, arquitecto estrella de la firma Wade Design, quien colaboraron en el diseño de los nuevos edificios que Wayner Enterprises comenzó a construir luego de que Bruce decidiera poner en marcha su iniciativa económica y social para mejorar la ciudad allá por "Batman" #1.

Dada su situación actual, era obvio que Wayne no iría al velatorio por lo cual fue Lucius Fox quien tuvo que hacerse presente en nombre de la empresa. Lo que si despertó la curiosidad de Bruce fue la forma en que Wade había muerto. Según se dijo, Wade se había suicidado pero no sin antes matar a dos lacayos del Penguin e incluso había evidencia irrefutable que lo convertía en el autor material del hecho. Lo raro es que el sujeto en cuestión no solo no tenía motivos para cometer semejante atrocidad ya que era una persona de bien, sino que además se estaba recuperando favorablemente de una enfermedad que podría haberlo matado. Es conclusión, más allá de la evidencia encontrada por la policía, no había un móvil o una razón factible por la que Wade arruinaría su vida de tal forma y esto motivó a que el Detective Encapotado emprendiera una investigación comenzando, claro, por la oficina del difunto.

Estando allí, Batman encuentra aún más evidencia que contradecía las hipótesis de las autoridades, pero al final termina siendo atacado con un lanzallamas por el mismísimo Brian Wade, o alguien se curiosamente se le parecía demasiado. Más allá de que el atacante consigue escapar rápidamente, nuestro héroe consigue un poco de su ADN tras haberlo herido con uno de sus Batarangs y gracias a ello descubre que quien tratara de matarlo y quien había asesinado realmente a los matones de Cobblepot no era otro que Basil Karlo a.k.a. Clayface, un actor frustrado que hizo un misterioso pacto y permitió que lo infectaran con lo que Batman describe como "un tipo de arcilla mística". Supongo que todos los detalles relativos al origen de Karlo como con quién o quienes hizo el pacto, por qué, para qué y de donde proviene la sustancia que le dio sus poderes se revelarán recién dentro de tres meses en "Batman: The Dark Knight" #22 así que habrá que esperar sentados para poder descubrir estos secretos aún ocultos.

Al otro día, Bruce recibe a Lucius Fox en su despacho pero logra notar que algo raro ocurría con el CEO de Wayne Enterprises cuando le pregunta sobre el funeral de Wade y es entonces cuando se da cuenta de que era Clayface quien esta allí con él. El Hijo Pródigo de Gotham intenta agarrar un extintor de fuego para deshacerse del villano, pero éste lo captura rápidamente diciendo que planea usarlo para destruir al Hombre Murciélago de una buena vez por todas. Continuará...

Ahora pasamos al back-up del cómic, escrito íntegramente por el gran James Tynion IV e ilustrado por Alex Maleev. En esta ocasión, la breve historia de ocho páginas no tiene relación alguna con la historia principal y, muy por el contrario, aborda una temática sobrenatural, algo que no se veía hace bastante en el Bativerso y que sin dudas también representa de alguna forma el espíritu de la vieja serie animada al contrastar temáticas realistas con temáticas esotéricas. La premisa es bastante simple: Batman se entera de que en las últimas veinticuatro horas habían desaparecido seis personas en el interior de un complejo de departamentos y finalmente, cuando dos policías desaparecieron investigando este hecho, nuestro héroe decide entrar en acción en compañía de Superman, quien había ido a Gotham para tratar de hablar con Bruce sobre todas las tragedias que había sufrido últimamente. El Caballero Oscuro, claro, se niega a decir una sola palabra al respecto y simplemente se limita a ingresar al edificio.

Una vez allí se topan con lo que se conoce como Ghost Light o Luz Mala, según se le llama en el folclore argentino. En base a distintos mitos provenientes de una gran variedad de culturas al rededor de todo el mundo, sabemos que se trata de un fenómeno paranormal que se produce cuando una pequeña esfera de energía, que representa el espíritu de un difundo, se hace presente en un determinado lugar, generalmente en áreas rurales, pantanos o a los costados de las carreteras, con el objetivo de atraer a los viajeros y llevarlos a un destino incierto. En este caso se trataba del espíritu de una joven que había muerto luego de que su amigo invocara a una criatura infernal que encarna este mito, llamada The Will O' The Wisp, la cual aparece repentinamente ante la incrédula mirada de Batman y del Hombre de Acero, quien todos sabemos que no es un gran fanático de todo lo que tenga que ver con la magia o los asuntos extraterrenales. Continuará...

Pues bien, realmente no hay mucho más que decir. Ambas historias fueron simples y entretenidas, bien ejecutadas pero realmente nada del otro mundo. Es decir, el número en si fue bueno, pero después de extensas e importantes sagas como "Court of Owls" y "Death of the Family", uno llega a esperar cierto nivel de espectacularidad en las entregas mensuales de esta serie que evidentemente a veces no se puede lograr, aunque eso de ninguna manera quita el mérito y el buen trabajo de los autores. Que quieren que les diga, el respiro narrativo se aprecia y mucho, pero al menos a mi se me hace un poco raro poder disfrutar de tanta calma después de más de un año y medio plagado de acción sin frenos. Así y todo, hay un par de cosas que me gustaría remarcar.

En primer lugar, el regreso de Greg Capullo acompañado ni más ni menos que de Danny Miki. Como sabrán, Capullo fue reemplazado el mes pasado por Andy Kubert para poder tomarse un descanso tras el arco argumental protagonizado por en el Payaso Príncipe del Crímen y afortunadamente pudo volver en tiempo y forma, pero el que no pudo volver fue Jonathan Glapion, el entintador inicial de la serie que decidió de un día para otro mudarse bajo este mismo cargo a "Batgirl" y "Birds of Prey". Glapion, más allá del increíble talento nato de Capullo o FCO, indudablemente aportaba un tremendo plus de calidad al apartado gráfico de la serie. Por suerte DC fue lo suficientemente inteligente y eficiente como para conseguir que Miki, quien trabajara anteriormente con Capullo en "Spawn" y además resulta ser un magnífico entintador que, desde mi humilde punto de vista como fanático y dibujante, no solo es mejor que Glapion en muchos sentidos sino que además le da una estética mucho más clara y limpia pero a la vez energética e impactante a los lápices del mentado artista. Realmente me alegra mucho que Miki se haya sumado al equipo creativo regular de este título pues dudo que haya alguna otra persona capaz de estar a la altura del reto que representa entintar ni más ni menos que a un dibujante como Capullo.

Otra cosa que también me me gustó mucho fue la forma en que FCO está experimentando con su paleta de colores, cosa que se nota en las nuevas técnicas que utiliza para formar texturas más "tangibles", así como agregando sombras propias aparte de las dictadas por Capullo y Miki. Personalmente me agrada mucho más el método de coloreado actual que está empleando ya que genera una armonía cromática agradable a la vista del lector que se asemeja mucho al uso de pinceladas y encima le da una impronta mucho más cinética y llamativa. Por otra parte, algo que tanto Plascencia como Brad Anderson, colorista del back-up, supieron representar a la perfección fue el tono bicromático de los distintos escenarios donde se daba la acción en "Batman: TAS", utilizando siempre variaciones del negro y el azul. Muy buen trabajo por parte de ellos dos, ya que con sus magníficos trabajos lograron establecer una atmósfera más que adecuada para las historias que Snyder y Tynion IV escribieron para este número.

Hablando de Tynion IV, debo reconocer que lo que más disfruté del número fue su pequeña historia final ya que me pareció muy interesante ver que poco a poco se está recuperando la clásica dinámica disfuncional entre Batman y Superman, especialmente porque supo representar sus respectivas personalidades a la maravilla, haciendo de esta breve interacción algo memorable y sumamente entretenido que espero que se repita de esta misma forma y con mucha más frecuencia en el futuro próximo. Ni que hablar de la increíble capacidad que este joven autor demuestra tener mes a mes; en verdad ansío ver ansío ver como irá evolucionando en el futuro próximo pues no me caben dudas en que llegará el día que terminará superando a su mentor. Es más, les aseguro que cuando Snyder termine su run en esta serie, será Tynion IV quien lo reemplace y continúe manteniendo el increíble nivel de su predecesor.

Ahora si, nada más que decir. "Batman" #19 fue un número que, sin ser la gran cosa, logró entretener a los fanáticos del Detective Oscuro y brindarles un necesario respiro para prepararnos de cara a lo que sigue. Como siempre, ESTUPENDA labor del equipo creativo.

4 Batcomentario/s:

Eladio Garro dijo...

Excelente, ideal para ser el prólogo a Zero Year. El back-up me gustó bastante, en fin. Superó mis expectativas, después del sabor agridulce de últimos 2 números

Arturo Ramirez Avila dijo...

Fue un buen numero, la verdad es que en este mes WTF no siento que los comics me dejen con esa impresión. Aunque solo estamos en la segunda semana, espero grandes cosas para justice league y wonder woman. Con respecto a lo ocurrido, no es de extrañarse que al ser una historia que termina en el siguente numero, no lleguen a pasar muchas cosas que vayan a definir el futuro de la franquicia, la sorpresa seria que efectivamente pasara eso y luego nos sumergieramos en la saga de Zero Year, dejandonos en suspenso por meses hasta su conclusión. Ahora, soy yo, o resucitar a Damian usando a Clayface es una posibilidad, no podria ser más malvado, practicamente seria igual al original.
Con respecto al Backup, yo lo consideraria un preludio a la nueva serie Batman/Superman, me gusto mucho el tono supernatural que tiene, bastante ajeno al entorno en el que ambos personajes se desarrollan normalmente.

Anne dijo...

Muy buen trabajo, ambas historias me parecieron interesantes y disfrute leyéndolas, tienes razón, resucitar a Damián con Clayfaces sería algo nuevo que suena muy atractivo, pero si, serie muy malévolo en verdad y quiza algo poco probable tan pronto. Es cuestión de esperar, pero sin dudas disfrute mucho de la interacción de Batman y Superman, ya no puedo esperar para leer la serie.

Don Piticlin dijo...

A ver qué puedo aportar a los comentarios ahora ya leídos tanto el cómic como la reseña. Al principio pensé lo mismo nada más terminar: que si historias transitorias, poco espectaculares, más sosegadas que los últimos grandes arcos argumentales, pero bueno, luego ya con la cabeza más fría he logrado ver sus puntos positivos, como son la reivindicación de Clayface (hace mucho que no le veía en un cómic, por lo que se agradece), y aunque el rollo esotérico no es de mis favoritos en los cómics de Batman, el back-up logra aportar algo de frescura y sí, puede servir perfectamente de prólogo a la nueva serie que compartirán ambos personajes.
A ver qué nos depara el desenlace de estos pequeños arcos argumentales, aunque espero que con solo un número más esté bien para terminarlos como se merece.