¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 22 de mayo de 2013


Me ha costado mucho separarme un rato de Injustice: Gods Among Us (en serio, no sé a qué estáis tardando para haceros con esta maravilla), pero aquí vuelve su humilde servidor una semana más para tratar los videojuegos retro protagonizados por el Murciélago.
Si recordáis bien, nuestro periplo había quedado en Batman: Dark Tomorrow, una oda al mal gusto y a como no desarrollar un videojuego (a no ser que quieras que sea considerado como el epítome de la caspa, entonces bienvenido sea). Aquella fallida propuesta, desarrollada por Kemco, casi coincide con la del otro estudio que por aquel entonces tenía los derechos para crear juegos del viejo Bats: Ubisoft. Como ya sabéis, sus comienzos fueron arduos y nada esperanzadores (Batman:Gotham City Racer es la mejor muestra de ello), pero el posterior Batman:Vengeance dio el siguiente toque de atención: los videojuegos protagonizados por el Caballero Oscuro aún pueden volver a brillar. Y siguiendo dicha afirmación y puliendo los defectos de títulos anteriores (a la vez que adquirien algunos nuevos, todo hay que decirlo), a finales de 2003 nos viene la continuación directa de Vengeance: Batman: Rise of Sin Tzu.
Hay que comenzar indicando que este título multiplataforma nació con mucha ambición bajo el brazo. Para empezar, el juego está apadrinado por Jim “el chino” Lee, por lo que la presencia de uno de los dibujantes más afamados siempre es digno de mención. Sin embargo, la presencia de Lee no era solo puro marketing, puesto que se había propuesto crear un nuevo villano para el juego, pero que no solo fuera exclusivo del mismo, sino que entrara dentro de la rica mitología del Murciélago, tal y como Harley Quinn hizo años atrás en la celebérrima serie animada. El personaje de Lee es, como no podía ser de otra forma, Sin Tzu, el personaje que da nombre al título.


A nivel de historia no contaremos gran cosa para los que quieran disfrutar del título aún a día de hoy (el argumento de los videojuegos de Batman poco a poco va creciendo), tan solo os daremos un breve contexto: Siguiendo los acontecimientos que dieron lugar al final de Vengeance, un nuevo enemigo del viejo Batman llega a Gotham, Sin Tzu, y lo hace justo en el aniversario de la muerte de Thomas y Martha Wayne. Este personaje parece conocer muchos secretos de nuestro amigo Bruce, por lo que con la ayuda de Scarecrow, Clayface y Bane jura  acabar con el Murciélago de una vez por todas (¡sí, este es uno de los poquísimos juegos de Batman en los que el Joker no aparece como enemigo a batir! Únicamente él y Harley aparecen a modo de cómico cameo en los primeros compases del juego).
Debido a la presencia de tan nuevo y formidable enemigo, Batman necesita ayuda (sí, él también requiere de una mano adicional de vez en cuando), por lo que decide llamar a Robin, Nightwing y Batgirl.
De este modo se nos presenta un título claramente con un enfoque cooperativo en el que los cuatro vigilantes de Gotham deben limpiar las calles de la ciudad y enfrentarse a los diversos jefes finales. Si estáis pensando que esto tiene un cierto aire retro (aún para la época), entonces habéis acertado: Batman: Rise of Sin Tzu rinde homenaje a los beat’m’ up de la vieja escuela, al más puro estilo Battletoads o Double Dragon pero desde una perspectiva tridimensional. Se acabó eso de explorar Gotham como en Batman: Vengeance. Aquí lo que tenemos es acción pura y dura. Cada personaje presenta una serie de habilidades y movimientos que lo diferencian del resto, y representan los clásicos roles de este tipo de juegos arcade: Batman es el más contundente pero el más lento, Batgirl la más rápida pero la que menos daño hace, Robin es menos rápido y hace algo más de daño, aunque es quien tiene la barra de vida más pequeña, y  por último Nightwing es el personaje más equilibrado de todos, especial para principiantes. De este modo, dos amigos en Playstation 2 o cuatro en Game Cube y Xbox podían reunirse para dar buena cuenta de las hordas del villano (la versión para Game Boy Advance, como era de esperar, solo está disponible para un jugador, aunque la esencia del juego se mantiene).


De su jugabilidad poco más se puede añadir. Nos da justo lo que promete, acción a raudales y digna de un buen machacabotones, con la posibilidad de que los personajes aprendieran nuevos movimientos y ataques. Si le unimos una duración de 7-8 horas (no demasiado largo, pero digno para un beat’m ‘ up cooperativo) y un modo versus bastante curioso, que nos invitará a echar algunas partidas.
Sin embargo, no es oro todo lo que parece, puesto que Batman: Rise of Sin Tzu también tiene algunos defectos. Pocos, pero los tiene: El primero de ellos es el apartado gráfico, con altibajos que nos hacen preguntar por qué algunos personajes y escenarios están tan bien realizados mientras que otros parecen hechos con desgana. Lo mismo se puede decir de la banda sonora, aunque el reparto de voces es igual de bueno que siempre, con Kevin Conroy a la cabeza).
Y la segunda y última lacra es, por raro que parezca decirlo, el propio juego en sí. Dejad que me explique: este Batman abraza la acción arcade de antaño, pura y llana. Sin artificios. En la época en la que vio la luz el juego aún faltaba para que el beat’m’up resurgiera con fuerza (es cierto que Devil May Cry y Ninja Gaiden estaban pisando fuerte), pero aún faltaba mucho para que el género volviera a brillar como lo ha hecho en los últimos años.  Esto llevó a que fuera vilipendiado por la crítica “especializada”, pasando desapercibido para la gran mayoría, que prefería un título de corte más aventurero y de exploración (que se fueran con Batman: Dark Tomorrow entonces), lo que llevó a que el personaje creado por Lee no contara con el éxito esperado y a que Ubisoft perdiera el interés en seguir creando juegos de Batman.
¿En tan poco acabó el legado de Batman: Rise of Sin Tzu? No del todo. Aunque el villano no fue introducido finalmente el universo del Encapotado, la novelización del juego (llevada a cabo por Devin Grayson y Flint Dillie, guionistas del mismo) y el web-cómic  oficial que sirvió a modo de secuela pusieron fin al periplo de tan poco exitoso personaje. Como dato de interés, comentaros que la novela está narrada desde el punto de vista de diferentes personajes, por lo que es todo un lujo contar no solo con la perspectiva de los cuatro héroes y Alfred, sino también de los propios Scarecrow y Clayface, algo que no se ve todos los días.


En definitiva, Rise of the Sin Tzu es un título más que recomendable pero que pasó sin pena ni gloria ante las exigencias de la industria de por aquel entonces. Si a día de hoy queréis un juego de Batman que represente la jugabilidad clásicas de acción pura y dura, pero con polígonos en lugar de píxeles, el título que hoy os hemos presentado es más que recomendable. La semana que viene nos vemos de nuevo, batifamilia. ¿Nos esperará un juego en condiciones o el enésimo montón de basura?

0 Batcomentario/s: