¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 1 de mayo de 2013


Después de los especiales dedicados a Injustice: Gods Among Us e Infinite Crisis, por fin volvemos a los retroanálisis dedicados a los juegos de sobremesa del Señor de la Noche. Durante las últimas semanas hemos visto que su paso a las tres dimensiones ha sido más que horrible, dando lugar a auténticos despropósitos que es mejor dejar ya en el olvido. Únicamente Game Boy Color recibió títulos decentes del Murciélago pero que aún así estaban lejos de llevar con orgullo a nuestro querido justiciero.
Afortunadamente, por fin comenzamos a ver la luz más allá del tunel con el título que os traemos a continuación. Si Batman: Gotham City Racer fue una mediocridad y Chaos in Gotham fue una divertida aventura portátil, por fin Ubisoft crearía uno de los mejores juegos del personaje en años: ¡Batman: Vengeance! Y es que el Encapotado tenía una vendetta muy particular ante el aluvión previo de ponzoña.
El título que hoy reseñamos supone el estreno de Gotham y su microcosmos en la generación de los 128 bits. Nos encontramos en 2001 y Playstation 2 irrumpe con fuerza en el mercado, acompañada de la primera Xbox y Game Cube (la pobre Dreamcast de Sega fue la primera en retirarse de la partida pese a su incontestable calidad).
¿Y qué es lo que nos ofrece este título a nivel argumental? Pues mucho más que sus predecesores, puesto que gracias a la capacidad de las nuevas consolas, por fin podemos tener un juego de Batman con una historia medianamente trabajada, y en ese aspecto Vengeance no decepciona.


Durante su patrulla nocturna de la ciudad, Batman salva a una mujer atada y amordazada, a pocos minutos de distancia de la muerte de una bomba cerca. La mujer afirma que su nombre es Mary Flynn y que el Joker ha secuestrado a su hijo Toby, exigiendo 5 millones de dólares como rescate.
Una revisión rápida a través de las computadoras en la Baticueva revelan que Mary no existía oficialmente hasta hace una semana, lo que despierta las sospechas del Caballero Oscuro. No pasa mucho tiempo antes de que la verdad se revela y Batman se ve inmerso con una fuente fuente desconocida que amenaza con destruir toda la ciudad y en la que los supervillanos habituales serán el menor de nuestros problemas.
¿Y cómo llegamos al fondo de este misterio? Pues superando la nada desdeñable cifra de 19 niveles como solo Batsy puede hacer: mezclando los golpes y el ingenio a partes iguales. Por supuesto, este no sería un buen juego de Batman sin sus maravillosos gadgets, y afortunadamente este juego tiene bastantes: redes, garfios, aturdidores, bombas de humo, unos estrambóticos "puños de murciélagos" y como no, los batarangs. Cuando se selecciona la mayor parte de estos elementos cambian su punto de vista a una perspectiva en primera persona donde se puede apuntar y caminar mientras empleamos el arma. Quizás este sea uno de los puntos más flojos del título, puesto que el manejo del personaje desde esta perspectiva da algún que otro quebradero de cabeza (especialmente en la versión de PC, una cutre adaptación tardía).


Aún así, es destacable el hecho de que por primera vez el batarang permite desarmar a los enemigos y obligarles a luchar mano a mano, idea que la serie Arkham tomaría para sí. ¿Y cómo son estos combates cuerpo a cuerpo? Pues tienen una dificultad media-alta, siendo muy asequibles al principio, pero teniéndonos que andar con mucho ojo poco a poco, porque un par de matones pueden dar buena cuenta de nosotros si no somos duchos en el sistema de combos, el cual no es excesivamente complicado, aunque quien escribe estas líneas prefiere que sea sencillo, no sea que nos encontremos ante una basura como el Batman Forever de Mega Drive, que intentaba copiar a Mortal Kombat en su ejecución.
Los niveles son por lo general grandes, teniendo que movernos por toda Gotham (en escenarios cerrados, nada de sandbox), deambulando por las calles y utilizando nuestro gancho para llegar a nuevas alturas, resolver unos cuantos puzzles sencillos y partirle la cara a los sicarios que encontremos. Simple, pero adictivo, como debe ser. Eso sí, para no caer en la monotonía, en ocasiones Batman tendrá otros medios para llevar a los villanos a la justicia como perseguirlos en una carretera llena de gente con el Baticóptero, entrar en una persecución a alta velocidad por la autopista en el Batimóvil, etc.

Todo esto está muy bien, pero el mayor defecto que podemos achacarle al título es que muchos artilugios y elementos están desaprovechados. Los puzzles son extremadamente sencillos, y es muy probable que terminemos el juego sin haber empleado todos los gadgets a nuestra disposición. Todo esto empaña un poco el caso del Detective, lo cual se evidencia aún más al rejugar el título. No obstante, este es un mal endémico que comparten numerosos videojuegos (sin salir del terreno de los superhéroes, los excelentes títulos de Spiderman de la primera Playstation contaban con fallos similares  en el aprovechamiento de habilidades).


A nivel técnico, el propio Bruce Wayne tiene que haber financiado el desarrollo de este juego para que se vea tan bien (siempre hemos de recordar que estamos en 2001, no siendo honestos si lo comparamos con las consolas actuales). Las capturas de pantalla no le hacen justicia. Sólo cuando se ve en acción realmente se pueden apreciar los gráficos ultra suaves y los entornos vívidamente animados.
Personalmente, me hubiera gustado que Ubisoft hubiese utilizado los diseños de los personajes de Batman: The Animated Series, en lugar de la versión que se emitía por aquel entonces en KidsWB, pero qué le vamos a hacer. Tendremos que conformarnos con la omisión de los ojos rojos de Mr. Freeze, un logotipo de Batman bastante feo y unas mujeres excesivamente delgaduchas.
El apartado sonoro cumple ya solo con el hecho de contar con el plantel de la serie de televisión, con Kevin Conroy y Mark Hamill a la cabeza, como es habitual. La primera aparición del Joker en el título, balanceándose en una bola de demolición gigante mientras canta como un maniaco no tiene desperdicio. 


Llegados a este punto, poco más podemos decir de Batman: Vengeance. Estamos ante un título más que recomendable pero que desgraciadamente pasó desapercibido para el gran público por culpa de los asquerosos juegos anteriores, y hoy casi nadie se acuerda de él debido al éxito de los Batman: Arkham. Aún así, se trata de un juego más que recomendable, y que entra por méritos propios entre los mejores juegos del Murciélago. Es largo, cuenta con combates épicos (aquel que no se emocione tras vencer a determinados jefes finales, carece de gusto), cumple sobradamente a nivel técnico y supone una antesala de lo que posteriormente haría Rocksteady. Supone un título de inflexión con el que por fin el personaje logra levantar la cabeza en las consolas de sobremesa tras años de decepciones. No es un juego perfecto, y tiene algunos errores de planteamiento y de dificultad, pero es un digno hijo de su tiempo por el que un servidor no se arrepiente de su compra. En nuestra próxima entrega veremos si Ubisoft seguirá por esta senda o si por el contrario, volvemos a los tropiezos. ¡Batisaludos!

0 Batcomentario/s: