¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

martes, 25 de junio de 2013

Reseña: "Red Hood And The Outlaws" #21

Luego de lo que, sin dudas, fue un memorable y vertiginoso Anual, Jason y su Pandilla vuelven a sus andanzas. Eso si, lo hacen tan fragmentados, que cada vez es más dudoso si estamos hablando de un equipo de jóvenes héroes o no. Antes de comenzar con los spoilers, me gustaría invitar a todo quien lea esta reseña a, por lo menos, aproximarse al número; así podrá hacerse sus propias impresiones al respecto. Lo que se diga a continuación puede sonar un poco fuerte en términos de escaparse del conducto regular en lo que a una reseña supone, pero tiene un contenido interpretativo que no creo esté muy lejos de la realidad. Sí, porque esta serie, honestamente, no deja de darse tumbos y más tumbos: lo que prometía ser un renacimiento, de la mano de la joven promesa Tynion IV, parece que no es más que otra serie pomposa de relleno. En mi humilde opinión, la trama trata de ir de un lado a otro, encontrar su norte constantemente, pero, lamentablemente, trata de abarcar más de lo que puede. El género de la entrega no está definido: a ratos parece un cómic de ciencia ficción, en otros momentos uno de aventuras. En ocasiones nos encontramos ante un dramón de proporciones bíblicas y en otras, con un jocoso intercambio de chistes frescos.

En honor a la síntesis, no me enrollaré más con comentarios viscerales y pasaré a describir el cómic. Luego de ver a un típico Jason al más puro estilo Lorenzo Lamas, huyendo de un pasado que poco a poco se conforma como algo indeseado y en busca de un destino que no parece conformarse aún, pasamos directamente a la consulta del Dr. Strange. Sí, y una de las interrogantes que se había plantado en los números anteriores, brota rápidamente (no solo eso, si no que crece y se marchita también). Resulta que, acomplejado por una creciente crisis respecto a quien es amigo y quien no, Roy Harper a.k.a Arsenal, vuelve a sentarse en el sillón de la psicoterapia de Hugo Strange. El siniestro psiquiatra insiste en la debilidad emocional del arquero carmesí y no para de cuestionar la veracidad de las amistades que lo rodean. Ante esto, la expresión de pena de Roy se intensifica y vuelve a mostrarse como el acomplejado y, efectivmente, debil ex drogadicto.

Mientras tanto, una formal Kori espera a Roy - al parecer en secreto- pudiendo escuchar parte de su conversación con el psiquiatra. Justo en el momento en que la alienigena parece entrar en un incontenible enojo, tras las palabras de su acomplejado amante, Essence se hace presente. Una breve lucha se desarrolla entre los dos, pero no pasa a mayores, cuando el ser espiritual le advierte a la ex-Princesa acerca de un mal que se cierne sobre Los Outlaws y que tendría que ver precisamente con Hugo Strange. Tal parece que al fin nos enteramos que el psiquiatra era quién puso la recompensa sobre las cabezas de los jóvenes héroes, teniendo la firme intención de quedarse con todo el botín, pero sin dimensionar las consecuencias de sus irresponsables actos. La verdad es que es, muy a mi juicio, un poco ambigua la manera en que se explican los alcances del actuar de Hugo: ¿debemos interpretar que, sigilosamente, trabajó en el cerebro de su ex paciente, para sembrar las dudas y dividirlo con sus compañeros? Teniendo eso claro: ¿significaría que, divididos, serían más fáciles de derrotar y cobrar la suma indicada?

Volvemos a nuestro forajido héroe sin memoria. Meditando acerca de que, al menos, se había alejado la parte del exceso de explosiones, Jason es interceptado por un sujeto llamado Force, quien con solo un golpe hace añicos su motocicleta. Escapando a duras penas del desastre, el ex-Petirrojo es atacado por una interpretación New 52 de Lady Shiva, quien, en compañía de una ya presentada Cheshire, continúan acosando al confundido Red Hood.

Mientras tanto, el psiquiatra del año intenta convencer a Roy sobre su propia debilidad, pero es repentinamente interrumpido por Starfire. La ex-Princesa le pide a su compañero que no crea una palabra de lo que el Strange dice, explicándole que lo que él consideraba un viejo apoyo y amigo, no era más que un maquiavelico y torcido villano (que por cierto hace su primera aparición en los New-52). Justo cuando las cosas están por ponerse más confusas, los archienemigos del clan de All Caste, The Untitled, hacen su aparición. Su líder, un tipo de barbas y túnica, bromea sobre como los mortales gastan su tiempo peleándose entre ellos, atribuyéndose a si mismo y a su clan, el status de dioses.

En medio del mismo sendero bordeado por árboles donde se ha desarrollado toda la pelea, Jason continua su desesperada batalla contra una Lady Shiva que sin duda lo supera en habilidades, logrando ganar algo de tiempo al arrojarle su máscara, detonándola y pudiendo escapar de la artista marcial y de Cheshire. Sin embargo, todo esfuerzo queda anulado cuando nuestro héroe es sorprendido por las garras del extravagante villano December Graystone, quedando prácticamente fuera de combate, a merced de Bronze Tiger. Este último no pierde su tiempo y comienza a explicar las verdaderas intenciones de la captura: realmente no están en busca de Jason para eliminarlo, si no que por un fin que parece ser superior. El bestial cabecilla de esta versión de la Liga de los Asesinos, le pide a su comapñero December que los lleve a casa, a través de lo que es, al parecer, un conjuro de teletrasportación interdimensional. Los viajeros, junto con un desentendido Jason, aparecen en unos parajes similares a los de All Caste: se trataría de la ciudad secreta de La Liga de los Asesinos, donde, según Bronze Tiger, comenzaría la nueva vida del amnésico héroe.

En el plano terrenal, Hugo Strange es encarado por su paciente, pero el primero se hace totalmente el loco y huye despavorido, comprendiendo que el conflicto que desató está completamente fuera de sus manos. El clan The Untitled señala sus verdaderas intenciones (otros más que hacen un mea culpa respecto a sus verdaderas intenciones). Según parece, los malvados monjes quieren entrar a toda costa a las tierras sagradas de La Liga de los Asesinos y sin duda, no precisamente para tomar té con galletitas. Para esto, es necesario romper unos sellos que impiden su entrada a estos parajes y para tales propósitos deciden pedirle ayuda a los Outlaws. Una vez más, las opiniones sobre el actuar se dividen: mientras Roy piensa que lo óptimo sería ayudarlos y recuperar a Jason, Kori cree que deben encontrar más respuestas aún, por medio de Essence. Como nadie quiere ceder en su postura, los amigos/amantes deciden dividirse, no sin antes dejar que broten unas lágrimas de los ojos del, a estas alturas bastante lloroncito, arquero carmesí.

Para finalizar la entrega, tenemos un increíble plano panorámico de la ciudad de la Liga de los Asesinos, Eth'Alth' Eban. Realmente el dibujo es sorprendente y lleno de detalles, haciendo además un visible homenaje a los Man-Bats Ninja que Morrison introdujo al Universo DC, enemigos propios de sus historias. Para finalizar la entrega, la revelación que es probablemente la más importante que se ha hecho durante todo el transcurso de esta serie: Jason ha sido elegido para liderar a la Liga de los Asesinos. ¿Elegido por quién? Pues ni idea.

Como se señaló en las primeras líneas de esta reseña, este número, a mi juicio personal, baja mucho el nivel respecto al Anual. Creo que se han incluido demasiadas tramas secundarias, así como demasiados personajes con motivaciones ambiguas. Tras la última lectura, había quedado con la total certeza de que la Liga de los Asesinos eran los reales malos de esta entrega, mas nos encontramos con que no lo son del todo. Incluso podemos decir que The Untitled tampoco parecen ser del todo malvados. Es cierto que parece ser entretenido el hecho de que, por una cosa de perspectivas, no esté muy clara la altura moral con la que actúan los personajes dentro de un relato, pero pienso que en "Red Hood And The Outlaws" ese recurso se ha explotado en demasía: no sabemos de las motivaciones o éstas se revelan demasiado tarde, cuando el interés ya ha decaído. Supongo que James Tynion IV ha tratado de tejer un relato donde las incógnitas tengan gran protagonismo, pero no sabría decir, a ciencia cierta, si lo está logrando.

Quien sí me ha sorprendido de manera grata es Julius Gopez. Si bien el dibujante no ha dejado su controversial estilo sucio, me atrevo a decir que se ha esmerado muchísimo más en su trazo. Los parajes de la ciudad secreta son absolutamente sorprendentes, y los rostros se han trabajado un poco más. Ya no tenemos -o al menos no tanto- el conflicto con la feminidad del rostro de Starfire. Lo mismo con sus compañeros de equipo.

En resumen, tengo la sensación de que la entrega fue bastante floja, mas me gustaría saber, al menos por uno o dos números más, como desemboca esta recién inaugurada trama principal: Jason está pedido por la temible Liga de los Asesinos, para sembrar el terror liderándola. Ahora bien: ¿será, efectivamente, aquella la trama principal? Esperemos que sí. No sé si pueda seguir bancándome más sorpresitas. ¿Qué piensan ustedes?

6 Batcomentario/s:

eddison mendez dijo...

como dije antes,la serie esta 3/5 aun no quiero criticarla mucho prefiero esperar a que termine todo esto

Adán Velasco dijo...

Honestamente yo sigo encontrándole hoyos al asunto, pero si vienes al titulo descontando todo lo ocurrido durante el run de Lobdell es una historia entretenida y sin muchas pretensiones. Que suerte que Damian este muerto para que no reclame el robo de su derecho de nacimiento ¿no?

eddison mendez dijo...

Adán Velasco me has dado esa idea,puede que al morir damian la siga de asesinos le quiera dar el puesto a jason ya que de los robins el y damion son los que son mas sercanos con la liga de asesinos,los 2 tienen historia con todo eso

Adán Velasco dijo...

Personalmente creo que es treta por parte de Tiger y los Untitled. Mi teoría es que Jason al ser el último del all-Caste puede acceder a un secreto ya sea en la ciudad de la liga o los Hundred Acres of All, le arman el teatrito para que los lleve a donde quieren (el pozo de maldad que dio origen a los Untitled quiza) y una vez que lo tengan al alcance, traición. Dejando a Starfire y kory como quienes salven el día en último momento y al menos le daría una razon para el borrado de memoria.

Pero mi principal motivo para creer que es una treta es el hecho de que vimos a R'as vivo y dirigiendo a la liga en el Detective Comics de este mes.

Anónimo dijo...

Pues a mi me ha gustado tan solo por el hecho de que por fin sacan bandos (quiza todos terminen siendo villanos pero al menos hay enemigos claros) y porque parece que contaran sobre All caste y Untitled que en los primeros numeros de la serie se me hacian interesantes y que luego se abandono en la trama por los tantos crossover con las otras series de batman

Bruce Wayne dijo...

Esta serie tiene muchísimos personajes, muchas su tramas y eso cansa.

Además,yo sigo esperando a Deathstroke, se presento en esta serie regular en ese mini cruce que tuvieron con Teen Titans, sorpresivamente , Deathstroke decía que había un trabajo encantado de hacer gratis, y destruía una foto de los outlaws ... Ojalá hagan algo con esto quiero ver un Slade Wilson versus Jason Todd...