¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 24 de julio de 2013

 
Bienvenidos una semana más a Batman y los videojuegos, sección bisemanal en la que desgranamos todo lo relacionado con el Hombre Murciélago y el ocio electrónico. En esta ocasión continuamos desgranando las novedades de los videojuegos de DC Comics, puesto que como podéis comprobar, llevamos un año de lo más movidito: Injustice: Gods Among Us (del que dentro de poco os traeré noticias nuevas y jugosas), Infinite Crisis, Scribblenauts Unmasked y como no, Batman: Arkham Origins.
En nuestra última entrega vimos lo que nos ofrecía la versión principal del juego, destinada a las plataformas de Xbox 360, Playstation 3, Wii U y PC, pero nos quedamos con las ganas de conocer qué nos ofrece Arkham Origins: Blackgate, versión para las portátiles Nintendo 3DS y Playstation Vita, la cual no es una mera conversión de tres al cuarto, sino un juego totalmente nuevo y que espera hacer gala de las funcionalidades de ambas plataformas. Aquí en El Blog de Batman hemos disfrutado recientemente de una breve demo de la versión de 3DS, por lo que un servidor está más que contento de compartir con toda esta batifamilia qué le ha parecido el juego de marras. Sin más dilación, comencemos.
El juego es una continuación directa de los eventos ocurridos en la versión de sobremesa, así que habrá tener mucho cuidado con los spoilers de cara al jugar a este título. Como es de esperar, nos encontramos ante un juego de exploración y combate, solo que esta vez el desarrollo es puramente bidimensional. Sin embargo, Batman no solo tendrá que desplazarse de derecha a izquierda como en todo juego en 2D, sino que también deberá saltar al fondo de la pantalla y moverse entre distintos planos, aprovechando así la capacidad tridimensional de la portátil de Nintendo.


 Muchos no han tardado en calificar a Batman: Arkham Origins: Blackgate como un MetroidVania, es decir, la unión entre la exploración de los Metroid y la acción de los Castlevania de Konami. Sin embargo, casi podríamos decir que estamos ante un MetroidBatman. A la fórmula de exploración, Batman: Arkham Origins: Blackgate añade la jugabilidad propia de la saga Arkham, mucho más lenta y pausada que en la de la lucha de los Belmont contra Drácula. Además, en la demo que pudimos probar, se pudo comprobar como los puntos de experiencia de los anteriores Arkham han desaparecido. Aquí la única recompensa por haber vencido en el combate es nuestra satisfacción personal. Los enemigos son mucho más duros, los movimientos de Batman son más lentos y los combates se pueden terminar con un buen par de golpes. ¿Entonces, dónde está la gracia? En que la estrategia, el control del tiempo de reacción a la hora de contraatacar y el uso de los gadgets serán más importantes que nunca. 
Lo mismo se puede decir de los enfrentamientos contra enemigos con armas de fuego. Como todo buen Arkham, tocará emplear todos los elementos del entorno, así como nuestros cachivaches para ir liquidando poco a poco a los enemigos y hacerles sentir el miedo de luchar contra el Goddamn Batman.
¿Y cómo desbloqueamos nuevos movimientos y artilugios? De forma muy sencilla: cumpliendo misiones secundarias y avanzando en la propia trama. No os preocupéis por este cambio de enfoque. El Encapotado seguirá teniendo todos sus artilugios a nuestra disposición. Es solo que ahora conseguirlo no será tan sencillo. El componente estratégico es sumamente importante en Arkham Origins: Blackgate.
En lo referido a las partes de plataformas, lo cierto es que los amigos de Warner Bros han simplificado un poco las cosas. Batman cuenta con salto automático para ir de un saliente a otro y trepará automáticamente por una pared si esta no es demasiado grande. En caso de que no pueda hacerlo, entonces tocará emplear la batgarra, ya de manera manual como en el resto de juegos.


Como podéis ver, las partes de combate han cambiado bastante aunque conservan la esencia en sí de la franquicia. Lo mismo se puede decir de las partes de exploración. Conductos de ventilación, uso del Modo Detective para buscar pruebas o cualquier elemento del entorno que nos permita continuar en nuestro periplo. Lo cierto es que la pantalla táctil de Nintendo 3DS le viene como anillo al dedo a Batman, puesto que podemos aprovecharnos de ella como si fuera un escáner con el que analizar no solo los elementos del entorno, sino a los enemigos, su armamento, alcance, etc. Se nos ha asegurado que el Modo Detective no quedará únicamente en esto, y que están añadiendo nuevas y mejores funcionalidades. A ver con qué nos sorprenden.
Gráficamente el juego es bastante digno, si bien no es la panacea. Algunas animaciones chirrían bastante, y algunos personajes (especialmente los matones), cuentan con un modelado bastante plastificado e irreal. Muchos de ellos son algo más pequeños de lo que debieran, pero no os preocupéis, puesto que estamos ante una versión aún por terminar del juego. Es de esperar que estos detalles se pulan de cara al lanzamiento del juego. Los escenarios que pudimos comprobar estaban ambientados en los tejados y suburbios de Gotham City, trasladando la magnífica decadencia de la ciudad a la portátil.
Y para que no se diga que nos decantamos por una consola u otra, os mostramos también el gameplay de la versión para Playstation Vita, la cual hará también uso de la pantalla táctil, en este caso para el empleo de la batgarra.


La demo terminó con un enfrentamiento contra Catwoman, la cual nos obligó a hacer acopio de todas nuestras habilidades de lucha y a tener en cuenta una vez más el factor estratégico del título. Arkham Origins: Blackgate no es un machacabotones. Ni lo penséis por un segundo. Es un título de aventura, exploración y combate denso, en la línea de los anteriores títulos. Si disfrutásteis con Arkham Asylum y Arkham City, dentro de poco podréis tener el primer juego de la serie para llevar a cualquier lado con vuestras portátiles, lo cual es todo un lujo. ¡Hasta la próxima, batifamilia!

0 Batcomentario/s: