¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 14 de agosto de 2013

Como lo ilustran las portadas de cada número que pasa, estamos cada vez más cerca de llegar al momento en que Bruce Wayne se calza por primera vez el traje de Batman para salir a combatir el crímen en su ciudad, pero antes de eso es preciso llegar al momento donde Bruce decide convertirse en el Hombre Murciélago y eso es lo que ocurre en estas páginas, siendo este número una pieza clave para el origen del Encapotado en los New 52. Aunque claro, siendo esta una nueva versión de "Year One", es de esperar que Scott Snyder aproveche para dejar su propia marca personal en el Bativerso al darle unas cuantas vueltas de tuerca al nacimiento del personaje. Después de todo, de esto se trata "Zero Year", de contar lo que ya se contó de una forma más interesante y fresca, aunque me veo en la obligación de poner un punto importante sobre la mesa previo al inicio de esta reseña.

Inicialmente se dijo en más de una oportunidad que esta historia no iba a reemplazar el trabajo de Miller y Mazzucchelli, puesto que en cambio tomaría ciertos elementos de su "Año Uno" para adaptarlos a los tiempos modernos pero a esta altura ya es bastante obvio que esta historia está desplazando de cuajo a la mítica obra de 1987, cosa que queda bastante en evidencia cuando leemos esta entrega y vemos que Snyder y compañía cambiaron de forma considerable uno de los momentos esenciales de dicha historia. No me malinterpreten, me viene gustando mucho lo que están haciendo con "Zero Year" y soy un fan de la nueva escuela, con lo cual no me incomoda que cambien, reemplacen o adapten ciertos conceptos, escenas o personajes, simplemente me molesta que digan "No, no tocaremos 'Year One'" cuando evidentemente lo están manoseando de todos lados. No es algo que afecte la calidad de "Año Cero" ni mucho menos, pero si me gustaría que admitan de una vez que este es un cambio radical para la historia de Batman y que, luego de este arco argumental, "Año Uno" quedará totalmente fuera de continuidad para seguir existiendo únicamente en nuestras bibliotecas.

Ahora si, pasemos a analizar el número sin más preámbulos. Tengan cuidado porque habrá spoilers a montones, así que tengan cuidado y continúen leyendo esta entrada bajo su propia responsabilidad.

Todo comienza tal como lo habíamos dejado el mes pasado. La Pandilla Red Hood hizo explotar el departamento de Bruce Wayne por encargo de Edward Nigma, sin embargo el Hijo Pródigo de Gotham City logró salvar su vida de milagro tras protegerse con el escudo de una vieja armadura medieval. Tal es así que el grupo de Encapuchados ingresó al lugar y cuando vieron que su víctima seguía con vida, decidieron golpearlo casi hasta matarlo, pero no sin antes informarle de una revelación muy importante tanto para la historia como para el personaje en sí. Resulta ser que entre golpe y golpe, el líder de la Pandilla, Red Hood Uno, le agradece a Bruce por haber provocado indirectamente el asesinado de sus padres, ya que eso cambió la vida de este oscuro villano que, suponemos, sería el Joker en el futuro. El hecho de que los Wayne hayan muerto al azar, en manos de un criminal cualquiera, por unas perlas y unos billetes, el hecho de que haya sido algo brutal y repentino inspiró a este sujeto a crear la banda criminal más prominente de Ciudad Gótica por ese entonces. De esta forma, el asesinato de Thomas y Martha Wayne nos solo inspiró el nacimiento del Caballero Oscuro, sino también de Red Hood, uno de sus más legendarios enemigos.

Una vez que el fuego se intensifica demasiado, Red Hood y su Pandilla se retiran de la vivienda dejando a Bruce librado a su suerte. Con sus últimas energías, nuestro héroe se arrastra hasta la suerte de Bat-Cave ubicada bajo el departamento y desciende en un ascensor montacargas hasta las alcantarillas de la ciudad, que lo llevan directamente a la Mansión Wayne, lugar al que logra entrar para luego desmayarse a causa de los golpes y la pérdida de sangre.

En Wayne Enterprises, Philip Kane está totalmente furioso por la supuesta muerte de su sobrino, cosa que lo lleva a querer acabar con Nigma, que fue quien diera la orden. Antes de que Philip gatille, el futuro Riddler se jacta de que no hay nada que pueda hacer ya que él siempre estaría un paso adelante. Dice que si moría, se abriría una investigación policial que pondría al descubierto ciertas cosas que comprometerían gravemente tanto al propio Kane como a su negocio. Sin embargo, Philip tenía una suerte de plan te contingencia para esto, ya que aparte de tener todos los archivos relativos a sus asuntos turbios en un servidor seguro, había instalado en el piso de la oficina de Nigman un electroimán gigante que, al activarse con una contraseña que consistía de una palabra, es capaz de borrar cualquier tipo de rastro que relaciones a este criminal con el empresario. Pero claro, como no podía ser de otra manera, el maestro de las adivinanzas y las incógnitas sabía la clave, "Cain", y activa el imán en el preciso momento que el viejo Kane iba a dispararle, dejándolo tendido en el suelo a causa del implante metálico que tenía en su cabeza por una operación previa. Agonizando pero aún con vida, Kane le dice a Nigma que no es nadie, que siempre será un mero signo de interrogación, a lo que este último hace oídos sordos y se despide, aparentemente para ir a buscar trabajo con la Familia Powers, de quienes ya hemos hablado en el pasado y podrían tener un rol importante en el futuro próximo.

De regreso en la Mansión Wayne, Bruce recupera el conocimiento justo cuando Alfred terminaba de realizarle unas curaciones para su brutal golpiza. Cocido al punto de parecer literalmente Frankenstein y con su cara hinchada como si lo hubiera atacado un panal de avispas, Bruce se incorpora y pasa a tener una bonita charla con su fiel mayordomo, permitiéndoles limar sus asperezas y formar el lazo inquebrantable que permanece intacto hasta el día de hoy. Alfred reconoce estar profundamente dolido por no haber podido salvar a los Wayne, pero le dice a su amo que sin importar lo que pase, siempre estará a su lado para curarlo cuando sea necesario, a lo que Bruce simplemente responde poniéndole una mano en el hombro. Acto seguido, Bruce se levanta y comienza a deambular por la casa.

Cae la noche y Bruce ingresa al estudio de su padre, con una caja en mano. Esta caja contenía varios efectos personales y recuerdos, entre ellos el Mapeador Visual que tanto habíamos visto en las entregas previas. Desesperado y desconsolado, Bruce se acerca hasta la escultura de su padre, a quien le pide que le de algún tipo de respuesta para poder continuar de forma efectiva con su lucha contra el mal. En ese momento, el mentado artilugio creado hace años por Lucius Fox se activa y genera, en la habitación, una mapa 3D de la cueva en la que Bruce cayera cuando era niño, hecho que presenciamos en el número anterior. Asombrado, Bruce se asoma por la ventana de la pieza y es atravesado por una bandada de murciélagos holográficos. Observando todos los murciélagos a su alrededor, Bruce se sienta en un sillón frente al busto del Dr. Wayne y coloca el aparato sobre una mesa, para luego decir la mítica frase que todos estábamos esperando: "Si, padre. Me convertiré en un murciélago". De pronto, el Mapeador Visual cae al suelo y se rompe en cientos de pedazos, poniendo fin a la proyección. Gracias a esto, Bruce se percata que el murciélago sobre la estatua de su padre, que lo estaba mirando fijamente, era real. Instantes después, el mamífero levanta vuelvo para irse del lugar. Continuará...

El back-up, nuevamente muy breve, nos muestra a Bruce formando parte de un ritual bélico en Noruega, a la edad de 24 años. Luego de aprender a manejar en situaciones extremas y a utilizar su mente para lograr lo imposible, Bruce decidió que era hora de perfeccionar su cuerpo para convertirlo literalmente en un arma y para ello acudió a la líder de esta tribu o comunidad, cuya creencia era que en batalla todo se resumía a matar o morir. Sin embargo, las convicciones de nuestro héroe jamás le permitirían quitarle la vida a alguien, por lo cual pasa horas y horas combatiendo con una incontable cantidad de hombres hasta llegar a un punto donde nadie se quería enfrentar a él, puesto que lo veían como una especie de demonio. Continuará...

A diferencia de los capítulos anteriores, esta ha sido una entrega mucho más tranquila, una suerte de descanso que Snyder utilizó para tomarse el debido tiempo y desarrollar, con sumo respeto a Miller y Mazzucchelli y un increíble lujo de detalle en todo sentido, el momento más importante en la transición por la que atraviesa Bruce en esa etapa de su vida. Realmente no es un capítulo que sacuda las bases del Universo Batman ni nada por el estilo, pero si es un capítulo fundamental para lo que hace este arco pues contribuye, con pequeños pero importantes detalles, a la mitología general y a la historia contemporánea del Detective Encapotado.

Un punto interesante para remarcar es que Snyder ata el origen de Batman con el origen de Red Hood, convirtiéndolos en personajes mucho más cercanos y complementarios de lo que jamás fueron. A esta altura casi no quedan dudas de que este Capucha Roja se convertirá un día en el Payaso Príncipe del Crímen, algo que sería bastante significativo teniendo en cuenta los datos precisos en cuanto a su pasado y no me refiero solo al tema de los Wayne sino a que también nos enteramos, por ejemplo, que vivía con padres adoptivos. En sí, todos estos son detalles un tanto someros y que a lo mejor no tienen la importancia que pretendo darles, pero no puedo evitar preguntarme si Snyder planea usar "Zero Year" para contar, además, la concepción definitivo del viejo y querido Mr. J..

Eso si, un detalle: teniendo en cuenta que uno de los ciudadanos más prestigiosos de Gotham ha sufrido un importante atentado a su integridad física en su propio hogar, ¿eso no derivaría en una exhaustiva investigación? ¿Y esta investigación, teniendo en cuenta los destrozos, derrumbes y rastros de sangre a lo largo de toda la propiedad, que se extienden por vaya a saber cuánto hasta llegar a la Mansión Wayne, no pondrían en riesgo la situación de Bruce y Alfred? Digo, me parece que sería algo para considerar ya que por obvias razones no se puede dejar de lado y podría llegar a tener repercusiones en la vida de nuestro héroe y de sus pocos allegados.

En cuanto al back-up sinceramente no sé que decir. Las historias son buenas y tienen potencial, pero por desgracia no tienen la extensión necesaria como para ser bien desarrolladas. Eso si, en este caso Snyder, Tynion y Albuquerque pusieron sobre la mesa un tema muy interesante que es el que mencionaba antes: matar o morir. Obviamente la esencia y la moral chiquilina de Batman lo han llevado toda su vida por el camino del bien, ese particular camino que siempre lo ha separado de sus enemigos, sin embargo su instructora le dice algo que vale la pena tener en cuenta: "Librar una guerra sin matar... Simplemente no hay forma de ganar sin ella. Puede que ganes algunas batallas, pero no la guerra. No, tus oponentes van a continuar volviendo una y otra y otra y otra vez... Porque saben que no eres capaz de cruzar la línea". Personalmente, creo que esta línea refleja el mayor defecto del personaje y, a decir verdad, el de todos los super héroes en general. Si, está bien, a fin de cuentas los buenos siempre triunfan por sobre los malos, pero eso no quiere decir que los malos eventualmente no vayan a escapar o revivir y a atacar con el doble de brutalidad que en un principio. A lo que voy es, ¿cuántas vidas habría salvado Batman si hubiese matado al Joker durante su primero encuentro? ¿O a Two-Face? ¿O a Poison Ivy? ¿O a cualquiera de sus otros enemigos? O sea, si, en caso de que esto se ocurriera de esa forma, no habría posibilidad de que los villanos evolucionen como personajes y se conviertan en una parte importante, en este caso, del Bativerso pero eso no quiere decir que no puedan seguir apareciendo villano tras villano luego de la muerte del anterior. Mientras haya distintas mentes creativas detrás de la franquicia, por más que un villano muera, siempre habrá otro que aparezca para reemplazarlo y perfeccionar sus fallas o errores. No se, yo soy partidario de que al menos Batman debería matar y esa sería una muy buena solución para todos sus problemas, pero este es un eterno debate que nunca llegará a buen puerto pues hay demasiadas opiniones divididas. ¿Ustedes que piensan sobre esto?

Realmente no hay mucho más que comentar sobre el guión pues este fue mayormente un número dedicado a lo visual, presentando algunas secuencias majestuosamente ejecutadas por el equipo artístico de manera muy cinematográfica, como ya nos tienen acostumbrados. Las escenas iniciales que relataban en paralelo el ataque de Bruce y su posterior llegada a la Mansión Wayne me parecieron espectaculares, realmente me gustó mucho la forma en que fueron intercalando los hechos, pero no caben dudas de que el momento más espectacular de esta entrega se produjo en el estudio del Dr. Wayne. A medida que iban avanzado las viñetas, podía imaginarme la secuencia como si fuera una película, con la música épica de Hans Zimmer de fondo. Les aseguro que al leer estas páginas realmente sentí que estaba presenciando el auténtico nacimiento del Encapotado y me llenó de una emoción muy particular.

Hablando del apartado gráfico, Greg Capullo y FCO Plasencia realmente volvieron a superarse a sí mismos, aunque esta vez no me terminó de convencer el trabajo del entintador Danny Miki. No digo que su técnica no sea la adecuada, ya que es capaz de lograr grandes resultados y por lo general le imprime una impronta muy llamativa a los lápices de Capullo, sin embargo hay algo que vengo notando en su forma de trabajar, algo que particularmente resaltó mucho en esta entrega y eso es el hecho de que en más de una ocasión se notan las pinceladas o los trazos originales del entintado, provocando que en vez de haber un negro uniforme y sin imperfecciones, haya un negro que pareciera difuminado. Y no me refiero a un efecto de difuminado digital, sino a que se notan las defectos que quedan en el papel de la página original luego de ser entintada, algo que a mi parecer no debería verse. Ya sea esto culpa o tarea de FCO o de Miki, considero que es un detalle con el que deberían tener más cuidado ya que, si bien no es una parte esencial en lo que hace a lo visual, es algo que se nota y que puede restarle puntos a la valoración general del número cuando es captado por maniáticos obsesivos como yo.

Sin mucho más para agregar, simplemente voy a concluir diciendo que este fue un número normal, ni muy bueno ni muy malo. Al igual que el primer capítulo de "Zero Year", fue un número bueno que avanza lento pero seguro hacia la que podría ser una de las más grandes historias Batmaníacas de todos los tiempos, aunque para descubrirlo aún tenemos una larga espera por delante.

¿Opiniones?

5 Batcomentario/s:

Anónimo dijo...

por lo que hasta ahora se esta viendo, esto (el año cero como tal) aunque bien contado, pinta a ser simplemente contar una vez mas -añadiendo mas detalles superfluos como tu mismo mencionas- una historia que ya conocemos bastante bien, y a la cual dudo mucho que a la larga Snyder altere sustancialmente; a lo que me refiero es a lo que el querido pelon escoces indico con el cierre de su run con el murcielago,la metafora del oroboro: si, Batman nunca morira y en gran medida nunca cambiara, asi, tal como ha forzado a ponerlo el flashpoint, esto de escoger entre año cero y año uno, para mi, mas alla de detalles gueek -inconsistencias en edades, en el paso del tiempo, en diseño artistico- es una cuestion de gustos

Anónimo dijo...

DANIEL
NO ME QUEJO DE LA HISTORIA QUE SNYDER VIENE CONTANDO (AUNQUE SI ME PREOCUPA MUCHO SU FINAL), PERO CREO QUE HIBUESE SIDO MUCHO MEJOR, DECIR DESDE EL PRINCIPIO QUE ESTO SERIA UNA REVERSION DEL MENTADO YEAR ONE, NO ESTA MAL ADAPTARLO A TIEMPOS MODERNOS, PERO NO ESTA BIEN VENDER UNA COSA Y TERMINAR EN OTRA (AUNQUE NO SEA LA GRAAAAN DIFERENCIA, PERO IGUAL). YO ESPERABA QUE BRUCE SE ENFUNDARA EN TRAJE AL FINAL DEL ARCO O NUNCA DENTRO DEL MISMO.

SOBRE LO DE UNIR LOS ORIGENES, ES AHI DONDE NO ME AGRADA LA IDEA, QUIERO DECIR, BATMAN ES UNA FUERZA DEL BIEN CREADA POR EL DOLOR DE UN NIÑO EN UN HECHO AISLADO, AZAROSO Y SIN SENTIDO.
UN ASESINATO FORTUITO QUE HARIA QUE UN NIÑO SACRIFICARA INFANCIA,ADOLESCENCIA,ADULTEZ Y SU PROPIA VIDA PARA CONVERTIRSE EN BATMAN Y LIMPIAR SU CIUDAD DEL MAL QUE LE ARREBATO A SUS PADRES.
CREO QUE ESO DE UNIR LOS ORIGENES DEL HEOROE CON SU VILLANO LE RESTA IDENTIDAD A AMBOS, PASO LO MISMO CON LO DEL TRIBUNAL DE LOS BUHOS Y TOMAS/OWLMAN
PASO ESTO TAMBIEN EN EL RUN DE MORRISON DONDE CONTANDO FINAL CRISIS Y EL REGRESO DE BRUCE WAYNE , SE PODIA INTERPRETAR COMO QUE PRACTICAMENTE BRUCE ESTABA DESTINADO A SER BATMAN Y ENLAZADO AL ORIGEN DEL DOCTOR HURT.(SIN LA ELECCION DE SERLO, SIN EL LIBRE ALBRDRIO SERIA COMO UNA VICTORIA PARA DARKSEID AL FINAL)
POR ESO NO ME GUSTA MUCHO ESTA IDEA.
ALAN MOORE RETRATO PERFCTAMENTE QUE BATMAN Y JOKER SON DOS CARAS DE LA MISMA MONEDA SIN LA NECESIDAD DE ELNAZAR SUS ORIGENES (DESDE TAN AL PRINCIPIO, DIGO).

QUE RIDDLER ANDE POR AHI ES INTERESANTE, SERIA BUENO UN CAMEO DE HARVEY DENT,PAMELA ISLEY, ALGUNA LEYENDA URBANA SOBRE COCODRILOS GIGANTES EN LAS ALCANTARILLAS O ALGUNA HARLEY RECIEN GRADUADA POR AHI.

SALUDOS AL BLOG ,
SIGAN ASI

Anónimo dijo...

A mi me parecio un capitulo un tanto de relleno, pese a ello tiene partes importantes como la explicación del origen de la banda Red Hood o la renovación de la mitica escena de "me convertire en murcielago". Por un lado me alegra que ya pasara la parte introductoria, para adentrarnos al terreno desconocido de los primeros trabajos de batman en los cuales seguramente la reacción de los criminales no sera la esperada por bruce o al menos la idea inicial de batman puede que sea distinta a lo que venimos viendo, un batman que se deja ver a plena vista y amable con el publico como en los 60s y luego cambiar al batman que conocemos, por ejemplo.
Por otro lado, tambien me deja algo triste que aquel batman: the return, escrito por morrison se vea alterado en sus primeras paginas por esta nueva historia, muy poco queda de lo que morrison construyo, damian murio, la franquicia quedo diluida (aparentemetne), no rastros de hurt, una lastima.
Con respecto a la pregunta de que si batman debe matar, mi respuesta seria no, apoyandome en el ultimo numero de batman inc. "batman no mata" eso dice katy kane, alguien más se ensucia las manos por el. Aun asi, creo que puede haber sorpresas en ese aspecto y si batman tomara esa decición deberia ser en sus primeros años y la persona a matar seria el lider de los red hood, el moriria y renaceria como el joker, dandole de paso una lección sobre las concecuencias de disponer de la vida de alguien.
Gran reseña, esperando la de trinity war.

Anónimo dijo...

Muy buena critica gente, tratando de informarme mucho ya que todavia no llege hasta aca ( recien este mes me llega el primer episidio de Zero Year). Pero Snyder por mi parte tiene carta blanca, sus dos sagas anteriores ya han demostrado que el tipo se banca hacer una historia a la altura del encapotado. Creo que esta historia no va ser la exepcion y vamos a poder ver un nuevo origen de Batman para las nuevas generaciones.

raul hdez dijo...

Son jaladas. Esta historia es un insulto para el origen de Batman. Año uno siempre será la verdadera historia del Batman original. Lo demás solo son copias y refritos mal logrados.