¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 28 de agosto de 2013

Reseña: "Injustice: Gods Amons Us" - 22ª Parte

Amigos lectores! Aquí una nueva reseña de "Injustice: Gods Among Us".

Finaliza el pequeño arco argumental sobre la invasión de El Hombre Murciélago a La Fortaleza de La Soledad, dejando un saldo extremadamente negativo para el lado de "los chicos buenos" (team Batman).


   Recordemos que en entregas pasadas, Batman tuvo la brillante idea de irrumpir en casa de Superman con el fin de tirar por la borda su plan de crear un ejército de super soldados al servicio (al menos a ojo del lector) del siempre villanesco Lex Luthor, resultando en una masacre de niveles astronómicos.
Hablando de astronomía, ¿qué fue del buen Capitan Atom, explotando en lo profundo del espacio? Pues se murió así sin más, dejó a Wonder Woman con algunas heridas de consideración (bastante bien resueltas por el arte presente en este número, motivo de aplausos) y a un Superman algo gastado, pero sin más daño que una capa quemada y uno que otro agujero en el traje (demás está decir que la explosión de una bomba atómica ni siquiera dañó el transmisor que el Boy Scout llevaba en su oreja) cosa que me decepcionó un poco, me hubiese gustado ver a un Superman un poco más agitado, adolorido, quemado y curado por el Sol. Todos sabemos que es SUPER, pero tampoco para terminar simplemente con un ojo rojo como si hubiese jugado en la PC toda la noche, en fin...
Regresando a la trama, nuevamente se pone de manifiesto el hecho de que ahora Superman estará en la vereda de en frente con respecto al gobierno de EE.UU. dado que "han mandado a matarlo" y eso resulta ser un acto intolerable para quien será el nuevo jerarca de la humanidad.


   Allá en la Fortaleza, Green Arrow intenta hacerse con las píldoras que otorgan super poderes, pero (AVISO DE SPOILER) termina muerto a manos de Superman.

Quisiera detenerme aquí un instante. Ya todos sabemos que están tratando de acostumbrarnos a la idea de que Superman efectivamente se toma las licencias de un dios y así es que puede matar sin contemplaciones, dado que se trata de un ente divino y por ende bla bla bla... pero ¿es realmente necesario hacer avanzar la historia de muerte en muerte? ¿Es realmente efectivo que el único "condimento" que haga al lector sentir ganas de seguir leyendo sea ver quién se va a morir a continuación? En mi humilde opinión, si se juega esa carta, el hecho de que El último Hijo de Kryptón asesine así sin más, va en detrimento de una buena historia, cosa que no se soluciona simplemente con algunos planteos morales por el bien mayor, para mí va un poco más allá, no digo que NO mate, sino que lo haga en una circunstancia que no sea meramente de promoción sino algo que represente más que un mero "morbo".


La mano ensangrentada del asesino, el plano contrapicado imponiendo grandeza, haciendo hincapié en el símbolo del pecho, la víctima suplicando piedad... En cuanto al arte: sublimes, en cuanto a la historia: no me convence.

   En sus últimos instantes de vida, Oliver Queen logra enviar un mensaje de salvación a Batman y su equipo, arrojando una flecha con una de las pastillas de Superman, abriendo una nueva posibilidad de derrotar a El Hombre de Acero (detalle divertido fue ver un disparo rebotando en Superman y terminando en el brazo de Papá Kent).


¿Será la pequeña píldora suficiente para derribar a un hombre capaz de mover montañas sin sudar una sola gota? Esto y mucho más en la próxima reseña. ¡Batisaludos!

0 Batcomentario/s: