¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 2 de octubre de 2013

Batman y los videojuegos: Justice Unbalanced


¡Saludos, queridos lectores! Un nuevo miércoles vuelve a ustedes Batman y los videojuegos, la sección más electrónica de este, su ilustre sitio para rendir culto al Murciélago: ¡El Blog de Batman! En la entrega de hoy me permitiré un pequeño salto atrás en el tiempo, puesto que si bien actualmente nos encontramos reseñando los juegos más recientes del personaje, hace escasos días descubrí una rareza digna de compartir con todos los fans del personaje: ¡Los juegos educativos de Batman! Tal y como suena, Batman no solo cuenta con uno, sino hasta con tres juegos destinados a los más pequeños de la casa, por lo que como niño grande que soy, no perdí el tiempo y me dispuse a probarlos.

De semejantes rarezas solo pude encontrar Batman: Justice Unbalanced (2003), pero tiempo atrás The Adventures of Batman and Robin Activity Center (1996) supuso el primer acercamiento del héroe de Gotham en este tipo de videojuegos. A este Justice Unbalanced le acompañó el mismo año Batman: Toxic Chill, aunque como ya dije hace escasas líneas, hacerse con ellos de forma no fraudulenta es harto complicada. ¿Y quiénes son los responsables de estos videojuegos? Pues los veteranos de The Learning Company, expertos en este tipo de propuestas con juegos de Star Wars, Prince of Persia o Carmen Sandiego.

Justice Unbalanced es un producto destinado a niños de 7 a 10 años, lo cual chirría un poco tratándose de Batman. Pero no os preocupéis, ¡jóvenes prepúberes, porque no veréis ni un solo puñetazo en todo el juego! ¡Santa basura, Batman! ¿Entonces cómo derrotaremos a Two-Face y al Pingüino en esta ocasión? Muy fácil, Robin: resolviendo rompecabezas como si no hubiera un mañana.


De este modo, nos encontramos con una aventura gráfica bastante facilona en la que Batman y Robin (este último tan solo está para tocar las narices al bueno de Bruce) deben viajar por Gotham a bordo del Batimóvil, hablar con personajes como el Comisario Gordon o Batgirl y completar muchas, muuuchas tareas en el ordenador de la Baticueva. El uso de este dispositivo es algo que pocas veces hemos visto en los juegos de Batman (los títulos de la saga Arkham hacen gran hincapié en la tecnología del Encapotado, pero de momento nunca se ha utilizado de forma directa el gran ordenador que tantas veces hemos visto en las historietas).

Gracias a este ordenador, podremos resolver numerosos de los enigmas que un Riddler nos plantea a modo de búsquedas secundarias (otra similitud con los posteriores Arkham). Junto a esto, también encontramos numerosa información superflua pero que aporta numerosos detalles de los cómics de Batman, para así ir familiarizando a los más jóvenes con nuestro héroe.

Pero pasemos a hablar de los rompecabezas y puzles del juego. Estos son bastante sencillos (no en vano están destinados a los niños), como el puzle de los paraguas del Pingüino, donde debemos desactivar una serie de barreras eléctricas girándolos en un determinado orden, o la parte que combina sigilo y extrañas sopas de letras. Como podéis comprobar, el juego no es que tenga mucho sentido en su historia y planteamiento, sino que nos propone un contexto (algo absurdo en muchos casos), en el que completar estos “desafíos intelectuales”.


Una de las partes más entretenidas es la que combina una secuencia de plataformas a lo Donkey Kong con puzles. Aquí , Batman debe utilizar diversas herramientas y habilidades atléticas para navegar por un laberinto de andamios, recogiendo señales de murciélagos diminutos de puntos y descubrir los huevos escondidos en la parte superior. De vez en cuando el viejo Harvey Dent hará acto de presencia, con lo que lanzará una moneda para decidir qué hacer . Si sale cara, no hará absolutamente nada, pero como caiga cruz (algo que ocurre con mucha frecuencia), el bueno del fiscal comenzará a lanzar bombas como si no hubiera un mañana, algo que nos mandará al último punto de control. Una vez escapemos del laberinto, habrá que lanzar batarangs a las vigas que siguen una cierta secuencia de colores hasta llegar al villano y apresarlo.

Sobre el apartado técnico, cabe destacar las numerosas escenas cinemáticas del juego, que si bien no rayan al nivel de Batman: The Animated Series, tampoco hay que desmerecerlas (algunas de ellas son tan malas que se convierten automáticamente en geniales). Eso sí, hay una mala noticia: las voces son de lo peorcito que oiréis en años. Batman y Robin suenan más como Adam West y Burt Ward que sus encarnaciones actuales; Batgirl suena como si estuviera hablando con nosotros desde el más allá, Two-Face y el Pingüino...no sé cómo realmente suenan , pero ninguno de ellos suena como debería. De hecho, los matones son en realidad los únicos personajes que suenan como deberían - lo que quiere decir que suenan como completos idiotas. 

El juego no da para mucho más, queridos lectores. Como curiosidad, Justice Unbalanced viene acompañado de tráilers de las películas animadas de DC de por aquel entonces (hace diez años, nada menos), así como información sobre alguna de las historias de la Liga de la Justicia de por aquel entonces.


Y ahora, antes de despedirnos, es necesario hacer la pregunta del millón. ¿Merece la pena jugar a Justice Unbalanced? Si sois adultos en busca de un juego de puzles rápido y fácil, o si tenéis que recomendarlo a algún niño al que le guste Batman, sí, está entretenido y se disfruta, eso no se puede negar. Aquellos que busquen algo con más acción o dificultad, por favor, abstenemos de catar esta rareza que hoy os hemos presentado. ¡Hasta la próxima entrega, batifamilia!

0 Batcomentario/s: