¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 9 de octubre de 2013

Reseña: "Birds of Prey" #13 a #15


¡Hola bati-amigos! Después de un #0 casi totalmente prescindible, nos volvemos a trasladar a los tiempos actuales, donde nuestras protagonistas todavía están en recuperación después del vapuleante encuentro con Poison Ivy, ahora ex integrante de las Birds of Prey (por supuesto). Son aires de calma los que parecen invadir el lugar de reposo de las Birds; Batman les ha otorgado un antídoto para contrarrestar la toxina de Ivy y al final de cuentas parece que por fin obtendrán el descanso que se merecen, incluso Katana se ofreció para ir a buscar comida. Pero claro, tener a las Birds sentadas sin hacer nada no es la intención de Duane (guionista) y las chicas comienzan a impacientarse al ver que Tatsu se demora más de la cuenta. Cuando finalmente regresa, no sólo vuelve sin la comida, sino también magullada y con malas noticias. ¿Una nueva misión para las Birds? Eso parece. Empaca tus cosas Kimozabi, porque nos vamos a Japón.

Nuevamente nos encontramos con un mini-arco argumental, que yo mismo consideré a partir del #13 hasta el #15, y lo hice por una razón muy simple: abarco el relevo de Katana. ¿Les dolió? A mi más, pero como dije en su momento, Katana es un personaje que se meceré brillar con luz propia y es así como a partir de esta despedida por su parte, tendría su propia serie regular a manos de Ann Nocenti (¡que Dios se apiade de nosotros!). Por lo que sólo nos queda disfrutarla en estos tres últimos números en los que hará acto de presencia y en donde será más protagonista que nunca, aunque muy a mi pesar, acompañada de un guión que dista mucho de estar a la altura del personaje.



En cuanto a la trama sólo me referiré a ella de manera lacónica, porque realmente presenta un guión muy sencillo, y todo lleva a pensar que su única finalidad era la de ser el conductor de los cambios que se iban a producir en la plantilla. El problema es que a medida que se desarrolla la trama, empezamos a notar que su base argumental sobre lo que se sostiene todo lo demás es muy débil. Resumiéndola en pocas palabras: “Katana es secuestrada y puesta en situación por el clan de asesinos Dagger, quienes también planean hacer detonar una bomba sobre Yokohama y hacer que toda la culpa de las muertes y los estragos recaigan sobre ella. Todo esto debido a un supuesto acto de traición que ella cometió sobre el clan.” A todo esto, si ustedes creen que hay algo más que eso pues lo cierto es que no y toda esta trama no podría resolverse de una manera más fácil y poco imaginativa.
 
Pero no todo son malas noticias aquí, hay algunas escenas y situaciones destacables que salen a relucir gracias a la presencia de Tatsu y que prácticamente se originan por añadidura ante la decisión de tenerla como protagonista. Su relación con la espada Soultaker alcanza su punto cumbre con esta historia y es interesante ver esta relación en situaciones límites, aunque de cierta manera no deja de transmitir cierta indiferencia debido al pobre guión que las rodea. También cabe destacar la inclusión de un nuevo personaje de nombre Condor, salido de la propia cabeza de Duane, y aunque no despliega originalidad es ciertamente un personaje bastante carismático.


Los números no tienen muchas más sorpresas o secretos, salvo los bocadillos de siempre propios de las Birds de Duane: bromas y momentos de acción. Vamos, lo único que hace que este arco se sostenga con una mínima decencia hasta el final.

Por otro lado, el arte es un gran paréntesis sobre todo lo que acabo de decir. Ya expresé anteriormente en el #0 lo mucho que había disfrutado del trabajo de Romano Molenaar, que repite para esta ocasión y al parecer se quedará por un par de números más. Sin embargo, también cabe destacar la grata participación de el español Juan José Ryp para el #16, cuyo estilo es más caricaturesco que el de Molenaar, pero también más detallista. Es una lástima se haya tratado sólo de una intervención de un número porque, sin desprestigiar a Molenaar, su estilo y la frescura que transmitía era fantástica

En conclusión estamos ante tres números que, para fines prácticos cumplieron con su función: quitar a Katana de escena, pero que a la vez se queda corto a nivel argumental dando como resultado una experiencia un tanto mediocre. Tiene sus cosas destacables, pero lamentablemente en esta ocasión, son las menos. Se queda a medio camino. Por fortuna Duane cierra una puerta con la salida de Katana, pero habré una ventana de lo más particular, como de costumbre, todo el dramatismo y suspenso para la última viñeta.


La viñeta: esta vez mis aplausos se los lleva Juan José Ryp, y como no podía ser de otra manera la viñeta seleccionada pertenece a su labor. Me encantan las viñetas badass, pero si además la que posa es la mismísima Tatsu y tan genialmente dibujada, difícilmente tenga opción. Esta es la viñeta.
   
Nota: 5 (Regular).

0 Batcomentario/s: