¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

martes, 8 de octubre de 2013

Reseña: "Detective Comics" #24

Estado de shock

Guión: John Layman.

Dibujo: Jason Fabok.

¿Saben? Es un poco raro volver para el final del arco de Wrath después del, a pesar de no ser tan bueno en lineas generales, enorme evento de Villains Month, ya que nos desvió y sin dudas le sacó importancia a este.

 Pero en fin, aquí estamos nuevamente (por suerte, ya que esto de cubrir cuatro números de los cuales no había absolutamente nada relevante para decir, era demasiado) volvemos a nuestro eje, y en vísperas de navidad  Forever Evil, yo soy JokerAnónimo, y les traigo mi reseña de Detective Comics ¿Les parece? Ah ¿No quieren? Entonces vamos a ello...

PERO QUEDÓ EN ESTADO DE SHOCK... SPOILERS SHOCKEANTES.

 Batman va a rescatar a Alfred, ya que anteriormente había sido visto por Cadwell infiltrandose en sus instalaciones, y luego se va a detener el caos que Wrath ha sembrado en la ciudad, no sin antes ver lo que su mayordomo tiene para mostrarle. Nuestro caballero nocturno conoce el pasado de Wrath, sus motivaciones, sus "por qué": resulta que de niño unos policías, en su época corrupta, asesinaron a su padre que era ladrón de joyas y decidieron quedarse con ellas, por lo que todo esto se trata de venganza.

 El armamento que Cadwell les había brindado a la policía solo eran una trampa mortal, y la mayoría del departamento estuvieron al borde de la muerte, entre explosiones, super-tanques y cosas por él estilo, Wrath cae en una trampa del Hombre Murciélago quien ha estado un paso adelante de sus próximas acciones, pero solo lo incapacita y deja que esta victoria sea de la G.C.P.D.. Ya en la cárcel, se entera de que el Comisionado se ha encargado del viejo caso de Mallory Cadwell, el padre-ladrón-muerto, y se lo comunica a Wrath, aunque esto no tranquiliza ni por asomo a nuestro villano de turno, y se encuentra con Emperor Penguin, ahora Emperor Blackgate, quien está interesado en escuchar sus planes.


Típico "Bruce Wayne descarrilado".

 Pues el origen del villano está bien, encaja y explica todo de la manera correcta, pero ni de cerca es algo original, incluso ya lo hemos visto muchas veces en otros villanos ¿De qué hablo? Es el típico "malo" que en la infancia le sucede algo que le de un deseo de venganza en camino a la justicia, y que han tomado estos hechos para ir por el lado del crimen, del mal, al revés de lo que hizo Batman. ¿Cuántas veces hemos oído este cuento? Muchísimas. Pero por más que sea repetitivo, está muy bien planteado.

Conexión con otro arco.

 Como podemos ver al final de este número, Wrath se encuentra en la cárcel con el ex-Emperor Penguin, antagonista del anterior arco argumental de John Layman y Jason Fabok, lo que ya nos avisa que hay un plan más grande con todos los personajes, o algunos por lo menos, que el guionista vaya sumando al elenco actual de Detective Comics. Solo nos queda esperar a ver que se algo bueno y no necesariamente grande.

¿Una historia forzada?... Maso.

 Algunos comentan y opinan que esta historia se la han sacado del bolsillo, se la han inventado completamente sin razón de ser, en parte tienen razón y en parte no. Sí es bastante raro que una compañía se haga tan presente en Gotham City sin nunca haber tenido una referencia de ella en comics previos, Caldwell Tech se muestra como ultra-reconocida cuando hace números ni existía, y no es que no pueden surgir empresas nuevas, sí, es maravilloso que se siga enriqueciendo la mitología del Murciélago, pero ya tener, por ejemplo, un edificio enorme como Wayne Enterprises en tan poco tiempo, es demasiado como para convencernos. Por otro lado, sí aporta a lo que puede llegar a venir próximamente en este título, porque ha fortalecido, aunque sea un poco más, la confianza entre la policía y Batman, y como vimos en la última página, tenemos un casi asegurado regreso de Wrath en un futuro no muy lejano.

Acción gráficamente majestuosa.

 Fue un número lleno de acción, explosiones y destrucciones arquitectónicas por doquier, lo que ha sido de mucho peso e impacto, y todo eso se lo debemos al genial laburo de Jason Fabok. Aunque tampoco podemos ignorar a Blond, el colorista, quien involucrándose en este trabajo aportó y mucho. Entre trajes robóticos, peleas, naves media-futuristas, etc. no debe ser fácil lograr que se vea bien, y aquí no se puede pedir más. Tómense un tiempito para disfrutarlo como es debido, en serio.

Después de tanto tiempo, un final digno.

 Hemos sido testigos de eventos e historias con mucho potencial, que inclusive, en su principio y desarrollo nos tenían encantandos, leíamos con mucho hype, para terminar desilucionándonos al final, y ésto, lamentablemente, ha estado pasando mucho últimamente en el Batverso. Escritores que llevan un gran listón cargados a sus espaldas, como Scott Snyder o Grant Morrison, no han dejado satisfechos a un porcentaje grande de su público con sus finales, no porque sean malos, es más, son conclusiones muy buenas, pero que no superan las expectativas altísimas de muchos que esperaban finales trascendentales, que cambien el status quo del personaje o que dejen alguna secuela que quede marcada para la historia. Claramente lo que sucede ahora en Detective Comics es difícilmente comparable, al menos por ahora, con lo que hace Snyder o lo que hacía Morrison, pero este es un final como el de ellos, normal y sin hacer demasiado ruido, que cierra de manera correcta.

 Puntaje final: 8 de 10.

2 Batcomentario/s:

draconian times dijo...

Muchas gracias por la reseña. Le tenía mucha fe al trabajo de Layman en detective comics, en especail de su gran labor en Chew, pero leídos algunos números (este arco no lo he leído) siento que solamente está quedando con un aprobado. Siento que podría dar mucho más. En cuanto al trabajo de Fabock, sin tener el estilo que más me gusta, está funcionando bastante bien.

Juan Jose Candelaria Alfaro dijo...

Saben donde puedo descargar este numero??