¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 28 de noviembre de 2013

Reseña: "Birds of Prey" #25 - "Zero Year"

¡Hola bati-amigos! En esta ocasión nos compete hablar del evento "Zero Year", del cual este número es parte. Seis años atrás, luego de que la banda de Red Hood haya sido desbaratada por Batman, la oscuridad invade Gotham con la primera aparición pública de Riddler. Ahora, sin electricidad ni energía (contexto muy similar al actual, por cierto), la ciudad se ve afectada por el constante vandalismo y el pánico se apodera poco a poco de las calles. En este número, Christy Marx aprovecha la ocasión para profundizar más en el pasado de Dinah y poder así unir algunos puntos. ¿Qué tan recta habrá quedado la línea? Saquen sus conclusiones. Antes de expresar mi opinión, me dispongo a relatarles un resumen, por supuesto que hay spoilers. 

La historia nos remonta 6 años atrás en Gotham, en donde podemos ver a Dinah a cargo de un dojo y de algunos estudiantes. En la pared se puede apreciar un cuadro conmemorativo del antiguo sensei, Desmond Lamar. La clase parece transcurrir con normalidad, hasta que miembros de pandillas locales entran en el lugar. Pero esta interrupción no sorprende a Dinah, que sabía que con la muerte del sensei —el único que mantenía a raya a los pandilleros— sería sólo cuestión de tiempo para que intentaran presionarla y amenazarla con dañar el dojo si no pagaba tributo a la banda. La negación de Dinah fue contundente al igual que sus puños a la hora de defender su hogar, los pandilleros no esperaban tanta destreza y habilidad en una rubia bonita, y fueron expulsados rápidamente. A pesar de la victoria, la consternación se instala en Dinah cuando uno de sus alumnos decide abandonar el dojo de todos modos, tras explicar que la banda vive cerca de su casa, y prefiere evitar las represalias.

Esa misma noche, mientras limpia el lugar, Dinah no puede evitar reflexionar sobre lo sucedido y sobre su accionar. Piensan que jamás podrán temerle como le temían a su sensei, y que por lo tanto más alumnos abandonarán el dojo a la larga. En buscas de respuestas y un poco de consuelo, decide ir al cementerio para visitar la tumba Desmond. Durante su visita se dispone a recordar todo lo que el sensei hizo por ella. La encontró revolviendo un contenedor de basura cerca de su dojo, y tras verla muy delgada y sucia, le ofreció pizza. Cuando Desmond pregunta por sus padres o su posible tutor, ella le da a entender muy encolerizada que su madre la dejó en un hogar para huérfanos, y que escapó hace algún tiempo. Tras escuchar esto, el sensei le propone quedarse con él en el dojo, siempre y cuando ella se encargue de limpiarlo y mantenerlo.


A la mañana siguiente, Dinah encuentra al sensei en el techo, postrado sobre una alfombra y rezando. Él le explica que es la manera que tiene de pedirle a Dios que le muestre el camino correcto, y de pedirle sabiduría. Lo hace durante en el amanecer, porque simboliza un nuevo día, la oportunidad de volver a empezar y hacer las cosas bien. Los amaneceres pasan, y junto con ellos, las ganas de Dinah de sólo ser una observadora de las clases. Con el tiempo se convierte en una alumna más de Desmond, sin dejar de fregar el piso, ni de concentrarse en sus estudios. Desmond pasa a ser lo más cercano a un padre para Dinah. Transcurridos varios años, Dinah interrumpe una de las meditaciones al amanecer para ofrecerle al sensei una taza de algo caliente. Mientras se la alcanza pregunta por el diagnóstico de la doctora, él le informa que le diagnosticaron cáncer cerebral, y que a partir de ahora el dojo será su completa responsabilidad. Juntos y abrazados, se quedan contemplando el amanecer… esperando el inicio de un nuevo día.

Ahora en el presente de Zero Year, y luego de la visitar al cementerio, Dinah se encuentra tomando el metro, reflexionando sobre su sensei y que ella siempre estará a su sombra. Sus pensamientos se ven interrumpidos con el repentino frenado de los vagones, y el corte eléctrico. La oscuridad había llegado finalmente a Gotham. Antes de que todos pierdan la calma, Dinah se dispone a tomar el control de la situación, pidiendo la colaboración de aquellos que posean alguna fuente de luz. Con la ayuda de alguien más, logra abrir la puerta del vagón, tras salir a las vías les pide a aquellos que tengan luz que guíen a los heridos a las salidas. Entre esas personas que Dinah ayudo aquella noche, se encontraba Miz Ettie, esa ancianita de color que ya ha aparecido en otros números y que todo lleva a pensar que cobrará un significante protagonismo en futuras entregas.


Más tarde, esa noche, Dinah vuelve a pensar en el futuro del dojo mientras friega el piso. Debido a la actual oscuridad de la ciudad, nadie se presentó a clase. Pero pronto averiguará que es mucho peor que sólo eso, cuando un ladrillo atraviese su ventana y se vea intimada a salir afuera. Las calles eran un caos, la oscuridad propiciaba el delito y el vandalismo. En frente, una anciana trataba de defender infructuosamente su negocio con gritos e improperios. Dinah fue a ayudarla y le advirtió a unos de los vándalos que no volviera por estas calles. Antes de que la anciana pudiera agradecerle, Dinah nota que alguien se encuentra muy mal herido en un callejón oscuro y decide asistirlo. Llega demasiado tarde como para salvarle la vida, pero sí para escuchar su última voluntad, la cual es que le entre a un tal Lynch un dispositivo que llevaba con sigo. Dinah no terminaba de comprender lo sucedido, que unos pares de ninjas habían aparecido delante de ella. Un compartimiento hostil la advierte del peligro y se defiende con uñas y dientes. Sin embargo ellos llevaban espadas, y se da cuenta que lo mejor es correr y rezar por perderlos.
Mientras corre se da la idea de que escapar es imposible, y que seguramente el dispositivo que le entrego aquél hombre se la razón de que puedan seguirla con tanta facilidad. Finalmente llega a un camino sin salida y es rodeada. Ellos le exigen que les entreguen el dispositivo, pero Dinah comprende que a partir de ahora no importa lo que haga, ellos tratarían de matarla, y resuelve morir luchando. Y ese podría haber sido su destino, sino fuera por la aparición repentina de las fuerzas armadas de Lynch, que disparan y asesinan a todos los ninjas, exceptuando a un afortunado que logra escapar. Luego de que las aguas se calmaran, el propio Lynch le informa a Dinah que son del gobierno, y ella recordando su promesa, le entrega el dispositivo.


Más tarde en una camioneta militar, y en dirección al dojo, Lynch es presionado por Dinah para que le cuente lo sucedido y termina cediendo. Al parecer el hombre asesinado trabaja en una empresa de alta tecnología, encargada de producir generadores capaces de realizar ataques de pulsos electromagnéticos (en términos simples: pueden provocar cortes de luz). El dispositivo entregado a Dinah y luego a Lynch, contiene un pendrive con información importante acerca del causante de este gran apagón. No obstante, sospechan que los ninjas están a cargo de un tercero, desconocido hasta el momento. Al llegar al dojo, los ojos de Dinah derraman lágrimas al verlo envuelto en llamas. Entonces Lynch le propone una solución elegante, argumentando que se vio impresionado por su actuación con los ninjas, la invita a unirse a su grupo. Ella no lo piensa mucho, y mientras se marchan todos juntos en la camioneta, Dinah siente la llegada de un nuevo amanecer.

Todo muy lindo pero llego el momento de hablar de manera realmente crítica sobre este cómic. A mí en lo personal el cómic no me terminó de gustar. Creo que se debe más que nada al nuevo pasado que le han dado a Dinah y que no se corresponde, ni se le acerca, al de la antigua continuidad. Ahora su madre ya no era una antigua súper heroína, sino que es vista como una madre que no quiso a su hija y que la abandonó a la suerte de Dios. Entiendo que por cuestiones argumentativas y de tiempo y espacio no pueden calcar los pasados de los personajes, pero al menos deberían intentarlo o encontrar soluciones alternativas. No desfasarlos y destruirlos por completo, sólo para conseguir un resultado bastante mediocre. No se honró ni se hizo referencia al pasado de la antigua Black Canary, y eso me disgustó. En cambio, ahora resulta que era una huérfana (si, otra más) que fue entrenada por un sensei para más tarde combatir ninjas. Como si no tuviéramos ya suficientes tramas orientales en esta continuidad, que ahora quieren introducirlas en todos lados.

El guión entero es un cliché tras otro, tantas veces visto, tantas veces leído, que no sorprende y poco entretiene. ¿Qué tiene que ver este número con Zero Year? Realmente poco, pudimos ver a Dinah rescatando gente en el metro tras el apagón y no mucho más. ¿Porque tengo la sensación que ese argumento de los ninjas, el pendrive, y el dispositivo de pulsos electromagnéticos no llevarán a ningún lado, o al menos a nada bueno? Hubiera preferido que el número entero se tratara de Dinah ayudando a la gente, números al estilo de "Cataclysm", donde podíamos apreciar la parte más humana de nuestros héroes y no su destreza a la hora de pelear con ninjas… o comer pizza. El nuevo personaje maestro de Dinah, Desmond Lamar, tampoco me llamo la atención. Me resultó un personaje vacío, carente de personalidad, que sólo estaba ahí para cumplir su función en la historia: ser un tipo más bueno que el pan integral, que luego debe morir para darle emoción al pasado de Dinah. Seguro, su muerte solo podría emocionar a Dinah, porque al lector no le importa la muerte de personajes así. Quizás esté siendo un poco duro con Christy, pero en verdad me dio la impresión que no se la rebusco mucho para este número, fue a lo habitual, a lo de siempre, a lo seguro, y ni siquiera me gusto como se desarrollo.

 
En cuanto al arte, quizás sea el número más caótico en lo que a ese apartado se refiere, habiendo participado tres artistas diferentes. La mayor parte del número fue dibujado por Romano Molenaar, otra parte por Travis Moore y sólo una página fue dibujada por Daniel Sampere; una lástima, es mi preferido de entre los tres. Aunque aprecie el trabajo de Molenaar, como ya he dicho en anteriores reseñas, en esta ocasión creo que trabajo a las apuradas, sus dibujos fueron simples y muy pocos detallistas. Eso sí, en las escenas de acción sigue sabiendo como transmitir el dinamismo de los golpes y el movimientos del cuerpo. En cuanto al trabajo de Travis, no puedo decir mucho. Se me hizo más grato que el de Molenaar por momentos, sólo porque era más detallista y llenaba mejor los recuadros, pero realmente no me gusto del todo su manera de dibujar a Dinah. En términos en generales el arte estuvo por debajo de la media, no llega a ser decepcionante, pero está claro que podría haber sido mejor.

En conclusión este es un mal número. Muy directo, ¿no? Su lectura es totalmente prescindible tanto si estás siguiendo el evento, como si estás siguiendo las Birds. ¿Sientes curiosidad por el pasado de Dinah? No te preocupes, no te pierdes de nada. Aún así, si eres un fan léetelo. Lo visto aquí no es nada nuevo, pero quizá te termina gustando. Es cuestión de dejarte llevar. Creo que yo no lo hice.
 
Posdata anecdótica: ¿Por qué las portadas tienen que ser tan vende humo siempre? Dinah nunca usa ese traje, una lástima, se veía bien.

Nota: 4.5 (Mediocre +)

1 Batcomentario/s:

Bruce Wayne dijo...

Concuerdo en todo . Este numero fue una basura !