¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

lunes, 18 de noviembre de 2013

Reseña: "Forever Evil: Arkham War" #2


¡Hola bati-amigos! Sigamos donde nos habíamos quedado, les recuerdo que pueden leer la reseña del primer número de este evento aquí. Pero para los más adormilados, los pondré en contexto: tras los acontecimientos desarrollados en Forever Evil, Gotham City se vio sumida en un caos que sólo encontró respiro en una anárquica organización facilitada por el Sindicato del Crimen y arbitrada por El Pingüino, ahora “alcalde”. Esta organización divide a Gotham City en pequeños distritos y cada uno de ellos es gobernado por un “Arkhamita”. Pero no son ellos los únicos que ven oportunidades tras la disolución de la JLA, y es entonces cuando Bane decide llevar todo su poderío de Peña Dura a Gotham y reclamarla como suya. Sin embargo, la fuerza bruta no es la única cualidad del enmascarado, que decide hacerse primero con el control de la prisión Black Gate, donde se encuentran durmiendo los Talons, un ejército mortífero cuya alineación en esta batalla, terminará siendo el factor clave y fulminante en la resolución de la misma. 

Ahora llego el momento de un pequeño resumen argumental, no hace falta que advierta la presencia de spoilers, aunque de todos modos no se preocupen, nada jugosos. Recordarán que el número anterior terminó con Bane tomando el control del hospital Memorial de Gotham, que hasta ese momento era dominado por el Profesor Pyg. Pues bien, el profesor no ha vuelto a aparecer en este número, por lo que es de suponer que Bane finalmente se hizo con el hospital. Gran punto estratégico, que servirá para atender a los heridos. No obstante, en una batalla encarnizada y brutal, raramente hay heridos que curar; pues son pocos los que, tras una derrota, se quedan oscilando entre la vida y la muerte. Bane aprendió esta lección cuando los cuerpos de sus soldados se fueron apilando uno por uno a su alrededor, tras una feroz batalla entre su escuadrón comandado por Brute, y los soldados man-bats del profesor Langstrom.

Brute, que hacía honor su nombre, era una colosal masa de músculos producto de un claro exceso de Venom. El cuerpo inerte de Brute, cortesía del propio doctor Langstrom, fue escoltado donde Bane por los hombres del Pingüino -quien había consensado una reunión con el enmascarado- y apilado junto con las demás bajas. Cobblepot le comenta a Bane, que sus hombres no debieron entrar al distrito de Langstrom, pero que como alcalde es su deber mantener limpias las calles. A continuación, Bane le propone que caminen un poco por la ciudad y así lo hacen. Durante la conversación, nos queda en claro que Cobblepot pretende jugar a dos bandas, y hasta el propio Bane le expone esa idea. La charla fluye en un tono respetuoso durante todo el caminar, hasta que terminan cerrando un acuerdo en donde implica que Bane le entregue a Ogilvy, mientras Cobblepot le mantenga informado sobre los planes de Scarecrow y el resto de los Arkhamitas. Es entonces cuando El Pingüino decide honrar su parte del trato, e informarle que en este momento la charla que están teniendo solo sirve de distracción, para poder darle a Scarecrow el tiempo suficiente para robarle los Talons de Black Gate.

 
Bane no pierde la calma, aunque tuvo que alzar al Pingüino desde el cuello para que hable rápido sobre el robo, y se marchó en busca de esa rata cubierta de paja. Cobblepot tampoco pierde la calma, y mientras recoge su sombrero del suelo, da la impresión de que es al único al que le marchan bien los planes; con una enorme sonrisa, se dirige a un camión de alimentos estacionado a pocos metros, en donde el comisionado Gordon y la detective Pierce planean un asalto suicida a Black Gate, para rescatar a la alcaldesa interina Agatha Zorbatos. Cobblepot interrumpe la conversación abriendo la puerta de la camioneta, y les dice al comisionado y a la detective que si quieren una oportunidad para rescatar a Agatha, es ahora. Al entrar a la presión, inmediatamente se deja ver el caos que reina en la misma, con los presos y los Arkhamitas luchando entre sí, el comisionado junto con Pierce, aprovechan la confusión para rescatar a Agatha. Sin embargo, el asistente de la alcaldesa seguía desaparecido, pero decidieron marcharse rápidamente sin él, por obvias razones.

Mientras tanto, en el puerto de carga de la prisión, Scarecrow y varios Man-Bats –incluyendo a Langstrom- están casi listos para transportar los diferentes contenedores de Talons hacia los laboratorios de Freeze, donde serán reanimados. Pero minutos antes de iniciar vuelo, Bane irrumpe con un sadismo atroz, tumbando con su gigantesca mano a Crane en  suelo, como si de un muñeco de tela se tratase. Inmediatamente los Man-Bats baten sus alas y se elevan junto con los contenedores, pero Bane es rápido y logra sujetar de un ala al doctor Langstrom, dejándolo inconsciente junto con Crane. Bane se había quedado al menos con un búho.


El cómic finaliza mostrándonos la salida triunfal por parte de Gordon y compañía de la prisión, y tomando un coche de policía. Mientras Gordon conduce algunos metros y decide que la alcaldesa necesita atención médica, dos poderosas piernas impactan en el capó, deteniendo al coche por completo. Para sorpresa (y terror) de todos se trata de Bane, que en cuyos brazos lleva el cuerpo inconsciente del asistente de la alcaldesa. Tras apoyar el cuerpo sobre el capó del coche, le advierte a Gordon que quieren lo mismo y que también puede jugar. Se marcha pacíficamente, dejando el cierre del cómic con un aura incógnita.

Ahora viene mi apreciación personal y las sensaciones que este cómic me dejó. Tengo que decir que me gusta lo que están haciendo con el Pingüino. En lo personal, siempre me pareció un villano de lo más desagradable y aunque haya villanos desagradables e interesantes, no me parecía el caso de Cobblepot, por lo que siempre me provocaba un indiferente rechazoó. Pero tras el reinicio del Universo DC, me ha llamado la atención el trato que los diferentes guionistas han tenido con él. Y tengo que darme por satisfecho, durante estos años se han esforzado por re alzar la figura del Pingüino, mostrándolo como un tipo astuto, inteligente, diligente, frío, definitivamente un tipo al que no deberías hacer enojar. Pero también se lo ha mostrado como alguien con corazón, alejándolo de la media de los demás villanos. En este número, no sólo realza y reafirma las cualidades anteriormente nombradas, sino que como dije anteriormente, parece ser el único que sabe manejar los hilos y que sabe lo que hace. Mientras que a Scarecrow se lo refleja como debe ser, un tipo cobarde, débil, y un tanto sagaz; pero que claro está, no se compara con el intelecto y la fuerza bruta de Bane.

Por lo que no me parece una locura decir que Tomasi está sabiendo manejar a los diferentes villanos, dándoles una personalidad apropiada y haciéndolos creíbles. Aún así, a pesar de estar conforme con su Bane, sigo pensando que el personaje puede dar más de sí. Sigo esperando ese gran intelecto y habilidad estratega entrar en acción, que por ahora solo le ha dicho que tener a los Talons de su lado es bueno, y por ahora sólo pudo quedarse con uno. Mientras leía el cómic y veía esa doble página de enfrentamiento entre presos y Arkhamitas, lo único que se me pasaba por la cabeza: “¿Cómo es posible que no haya bajas de súper-villanos?” Bueno, lo cierto es que al parecer si murió alguien. Matilda Mathis, también conocida como Dollhouse, villana en Catwoman e hija del Dollmaker, fue alcanzada por la oz del Segador. Realmente espero que haya muerto, porque si tras esa batalla no se presentan bajas “significativas”, la verdad que sería un chiste.


En cuanto al arte a cargo de Scot Eaton, no tengo mucho que añadir. Pasa bastante desapercibido en realidad, pero cumple su función. Aunque me gusto ver a Bane reposando sus manos en los tiradores de su chaleco, al estilo "The Dark Knight Rises", típica pose de estratega. Pero sigo exigiendo ver un lado más humano de Bane, sin su máscara tal vez, sin esas luces rojas desprendiéndose de sus ojos y que lo hacen ver como un demonio salvaje. Pero a estas alturas ya no creo que cambien el estilo, sólo espero que no lo demonicen más de lo que ya está, que por ahora es un planteo sostenible y meramente aceptable.

En conclusión es un buen número, todavía no han tenido lugar acontecimientos épicos o sucesos memorables, pero a cambio se mantiene un nivel de tensión a lo largo de las páginas, que al final te termina dejando con ganas de más. Las apariciones en escena de Gordon y la detective Pierce me resultaron indiferente y desentonadas, queda por esperar si termina teniendo un propósito, pero el final del cómic parece decirnos a gritos que sí. Quedan cuatro números más y da la sensación que puede pasar de todo. Hasta ahora el desarrollo es consistente, sin grandes altos, pero con una media envidiable. Veremos como termina la cosa.

3 Batcomentario/s:

Bruce Wayne dijo...

Yo quiero ver que pasa con el "primer Talon" ! visto en Court of Owls #1 Ojalá que le de pelea al sindicato ...

Y no me ha gustado como dibujan a Bane , Dios agarra al Espantapájaros como si fuera un mosquito. Todo lo demás excelente , oajalá mueran los villanos menores ...

Scabroso dijo...

Muy buena reseña.
Me había entusiasmado con el lado inteligente de la historia. Con estos dos primeros números empiezo a dudar.
No entiendo bien por qué los Talons obedecerían a quien los despierte.
El apartado gráfico parece porno de lucha libre.
Y Bane tiene agujeros para los ojos en la máscara... sin comentarios.

Saludos.

Anónimo dijo...

Simplemente no es mi Bane de Secret Six u.u