¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

lunes, 16 de diciembre de 2013

Reseña: "Batgirl" #26


El arco Wanted! ha llegado a una acelerante conclusión, donde Barbara y su padre deberán defenderse al estilo “Mi pobre angelito” del peor equipo de súper-villanos de la historia de los Nuevos 52.

El legendario Comisionado de policía de Gotham, un detective audaz, un patrullero intrépido y un digno aliado del superhéroe con más convicción en la historia del Universo DC es rescatado por su hija de cuatro tipos que no le llegan ni a los tirantes a Two-Face o el Joker (te estas poniendo viejo Gordon). 

Nuestra zagas heroína arremete con su moto contra la casa de su progenitor con la esperanza de que el seguro cubrira los gastos, canalizando su “ira justiciera,” arrollando a uno de los malhechores y apuñalando en el brazo con tres Batarangs a otro; fino señorita Gordon, fino. El equipo de super-villanos conformado por los ex-enemigos de Batgirl solo sirve como carne de cañón en el trasfondo de la reconciliación entre Barbara y el Comisionado. Estos malhechores jamas vivirán a su promesa de ser un verdadero peligro para nuestra protagonista, retornando solo para pararse bajo la sombra de otro personaje, del cual parece no podemos librarnos.

Barbara en los Nuevos 52 es una heroína motivada por ira, es lo que la llevo a detener al Joker, a James Gordon Jr. y ahora a salvar a su padre. Una chica insegura, frustrada con sus decisiones que termina ventilando sus problemas con los criminales, pero Barbara no está enojada con el crimen o su situación actual, en el fondo está enojada con ella misma. A estas alturas, mantengo que ese es el camino equivocado para Barbara, que Simone a desnudado al personaje de cualquier parecido con su encarnación anterior y lo a transformado en un perro rabioso.

Y entonces tenemos las últimas dos páginas que niegan por completo todo lo que sucedió en este último arco. Despues de un momento emotivo donde Gordon por fin perdona a Batgirl y ésta decide mostrarle su identidad secreta pero este se niega (aunque ya la sepa, así que ¿huh?). Knightfall, la villana detrás de los dolores de cabeza mas recientes de Babs platica tranquilamente como James puto Gordon Jr. ¿El odio de Gordon? ¿La culpa de Barbara? Redundante, todo redundante ¿Y Riky, el joven amor de nuestra super-heroína que pago las consecuencias de este redundante enfrentamiento entre ella y su padre? Está muy bien, listo para comer tamales nuevamente.

En el arte tenemos de vuelta al genial Daniel Sampere a quien le encajan mucho mejor los colores de Blond y cuyos lápices le quedan como anillo al dedo a las múltiples escenas de acción de este número.

Y la historia regreso a su status quo en un arco que no cambio absolutamente nada, jugando con “la ilusión del cambio” en lo que a cómics decepcionantes se refiere, te llevas el premio del año "Batgirl" #26.

0 Batcomentario/s: