¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

viernes, 31 de mayo de 2013

Es como si las infinitas plegarias de los fanáticos de Jason Tood y su equipo se hubiesen, al fin, escuchado. Desde que Tynion IV asumió el mando de la serie, los seguidores de la misma caminamos sobre un terreno pantanoso, en que no sabíamos presisamente qué era lo que estaba pasando con la calidad de la entrega. Y es que los primeros dos números del nuevo guionista habían resultado bastante débiles en cuanto al progreso de la trama; no se podía culpar a nadie por perder la fe en "Red Hood and the Outlaws".

Pero ahora, con un apartado gráfico que nos hace olvidar el exceso de suciedad de Julius Gopez y con una trama que parece ir directamente hacia adelante -sin dejar de aclarar la ambigüedad del pasado- la serie tiene pinta de solidificarse para pasar a un siguiente nivel. Comencemos:

En medio de un paraje de abundante vegetación tropical, un grupo de misteriosas siluetas tortura a un atormentado criminalucho, quien está, ensartado (literalmente) en un montón de brochetas gigantes. El desafortunado, que pide una pizca de piedad, parece haber tenido objetivos que se encontraban con los de estas misteriosas siluetas. Por cierto que una de ellas tiene características animalescas, y cuando finalmente utiliza sus garras para ejecutar al desgraciado, comprendemos que no es necesario tener la capacidad deductiva de Batman para comprender de quién se trata. Lo anterior se hace más evidente cuando se menciona a un tal "Maestro" y el dueño de la silueta afila sus garras a un árbol. Incognitas nivel Dora la Exploradora. Pero no se engañen, queda un montón de emoción por delante.

Y claro, se abre un abanico de relatos paralelos muy bien desarrollados. Primero vemos como una nave se dirige a la isla de los Outlaws, pero es interceptada por unos robots y derribada, dejando a su piloto -de guante verde o más bien esmeralda- emerger a duras penas de ella. Al mismo tiempo, Jason, en el escondite de su grupo de compañeros - que son completamente desconocidos tras haberse borrado la memoria - busca respuestas. Para él, la mirada de Roy y Kori inspira confianza; cree que efectivamente eran sus compañeros. Sin embargo, cuando les consulta acerca de la rectitud moral de su actuar, intuye que la respuesta es mucho más falsa. Esto es algo que el Ex-Robin confirma al acceder a uno de los supercomputadores de los Outlaws y percatarse de su verdadera naturaleza: una naturaleza que roza el asesinato.

Pasamos a la acción con Roy, quien se encuentra descansando al lado de Starfire, aún contemplativo por las ambiguas revelaciones de "Red Hood And The Outlaws" #20 y por el drama que supone estar anclado a un pasado de decepciones y vicios. Pues bien, siguiendo en la línea de los recuerdos, nos topamos con una más de las interesantes revelaciones de este cómic. Ante el desastre a nivel psicológico en su mente, el joven arquero, en vez de optar por terapias alternativas, flores de bach o hipnosis, pone su destino en las manos de una alternativa un tanto más "clínica". Sí, optó por un psiquiatra. Pero no cualquiera: el psiquiatra de Roy, en tiempos antiguos, era ni más ni menos que Hugo Strange. Podríamos decir que fue este villano quién implantó en Arsenal la desconfianza con Green Arrow, detonando el posterior quiebre entre estos dos antiguos amigos.

Y es aquí donde debo ser prudente, y para no marear al fiel lector de esta reseña, acotarme a los hitos más importantes de este cómic: una de las particularidades de la presente entrega es que, por medio de flash backs, nos explica de manera súmamente clara la relación entre los dos arqueros en esta nueva continuidad. Resulta que Roy, además de alcoholico, era también un genio en el diseño tecnológico de más alto nivel -aún queda esperanza para los borrachines- y se encargaba de asesorar a Green Arrow en sus misiones, desde la guarida que ambos compartían; era una especia del rol a lo "Oracle", en el añorado universo pre-New 52. Su relación estaba llena de altibajos, riñas y posteriores perdones. Sin embargo, al parecer, el punto de quiebre definitivo fue cuando Arsenal quiso salir de su labor de "oficina" a ayudar a Oliver hombro a hombro. Esto último no fue bien tomado por el Arquero Esmeralda, quien descartó de plano la posibilidad por no querer sentirse responsable por la muerte de un joven sidekick. Y es ahí donde la cizaña del Dr. Strange sembró las semillas de un inevitable quiebre.

En el presente otra vez, una vez sabida la obviedad de que era Green Arrow quien estrelló su nave contra la isla, la narración nos lleva al encuentro entre los dos arqueros. El antiguo mentor le aclara a su pupilo que su presencia es para advertir sobre la jugosa suma que alguien ha puesto por las cabezas de los Outlaws, y por ende, para ayudar. Tras una serie de discusiones, los héroes se percatan de la trampa en la que, al mismo tiempo, estaba cayendo la ingenua Kori y acuden en su ayuda. Esta trampa, cuya gestora asegura causó de la muerte de Starfire, fue puesta por otro personaje reciclado de la antigua continuidad, y que se añade al elenco estable de villanos en contra de Jason y compañía: Cheshire. Tal como lo señaló nuestro amigo Lichu en un artículo reciente, es probable que esta villana se incorpore en el marco del mes de los villanos que la DC viene cocinando.

Para resumir, de aquí en adelante nos embarcamos en una secuencia de acción que abarca montones de páginas, con una calidad atrapante, que a pesar de ser extensa, no nos aburre en lo más mínimo. Esto se debe al buen tratamiento que Tynion IV hace de la acción, entregando un montón de información relevante en los diálogos (de hecho, por medio de estos diálogos, nos enteramos que la relación amorosa entre la asesina y el arquero carmesí que existía en la continuidad antigua, se retoma en los New 52, siendo abordada como un elemento en el pasado de Harper). Jason termina su ausencia, y en una actitud típica de un confundido enfermo de alzheimer y aún atónito por sus recientes descubrimientos acerca de su verdadera identidad, se integra a la pelea, pero sin saber bien cuáles son los bandos. Cheshire le aporrea cuerpo y mente sin piedad, introduciendo venenosas frases que hacen titubear más y más a Red Hood sobre la cualidad moral de todos los actos que habían definido su vida antes de perder la memoria. La aparentemente invencible asesina es velozmente removida del lugar por una recuperada Kori, quien logra alejarla del lugar, pero no asestarle el golpe de gracia, ya que la asesina se escabulle y deja a la Princesa Alienígena hablando sola, no sin antes asestar un comentario típico de ex a actual amante.

Y posteriormente, viene la calma después de la tormenta. Aunque en realidad las asperezas, lejos de limarse, se incrementan. Y es que Jason no puede creer que le hayan mentido acerca del verdadero actuar de los Outlaws. Con Green Arrow de testigo, los muchachos le comentan al Ex-Robin que "a veces nos pasamos de la raya, pero somos buenas personas". Esto último me parece súmamente interesante, ya que en veinte entregas y un Anual, es la primera vez que se menciona la particularidad de la moral de este grupo de héroes: a diferencia de la mayoría de los superhéroes de moral pseudo cristiana de la DC, los Outlaws pueden matar si lo consideran necesario. Este debería ser, en mi humilde opinión, uno de los ejes principales de la serie. Oliver también insiste en tratar de arreglar las cosas con Roy en ese momento, pero el rencor es mucho. Y Jason, por su lado, decide retirarse en busca de su propio destino, adhiriéndose a la nave de Green Arrow (quien al parecer se incorporará como un personaje recurrente de la serie), dejando una nota a los Outlaws, quienes, una vez más, se quedan preocupados por el incierto sendero que trazará su amigo.

Y para finalizar, vemos a Chesire regresar donde los otros dos asesinos la esperan. Se revela el verdadero propósito de la intervención de la asesina - que era separar a Jason del grupo, ya que el objetivo que persigue esta banda tiene mucho más que ver con él que con Roy y Kori - y conocemos quién era el artífice detrás de este grupo. No lo voy a decir, porque más arriba ya lo spoleé y en realidad es súmamente obvio.

Wow. Qué pedazo de entrega. El contraste con las anteriores es abismal: hay acción por doquier, intenciones muchísimo más claras y conceptos interesantes que se manejan en este cómic. Nos encontramos ante un Roy Harper mucho más bien desarrollado, comprensible e interdimensional. Un héroe súmamente  interesante, con un trasfondo realista y muy bien trabajado. La participación de Oliver también fue fenomenal, humorística y con una interesante dinámica entre él y su pupilo. El tema de la pérdida de memoria de Jason, por otro lado, a diferencia de las entregas anteriores, ahora aparece como un tópico que abrirá múltiples posibilidades narrativas, en vez de un retroceso. Además, debo confesar que estoy súmamente entusiasmado con la presencia de villanos con una motivación real y con un modus operandi definido; esto porque estaba cansado con la ambigüedad moral de todos los personajes espirituales de All Caste. Para coronar todo esto, la presencia de Hugo Strange resulta ser altamente inquietante. No sabemos muy bien cuál es su real propósito, pero sin duda hay algo oscuro que irá creciendo a medida avanza este arco argumental.

Y el apartado gráfico, otro acierto. El trabajo de Al Barrionuevo es súmamente cautivador, sin ser sucio como el trabajo de Gopez, es igualmente y más lleno de expresión. Los distintos procesos de Roy Harper y su relación con Oliver, son plasmadas en dibujos llenos de emotividad, donde los rostros -las miradas perdidas, de desilusión o entusiasmo juvenil- son súmamente bien tratadas. Es muy cautivador como se trabajan los bizarros inventos de Arsenal y los entornos naturales de la Isla, así como la perturbadora aparición de Strange en el pasado de uno de nuestros héroes, está subrayada con un estilo un tanto difuminado. ¿Veremos a este equipo trabajar en la próxima entrega? Lamentablemente, según la DC, no. Tendremos que volver a Julius Gopez, esta vez, esperando que sepa lo que hace.

En síntesis, no sé si un Anual tiene como requisito ser de muchísima mejor calidad que los números regulares de la serie, pero para mi gusto, este es la mejor entrega de "Red Hood And The Outlaws" hasta el momento. Emoción, acción, nuevas interrogantes y respuestas a destajo. Realmente me quedé respirando cansado después de tan vertiginosa lectura. ¿Les pasó parecido? ¿Diferente? Atento a sus opiniones.

jueves, 30 de mayo de 2013

Nacido en Uruguay y radicado de chico aquí en Argentina, Jorge Lucas pasó a la fama con su trabajo en "El Cazador de Aventuras" junto a otros talentos nacionales como Ariel Olivetti, Mauro Cascioli y Claudio Ramírez. Con el tiempo, Lucas fue abriéndose paso en el mercado comiquero internacional y hace poco ilustró el más reciente número de "Batman, Incorporated", motivo por el cuál tuve el honor de entrevistarlo para conocer un poco más de su vida artística, su opinión sobre la situación actual del Caballero Oscuro y su prometedor futuro profesional dentro de DC Comics.

Espero que lo disfruten y dejen sus impresiones al respecto.


El Blog de Batman: A lo largo de tu carrera trabajaste en la industria norteamericana con autores de renombre como Peter David, Brian K. Vaughan, John Jackson Miller y Kevin Anderson. ¿Cómo fue, en comparación, trabajar en "Batman, Incorporated" v2 #11 con Chris Burnham, qué recién está empezando su posible carrera como guionista?

Jorge Lucas: Yo siempre hago la salvedad que es distinto trabajar con un guionista que es dibujante. En cierto sentido es más gráfico cuando describe las escenas y más específico, también tienen la virtud de saber que nos gusta dibujar a los ilustradores de estas historias, por ejemplo, que nos gusta dibujar al superhéroe con su correspondiente traje. Sin desmerecer a los guionistas que no son dibujantes, ellos aportan otro tipo de cosas al guión también, quizás más técnicas, pero siempre pienso que es una experiencia distinta, ni mejor ni peor, solamente distinta. El guión de Chris Burnham de entrada me pareció muy divertido para hacer porque se notaba que era un episodio apartado de la saga de Morrison, más allá de tener puntos de contacto. O sea y en resumen, me gustó mucho hacer esta historia, que además es sobre uno de los personajes que me inspiró para el dibujo. Cuando era chico vivía copiando a Batman y Robin corriendo [como en la intro del show de los '60], así que fue todo un orgullo poder hacerlo, más allá de que este no es el Batman original sino su "representante" japonés. Me preguntás en comparación con esos grandes guionistas… No, en comparación nada, cada guión es una experiencia distinta a mi entender.

EBDB: A pesar de no ser uno de los títulos más vendidos de DC en estos días, "Batman, Incorporated" es una serie muy importante para el Hombre Murciélago puesto que pondrá fin a los casi siete años que Grant Morrison viene escribiendo sus aventuras. Teniendo esto en cuenta, ¿cómo surgió la oportunidad de poder trabajar en la serie y que significó esto para vos por ser tu primer trabajo en la editorial?

JL: Yo había trabajado en Marvel con el editor Mike Marts y mantuvimos cierto contacto por Facebook. Él se puso en contacto conmigo para ver si quería trabajar en DC y no dudé un segundo. Cuando me dijo que me necesitaban para un fill-in de Batman acepté más que contento por lo que dije antes; fue uno de los primeros superhéroes que leí y dibujé cuando era chico y la verdad lo hice con todo el orgullo de poder dibujar un personaje así y encima con un buen guión, a mi entender.


El look actual de Jiro, inspirado en famosos personajes de la cultura popular japonesa.

EBDB: Jiro Osamu, el Batman japonés, es uno de los protagonistas principales del número y lo curioso del personaje es que en menos de tres años cambió cuatro veces de atuendo. ¿El nuevo traje fue obra tuya o simplemente te guiaste según las indicaciones de Burnham o algún otro artista? En caso de que lo hayas diseñado vos, ¿en qué te basaste para darle este look tan particular?

JL: El diseño del traje corresponde a Chris Burnham, yo le cambié un poco el casco haciéndolo más parecido a el Batman de los años '40 o '50-'60, le agregué unas alas abajo de los brazos y le puse pantaloncitos, pero fueron pequeños cambios, el diseño lo realizó Chris. Está basado en los héroes de manga porque la idea es darle el toque nipón, por eso tiene algo de Kamen Ryder, Speed Racer, Racer X, etc..

EBDB: Como te comentaba más arriba, la etapa de Morrison en el Universo Batman ya lleva más de media década, siendo una de las más populares y polémicas en sus 74 años de historia. ¿Estás al tanto de cómo viene la mano a nivel narrativo o simplemente trabajaste con el guión del v2 #11 sin saber nada de lo que había pasado antes?

JL: No estaba muy al tanto de lo que pasaba últimamente en Batman, me fui enterando sobre la marcha, sobre todo de la muerte de Damian, de lo que había escuchado poco. Igualmente no hacía falta saber demasiado sobre lo anterior ya que es un número desconectado de la saga en cierta medida, salvo por la aparición de la organización Leviathan. [Este número] me sirvió para interiorizarme de lo último que le ocurría al Hombre Murciélago, ¡eso está bueno!

EBDB: Siendo Batman uno de los íconos más longevos de la cultura pop y de la historia reciente de la humanidad, hay quienes dicen que en este punto sus historias ya perdieron identidad y que hoy por hoy es imposible encontrar una que esté a la altura de los viejos clásicos, ¿vos que pensás sobre esto? A su vez, ¿por qué te parece que el personaje se mantiene más vigente que nunca después de tantos años de haber sido creado?

JL: Yo creo que tiene sus etapas (por ejemplo, la etapa Neal Adams o el "Dark Knight" de Miller, que para mí fueron grandes quiebres en lo que respecta al rumbo del personaje), dónde Batman parece estar en lo más alto o caer como en un letargo, pero actualmente creo que le han encontrado un giro a las historias en cuanto a rotarlo hacia la serie negra, el horror, que está bueno y que hace que el personaje mantenga su estilo, y seguramente va a haber nuevas y buenas historias del Hombre Murciélago (es una opinión). Creo que se mantiene vigente porque la gente se identifica mucho con él, es un hombre normal, no tiene superpoderes, es misterioso y tiene cierto parecido a ese gran personaje que es Drácula en la literatura, esos ingredientes lo hacen muy atractivo a pesar de los años que lleva. Para mí Batman es un generador de buenas ideas, a veces pueden salir muy bien, otras no tanto, pero hay que apreciar la fuerza que hay que tener para mantener un personaje tantos años sin que decaiga o desaparezca. Además hay que reconocer que las últimas películas le han dado un empuje increíble.  


Portada de "El Cazador de Aventuras" #1 por Olivetti y Cascioli.

EBDB: ¿Qué tan distintas fueron tus experiencias, por un lado, trabajando de manera independiente con fanzines como "Arkham" y personajes propios como El Cazador y, por otra parte, trabajando para DC o Marvel y con sus máximos exponentes?

JL: Cada cosa es distinta una de la otra. Crear un fanzine o un personaje que perdura en la gente es algo increíble, es la sensación de haber hecho algo que se distinguió de los demás y que por eso perdura y va forjando su historia en el tiempo, es dejar una huella que va a perdurar más allá de uno. El problema es un tema cultural, en otro país donde el cómic está pensado como una industria del entretenimiento ya hubiera tenido una película, videojuego y quizás todo sería distinto a estas alturas, pero igualmente, más allá de eso, no empaña la creación ni la satisfacción artística. La diferencia es que trabajar para DC o Marvel el trato es distinto, ellos tratan al artista como lo que es, un artista, lo respetan en todo sentido. Además la gran ventaja es que trabajamos con personajes que ya son legendarios, esto hace que te conozcan en todos lados, es una gran oportunidad para todo dibujante o guionista.

EBDB: A nivel artístico, ¿quiénes o cuáles fueron o son tus inspiraciones? ¿Qué fue, concretamente, lo que te llevó a ser dibujante?

JL: Mis principales inspiraciones han sido Jack Kirby y Batman, es lo primero que me acuerdo de haber dibujado, a Batman corriendo junto a Robin, el típico dibujo de la intro de la serie de TV de los '60 con Adam West. Y Kirby con sus 4 Fantásticos, Thor, [Etrigan the] Demon, mi personaje favorito. Leía mucho Marvel Comics de los '60 y '70, también el Batman de esa época, lo que me llevó a los grandes dibujantes como Milton Caniff, Neal Adams, John Buscema, John Romita Sr., Gene Colan, Bernie Wrightson, Rich Buckler, Joe Sinnott, Gil Kane y todo lo que es EC Comics ("Tales from the Crypt", "Vault of Horror", etc.). Uno va conociendo esos grandes artistas del cómic norteamericano y a los grandes que van apareciendo como Frank Miller, Mike Mignola, Steve Rude, Alex Ross, Bruce Timm, Todd McFarlane, Greg Capullo y una lista muy larga de dibujantes que me han influido e inspirado. 

De por aquí siempre he sido admirador de Alberto BrecciaCuando era chico mi padre me compró una "Pif Paf" de Ediciones Record y allí venía un capítulo de Sherlock Time, el de la Antártida que es una aventura larga, ahí quedé impresionado con el dibujo muy al estilo Caniff pero a la vez muy personal. Después vino Mort Cinder y ya mi fanatismo creció todavía más. Pero puedo nombrar a muchos de estas latitudes que me han influenciado como Lucho Olivera, Mandrafina, Enrique Brecccia, Eugenio Zoppi, ademas de los europeos como Dino Battaglia, Moebius o Loisel, sin olvidar al manga: Osamu Tezuka, Otomo, Miyazaki (gran admirador de sus películas), Akira Toriyama y un muy largo etcétera. Hay tantas influencias, sobre todo cuando uno es fanático del arte de la historieta, que no terminaría más y no estoy mencionando otros grandes nombres, que es injusto, pero bueno, no termino nunca. A cada segundo me acuerdo de algún otro gran dibujante...

EBDB: ¿Soles tener algún tipo de proceso o técnica al momento de ilustrar un guión o preferís improvisar y empezar a tirar trazos para ver directamente que sale?

JL: Primero veo de que va el guión, de acuerdo a eso planeo el estilo, armo primero los bocetos y a veces voy directo a las páginas y allí veo que sale de acuerdo al clima que tenga la historia. Voy variando los estilos, eso quizás lo aprendí de Breccia. Él no se encasillaba en un estilo, sino que cada historia tenia su estilo de dibujo y esto sobre todo se puede ver eso cuando adaptó los Mitos de Cthulhu. Ahí hace un estilo distinto en cada relato y eso me quedó, aunque yo lo hago a mi manera; digo, "ésta la voy a hacer como Kirby" (el que mas me gusta homenajear) o sino un estilo Moebius/Juan Giménez, o sino me hago el Breccia de Mort Cinder; trato de variar. Siempre trato de hacer lápiz y tinta, prefiero eso cuando se puede.


Ilustración hecha por Lucas en 2009, conmemorando los 70 años del Encapotado.

EBDB: Por último, ¿habrá alguna posibilidad de que volvamos a verte en DC, preferentemente dibujando al verdadero Batman?

JL: Si, algo de eso estoy haciendo ahora, si bien no aparece Batman, está relacionado con él. Es un buen evento el que están armando pero no puedo revelar nada. Como estoy empezando a trabajar con DC Comics no te puedo decir mucho. Si me gustaría como gran deseo realizar una aventura de Batman o [Etrigan the] Demon o algo con Superman también. No sé, veremos como funciona todo, que dicen los editores, los lectores y en base a eso que se puede hacer o que me proponen.    

EBDB: En fin, eso es todo Jorge. Muchísimas gracias por tu tiempo.

JL: De nada, gracias por la entrevista. Un saludo para todos.

miércoles, 29 de mayo de 2013


Como alguno de nuestros lectores bien pudo adivinar la semana pasada, Batman Begins llega a El Blog de Batman, así que sin más preámbulos empezamos el análisis de la semana. Ubisoft ha perdido los derechos de Batman, y cede el testigo a Electronic Arts en 2005. De esta manera, la primera película de la trilogía de Nolan contó con un videojuego desarrollado por el tristemente desaparecido estudio Eurocom (responsables del notable remake deGoldeneye para Wii, Playstation 3 y Xbox 360), y hay que reconocer, le pese a quien le pese, que este Batman Begins no es en absoluto un mal juego. Muchas publicaciones se centraron únicamente en sus defectos y dejaron de lado sus virtudes, que no son pocas. De hecho, si a este Batman Begins le debemos algo los fans del Murciélago es que fue el que terminó por allanar el camino actual de los videojuegos del personaje,  que como habéis visto a lo largo de las últimas semanas, ha ido dando tumbos, intercalando juegos decentes con detritus máximo. Así pues, aun a riesgo de ser algo osado con el siguiente comentario, el planteamiento deBatman Begins sirvió de base a Rocksteady para su Arkham Asylum. Seguid leyendo para descubrir el porqué. 
 
El juego sigue escrupulosamente el argumento de la película junto con algunos añadidos extra como la aparición de Victor Zsasz, pero su carta de presentación no podía ser mejor. Comenzamos la aventura con un Bruce Wayne entrenando con Ra’s al Ghul y sus asesinos, para posteriormente marchar a Gotham para cumplir el destino del hijo pródigo de la ciudad: combatir el crimen mediante el miedo. Literalmente. Y es que es tremendamente divertido jugar con los criminales como si de un Metal Gear Solid se tratase, empleando el sigilo, los gadgets y los elementos del escenario para aparecer de la nada y hacer que los enemigos huyan despavoridos o pidan clemencia. Y una vez se encuentren a nuestra merced podremos o bien darles la paliza de su vida, o interrogarles al estilo de polémicos juegos como Manhunt o The Punisher. ¡Qué demonios, ambas cosas! Uno nunca se cansa de ver el horror en el rostro de los criminales.


Técnicamente Batman Begins se encuentra a un nivel excelente. No en vano fue nombrado el juego con mejor apartado gráfico de consola en 2005. De hecho, explota tanto la consola de Sony (plataforma en la que he podido disfrutar del juego) que en algunas ocasiones hay algunas ralentizaciones, especialmente cuando hay muchos enemigos en pantalla, algo que no ocurre en Xbox ni en Game Cube, siendo un problema derivado de las limitaciones de Playstation 2.
La banda sonora viene de la mano del compositor Hans Zimmer, al igual que en las películas, por lo que sus estridentes partituras serán nuevamente amadas u odiadas a partes iguales, pero cumplen sobradamente al meternos de lleno en la acción. Pero todo ello palidece ante la actuación de voz de los personajes, para los que se contó con el mismo reparto de la película, teniendo en un mismo videojuego a Christian Bale, Michael Cane, Morgan Freeman, Liam Neeson, Ken Watanabe, Cillian Murphy y hasta la sosa de Katie Holmes. No se puede pedir más en lo que respecta a fidelidad a la película.  

Pero recordad que todo esto debe quedar en un segundo plano ante lo fundamental en un videojuego: la jugabilidad y el factor diversión. Aquí ya encontramos luces y sombras. Vayamos primero a lo positivo: Hacernos con la mecánica del juego es sumamente sencillo: sigilo, combate, conducción, hackeo de ordenadores... El título nos ofrece una variedad de situaciones bastante grande para ser una adaptación de película, algo que siempre suele encorsetar este tipo de producciones y las limita. De todas las mecánicas de juego disponibles, sin lugar a dudas los niveles de conducción son los que están más conseguidos. Es toda una gozada conducir el “Batimóvil-tanque” a toda velocidad mientras nos llevamos por delante a los coches enemigos o incluso a la policía. De hecho, entre los extras disponibles al terminar la aventura, se desbloquean nuevas fases de este estilo. ¡Si Batman: Gotham City Racer se hubiera parecido lo más mínimo a la conducción de Batman Begins nos encontraríamos ante un auténtico juegazo!


Pero no es oro todo lo que reluce. Entre las sombras que empañan el título hay que mencionar que cuesta hacerse con el control de Batman. Manejar al Encapotado es algo frustrante al principio, especialmente cuando nos enfrentamos a más de un enemigo a la vez. Afortunadamente no estamos ante un nuevo caso como el de Batman: Dark Tomorrow. Aquí cuesta hacerse con el control, pero tarde o temprano nuestra paciencia se verá recompensada. El título de Kemco es digno de ser enterrado en el desierto como el videojuego de E.T.
El juego tampoco es que sea excesivamente largo. Entre 8-10 horas tardaremos en frustrar los planes del amigo Ra’s. Aunque claro, teniendo en cuenta que muchos juegos actuales duran un suspiro, tampoco es de extrañar demasiado. Los fans más acérrimos seguramente lo rejugarán para desbloquear trajes adicionales, pero el resto probarán alguna de las fases de conducción extra y lo dejará olvidado en la estantería.  


En definitiva, Batman Begins no es un mal juego. Sin embargo, ya sabéis como es esta industria. Pese a contar con una carta de presentación excelente, sus fallos calaron más hondo en la “crítica especializada”, relegándolo al ostracismo. De este modo,Electronic Arts canceló el juego basado en The Dark Knight que estaba preparando Eurocom, y Warner Bros confió la tarea de continuar con los videojuegos de Batman a un desconocido estudio llamado Rocksteady. Pero esa ya es otra historia, ¿verdad?

martes, 28 de mayo de 2013


Portada de "All-Star Western" #21 por Howard Porter.

Quienes siguen por estos días la serie protagonizada por Jonah Hex, saben que el caza recompenzas esta compartiendo cartel ni más ni menos con Booster Gold y todo sabemos como suelen terminar este tipo de historias cuando tenemos a un alocado viajero del tiempo de por medio. Más allá de esto, las recientes solicitaciones ya nos han dado la pauta de que este emblemático representante del Viejo Oeste será traído a la Gotham del presente por sus guionistas, Jimmy Palmiotti y Justin Gray. Lo inesperado, a pesar de haber sido obvio y predecible, fue el anuncio que hizo DC hace instantes a través de CBR: el mes que viene, Hex se cruzará con Batwing, que actualmente es otro personaje escrito por Palmiotti y Gray.

Como dije, era algo esperabele aunque así y todo no me lo vi venir por nada del mundo. Personalmente me hubiese gustado más que el encuentro de Hex sea con Batman en vez de Batwing, pero dado el increíble trabajo que los escribas vienen haciendo con ambos personajes por separado, ansío terriblemente ver a este disparejo dúo dinámico en acción. De seguro será algo para el recuerdo.

A todo esto, ¿ustedes que opinan, muchachada loca?

(Fuente)

lunes, 27 de mayo de 2013

Nota: En la presente reseña y en las subsiguientes, no hablaré del videojuego "Injustice: Gods Among Us", sino de su adaptación al comic. 



   ¡Mis queridos amigos Batmaníacos! Aquí una nueva reseña de "Injustice: Gods Among Us"

   Como ya es uso y costumbre en la serie, de sorpresas locas viene el asunto. IGAU #19 está en la cresta de la ola argumental, lo que nos augura que próximamente se vienen capítulos de relleno que no van a aportar mucho a la trama pero de una otra forma van a hacerla avanzar hasta que se termine e inventen un nuevo videojuego. (personalmente espero que la saga termine pronto y no termine en vericuetos dramáticos como la tristemente recordada "Batman: Arkham Unhinged", reseñada por su servidor) 
No digo esto de mala forma, sino porque considero que las buenas historias son historias cortas y concisas que cuentan algo bien armado y no especulan con los gustos del lector para armar sus argumentos. 
Habrán notado que no he abierto la presente reseña con una frase; opté nuevamente por esa opción dado que me ha vuelto a impactar la concepción del capítulo y no una frase en particular.

   El presente comienza con una serie de encuestas a personas random en la calle, preguntando sus opiniones sobre el régimen que Superman lleva un tiempo implementando en La Tierra (es demasiado spoiler decirles quién está haciendo las entrevistas, así que lean, ¡lean! ¡jajaja!). Algunas personas están a favor, otras están en contra y algunos simplemente nos dejan con la boca abierta. A continuación, una de las páginas que más me llamó la atención: 


   (Dejando de lado que el recurso de la mujer islámica ya está más que quemado, es un buen recurso narrativo) 

   Nos encontramos luego con la clásica y por demás apasionante escena de destrucción masiva a la que nos tienen acostumbrados en DC Comics, donde nos topamos con Hal Jordan hecho harapos, ya sin fuerzas. Uno puede pensar claramente en la frase "Shit just got real" cuando un Green Lantern no se aguanta un mano a mano con el villano de turno.



   ¿Quién es el villano de ésta nueva entrega? Por la aparición de Shazam en la portada, ya podrán imaginar que se trata del temido Black Adam, apareciendo súbitamente, reclamando protección para los suyos, increpando a Superman sobre sus "metodologías".
En un giro un poco previsible, Wonderwoman y el viejo Sups, con ayuda de Shazam, quien se debate si lo que están haciendo es correcto, le "quitan su poderes" a Black Adam, haciendo que se torne en su alter ego, un pobre y viejo hechicero. 


   En un momento magistral, al menos para mí, Shazam es repudiado por un grupo de personas de a pie, quienes han visto la batalla entre dioses desatada ante sus ojos, diciéndole que el jamás va a entender a las personas porque es un dios, todo lo que Superman propone no es más que una dictadura de dioses. Irónicamente, los dioses están "contra nosotros". 

   Cerrando el capítulo de hoy, no puedo con mi genio y les dejo el spoiler preguntando: ¿Ustedes qué opinan? ¿Aceptarían vivir en un mundo regido por dioses con puño de hierro?


   ¡BATISALUDOS!

sábado, 25 de mayo de 2013

Como habrán podido ver, esta semana no hubo muchas publicaciones mías y eso se debe a que, entre otras cosas, estuve ocupado con un proyecto ajeno al blog que estamos armando con nuestro colaborador Mario y del cual, si las cosas salen como las estamos planeando, se enterarán en un tiempito, así que estén atentos. Ahora si, pasemos a lo nuestro, ¡viñetas!


"Batman, Incorporated" v2 #11: este número, más allá de haber sido bastante bueno, empezó dándonos un golpe bajísimo con esta triste escena que no esperaba ver a esta altura, pero que sin dudas era necesaria ya que incluso Bat-Cow tuvo su escena de duelo. A todo esto, me pregunto, ¿cuándo le darán a Titus su momento emblemático en el marco de la muerte de Damian? Digo, él era tan importante para el ex-Robin como Alfred the cat y la Bati-Vaca y aún así todavía no hubo ninguna escena de ese estilo, lo cual me sorprende bastante, aunque supongo que Tomasi se está reservando esta carta para cuando Carrie Kelley comience a formar parte de la vida de Bruce y Alfred más activamente.


Lo bueno que tuvo esta entrega fue la increíble cantidad de humor camp y chistes con doble sentido por cortesía de Chris Burnham. Éste en particular me pareció genial y ciertamente me sacó una gran carcajada. Bien por Burnham, logró un trabajo bastante sólido como guionista para ser una de sus primeras veces. Morrison de seguro debe estar muy orgulloso de él.


"Batman: The Dark Knight" #20: quizás sea un poco irrespetuoso o poco profesional de mi parte, pero sinceramente no veo la hora de que cancelen esta serie para reemplazarla por algo mejor o por el simple hecho de que con cada número que pasa, las cosas se vuelven cada vez más aburridas y repetitivas. Para un guionista como Hurwitz, que en el pasado ha demostrado ser más que capaz de escribir buenas historias, me sorprende mucho que esté cayendo en clichés narrativos TAN baratos y trillados...


"Talon" #8: ya desde que vi la preview del número, esta imagen me pareció sumamente impactante y muy bien dibujada, por lo que no podía dejar de destacarla. Lo cierto es que, si bien hubo otras escenas mucho mejores y más importantes tanto narrativa como gráficamente hablando, lo que me llamó la atención de este momento en particular fue la forma grotesca y espeluznante en que Miguel Sepulveda dibujó al Gotham Butcher, un personaje en el cual anteriormente Guillem March prefería priorizar y explotar la musculatura por sobre su desagradable y monstruoso pero aún así interesante aspecto.

Muy bien, esto es todo de mi parte. Los esperamos mañana por la tarde para un completo repaso por lo más importante de las solicitaciones Batmaníacas para Agosto '13 por parte de JokerAnónimo, ¡no se lo pierdan!

jueves, 23 de mayo de 2013


Diseños de Jason Fabok para The Wrath.

The Source continúa anunciando la llegada de nuevos villanos al Universo DC y esta vez volvió a tocar el turno del Bativerso. Ayer se habló de The Wrath, personaje que ya sabíamos que aparecerá próximamente en "Detective Comics" gracias a las recientes solicitaciones. Al igual que en sus encarnaciones previas, este personaje será algo así como un anti-Batman, es decir, un sujeto que tiene los mismos recursos que nuestro héroe, pero que decide utilizarlos para el mal. Algo así como una visión distorsionada del Caballero Oscuro que nos muestra cómo sería si fuera malvado.


Diseños de Jason Fabok para Scorn.

Ahora bien, la sorpresa vino hoy cuando se reveló que, a diferencia de otras ocasiones, esta vez Wrath estará acompañado por un misterioso sidekick llamado Scorn, convirtiéndose así en el nuevo Dúo Dinámico de Gótica ya que, como sabemos, actualmente Batman se encuentra sin su Robin. Es una pena que Layman y compañía hayan decidido introducir a estos personajes justo ahora que Damian está muerto porque de seguro hubiese sido genial verlos a los cuatro en un combate a muerte, aunque la aparición de Harper Row en "Detective Comics" #21 me hace pensar que, al menos por este arco, ella hará del Robin que Batman necesita para derrotar a estos villanos. Después de todo, quizás la idea sea seguir explotando el duelo de Bruce pero no desde el dolor o la locura que conlleva perder un hijo, sino desde la soledad, desde la sensación desoladora de ver un reflejo de lo que él ya no podrá tener nunca más.

A todo esto, vale destacar que Wrath y Scorn técnicamente no son villanos nuevos ya que han aparecido en otras oportunidades tanto en viejos cómics Batmaníacos como en la serie animada "The Batman", pero aún así Bob Harras y su gente deciden tomarlos como creaciones recientes. No es un dato importante ni mucho menos, es simplemente algo que me llamó un poco la atención.

En fin, ¿ustedes que piensan al respecto, amigos lectores?

Fuentes: 1 - 2

miércoles, 22 de mayo de 2013

Estando a tan solo dos meses de que el épico run Batmaníaco del Escocés llegue a su tan esperada conclusión, esta vez tocó hacer un interludio para enfocarnos en Jiro Osamu, ahora conocido simplemente como el Batman de Japón, y Lolita Canary, miembro del Super Young Team, un equipo nipón de héroes adolescentes creado por el propio Morrison durante "Final Crisis". Lo curioso del caso es que este número no fue escrito por el mentado escriba calvo sino por quien venía siendo el dibujante principal de la serie, Chris Burnham, quién tomó las riendas de este capítulo junto al argentino Jorge Lucas en un movimiento inesperado que le permitió tanto a Morrison como a los propios editoriales acomodar las cosas de cara a la conclusión de la saga, más que nada, asumo yo, para diagramar bien los hechos y poder aprovechar al máximo los dos números que quedan para finalizar oficialmente esta colección.

Muchos podrán decir que esta entrega no fue más que un mero relleno sin importancia real para la trama general de la historia y están en todo lo correcto, pues efectivamente eso es lo que queda demostrado tras su lectura, puesto que bien podría haber sido publicado en otro momento, junto con o incluso en el "Batman, Incorporated Special" #1, pero a pesar de todo, debo admitir que fue un número bastante bien escrito y muy entretenido, lo cuál hizo mermar un poco el sabor agridulce de tener que esperar un mes más para saber como continuarán las cosas entre el Hombre Murciélago, Leviathan, Heretic y compañía.

Como si se tratara de una transmisión televisiva, el duelo por la muerte de Damian es repentinamente interrumpido por una emergencia: una pandilla de cinco mujeres motorizadas está atacando transeúntes en pleno Tokio, con lo cual el Batman del país oriental es convocado rápidamente para hacerle frente a esta amenaza. Casualmente, en ese momento Jiro y Lolita Canary estaban teniendo una cena romántica en un restaurante, todo esto generado por la Internet 3.0 (que ya vimos en acción en "Batman, Incorporated" v1 #8) ya que, como recordarán por lo visto en "Batman, Incorporated" v2 #0, el principal problema en su relación radicaba en que la jovencita era demasiado diminuta para poder realizar cualquier tipo de actividad con Jiro. De esta forma, usando la tecnología provista por la franquicia mundial del Caballero Oscuro, ambos finalmente lograron tener una cita que a fin de cuentas terminó siendo interrumpida por este llamado del deber. Sin tiempo que perder, los tórtolos regresn al mundo real para calzarse sus trajes y acuden al lugar de los hechos para detener a estas villanas que, dicho sea de paso y no por casualidad, resultaron ser muy parecidas y actuar de forma similar a los famosos Power Rangers.

Cuando los héroes finalmente se hacen presentes en la escena, se desarrolla una breve pelea donde las maleantes salen vencedoras pero terminan huyendo despavoridas ante la posibilidad de que Lolita Canary destruya una sonda de neutrones que habían robado para su jefa. Jiro y su compañera entonces se liberan y regresan a su Batbase, que vendría a ser el equivalente a la Batcave. Allí, utilizando lógica y ciencia de cómics, logran desarrollar un método para rastrear fácilmente a las violentas motoqueras, lo cuál les permite descubrir la ubicación de su guarida. Cuando la líder de la pandilla, Lady Tiger Fist, se da cuenta que el Dúo Dinámico japonés estaba allí, le indica a sus chicas que arremetan contra ellos, pero ahora son Jiro y Lolita los que triunfan rápidamente, dejando al descubierto la horrible condición que las afligía. Resulta ser que ellas habían sido reclutadas por Leviathan para formar un equipo de motociclistas profesionales cuyo objetivo sería conquistar el mundo de los deportes competitivos y así convertirse en la cara visible de la organización comandada por Talía Al Ghul. Para ello, les dieron un casco especial que les permitiría una mayor ventaja por sobre los competidores, pero la tecnología del casco comenzó a afectarlas y terminó por desfigurarles sus rostros y convertirlas en monstruos, de ahí que en el principio del número se ensañaran tanto atacando a sus víctimas en la cara e hicieran comentarios respecto a su belleza.

Luego de estos hechos, Leviathan las abandonó y la única alternativa que les quedó fue seguir operando en Japón para tratar de volver a captar la atención de dicha organización y es por eso que habían robado la sonda de neutrones previamente. Aprovechando la situación, Jiro y Lolita las convencen de ayudarlos para detener a las personas responsables de su dolor y miseria, por lo cual todos ellos terminan combatiendo mano a mano con Lady Tiger Fist y sus dos tigres robóticos. Tras aprender provisoriamente a la villana en una prisión virtual generada por la Internet 3.0, para luego ser transportad a una cárcel de verdad, los dos héroes adolescentes regresan a su cita y allí la transmisión es interrumpida una vez más, esta vez para avisarnos que el mes que viene regresaremos a la programación regular y veremos como se definirá el inminente combate entre los padres de Damian y sus respectivos ejércitos. Fin.

Pues bien, a decir verdad, este número fue una grata sorpresa. Si debo ser completamente sincero con ustedes, más allá de lo mucho que me fascina su trabajo como dibujante, realmente no estaba seguro que tan buen escritor resultaría ser Burnham, pero tras leer estas veintipico de páginas tengo que decir que su guión me pareció bastante bueno y sumamente entretenido, más que nada por el hecho de que los chistes con doble sentido y las situaciones bizarras estuvieron al orden del día, y estos, para mi, son elementos infaltables en toda buena historia y que disfruto mucho al momento de la lectura. Obviamente esto no se equipara por nada del mundo a un guión excéntrico y alocado escrito por Morrison ya que Burnham recién se está iniciando en el mundo del guionismo profesional de cómics, pero aún así no hay que quitarle el mérito pues fue un número divertido y, al final del día, un buen respiro después de tanta tragedia y acción sin parar.

Otro que también me sorprendió gratamente fue Jorge Lucas, más que nada porque no me esperaba un cambio de estilo tan radical después de haber visto su trabajo en la OGN "Sunset". Dejando de lado el constante juego con luces y las sombras y la atmósfera lúgubre y realista que había logrado en la mentada edición publicada por Minotaur Press, en esta ocasión el apartado gráfico de Lucas termina siendo una ingeniosa y estupenda combinación al mejor estilo amerimanga, matizado con pequeños detalles que emulaban la técnica de Jack Kirby y aprovechando también la riqueza visual de la cultura japonesa. Sin dudas el trabajo de este compatriota me dejó más que conforme y desde ya espero volver a verlo dando vueltas por el Universo Batman. Vale la pena destacar, ya que estamos, que los maravillosos colores de Ian Hannin contribuyeron enormemente a la espectacularidad artística del cómic.

En conclusión, este fue un buen cómic. Ni muy bueno, ni muy mal, simplemente un buen cómic que cumplió con su propósito de entretenernos, de darle tiempo a Morrison y compañía para terminar de diagramar el final de su run de siete años y, sobre todo, continuar inflando las arcas de DC Comics. Quizás no pase a la historia ni sea recordada con fervor por los que venimos siguiendo esta mítica etapa desde el 2006, pero aún así es una divertida lectura que sirve para pasar el rato.