¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

viernes, 3 de enero de 2014

Reseña: "Birds of Prey" #26

¡Hola bati-amigos! Después de un desafortunado e innecesario paso por "Zero Year", volvemos y retomamos el arco argumental actual que tiene como protagonista a la red terrorista Basilisk y en donde se pone en juego la fidelidad de Cóndor en el grupo, y el futuro de la relación de Dinah con su marido Lance. Como no me importan los spoilers en esta ocasión, primero les comentaré lo acontecido en este número y luego sí, mi opinión al respecto.

El número da inicio retomando la disputa entre Dinah y  Regulus, quien parece estar al mando de Basilisk y de una gran operación criminal. La propia Dinah se molesta en recordarnos la situación, y nos comenta que Regulus se trata en realidad de una especie de fusión, tanto psíquica como física, de su ex compañero del Team 7 Dean Higgins (¿Quién te conoce, papá?) y Kaizen, el ex líder de la organización y que también dicha correspondencia en la continuidad pasada. En teoría, ambos muertos en Gamorra, pero ahora han vuelto... y en forma de Regulus. En fin, entre golpes y patadas también se intercambian algunas palabras, y tras un descuido por parte del genio terrorista, Dinah aprovecha para arrebatarle su báculo y derribarlo con él. A todo esto, recordemos que gracias a la presencia de Kurt, y a la manipulación que Regulus ejerce sobre  él, se encuentran "desactivados" los poderes en la zona y sus alrededores; por lo que Canary no puede hacer uso de su grito. Mientras Regulus sigue tirado en el suelo, Dinah no pierde el tiempo y se dirige a la cápsula donde tienen confinado a su marido. Al abrirla, se da cuenta que Kurt está conectado a varios sensores, y en propias palabras de Regulus, si se lo desconecta morirá. 

La acción entonces nos traslada a donde el resto de las Birds (Strix y Batgirl), que han tenido un encontronazo con Cóndor, cuyo pasado como miembro de Basilisk a puesto en duda su lealtad; y tres secuaces más de Regulus, quienes participaron en el secuestro de Dinah un par de números atrás. La tensión no se mantiene por mucho tiempo más y Cóndor devela su verdadera postura al advertir a las Birds de la falta de súper poderes, y al comenzar la pelea golpeando a sus propios ex compañeros de la organización terrorista. Se reparten bifes por todos lados y nada interesante transcurre. La victoria parece decidirse por el lado de las Birds, más tarde, Cóndor golpea Tsiklon (con quien aparentemente tuvo una relación en el pasado) por no haber brindado información acerca del paradero de Dinah.

 
Como no aguantábamos los nervios y ya nos estábamos comiendo las uñas (?), retomamos la situación de Dinah, Regulus, y Kurt. Sin hacer caso a las advertencias de su enemigo, Dinah desconecta los sensores, y para sorpresa de nadie, Kurt no muere. No obstante, esos sensores mantenían a raja sus habilidades, por lo que ya no reprime los poderes de los demás, sino que los potencia a niveles desorbitantes. Todo se ven acometidos por una catarata de potencia incontenible, y se les es difícil controlarse. Canary no aguante mucho más, y al prever un ataque de Regulus por la espalda, suelta un grito devastador que lo manda volando y atraviesa el techo. Cóndor intenta interceptar a Regulus en el aire, pero este devela que también ha sido afectado por Kurt, y aturde a Cóndor con un haz de energía proveniente de la palma de su mano. Batgirl consigue infiltrarse al edificio donde se encuentra Dinah, y le realiza una llave que la deja inconsciente. Con Dinah tirada en el suelo, Bárbara vuelve a conectar a Kurt, segundos más tarde Canary recobra la conciencia.

Regulus y Cóndor aterrizan en la azotea del edifico, pero sólo Regulus está consciente, y aprovechando la situación, se prepara para darle el golpe final a Cóndor; pero Strix es más rápida y logra detenerlo encajándole una patada voladora, para luego terminar cayéndose los dos. Afortunadamente, Cóndor recupera la conciencia lo suficientemente rápido como para llegar al rescate de Strix, devolviéndole el favor, mientras que Regulus sigue cayendo... dejando su destino en una incógnita. El número termina yendo todos a donde Dinah, que no se ha movido de ahí, al lado de su esposo, abrazándolo.

Decir que el número no me fue de mi agrado sería una gran verdad, pero también sería ser muy generoso. Le he dado el privilegio de la duda a Christy Marx en más de una ocasión, con la esperanza de que en algún momento me sorprenda, pero no hay caso. Este arco argumental es tan obsoleto, tan falto de carisma, entusiasmo, interés, que cuesta creer que estamos hablando de las mismas Birds of Prey que en sus primeros números lograban entretenernos de una manera muy decente. Es preocupante la manera en que esta serie, poco a poco, ha ido perdiendo su interés. Pero bueno, estas son sólo palabras y a pesar de que estoy completamente convencido de lo que digo, me veo en la obligación de justificarlo.


Algo que ha ayudado muchísimo al decaimiento de la serie, ha sido la exclusión de dos personajes que hasta en sus últimos momentos daban un gran sostén a la serie: Katana y Evelyn. Ambos eran personajes muy interesantes, sobre todo Katana, cuyos relevos no  han sabido llenar el espacio que dejaron. Sí, Strix al principio fue una propuesta interesante, pero con el pasar de las hojas la novedad no fue bien llevada, creo que no la han sabido aprovechar. Dejaron que una sus principales características, su incapacidad para hablar, se convirtiera más en un impedimento a la hora de explorar el personaje, que en una nueva propuesta creativa al hacerlo. El personaje simplemente "esta", aparece cuando hay que aparecer, pero ha dejado de ser atractivo.

En cuanto a Cóndor, bueno, su personaje por lo menos fue mejor llevado que Strix, pero una vez más, ya no llama tanto la atención. Sólo han conseguido alargar su expectativa de vida como personaje de interés, al involucrarlo amorosamente con Canary, e involucrándolo en asuntos que podrían hacerlo sospechar de alta traición, con un pasado tormentoso. El problema es que no siento que haya química entre Dinah y Cóndor, y aunque tampoco se vea como un amor forzado... es obvio que no durará mucho, en especial cuando Kurt vuelve a entrar en escena. La tensión del triangulo amoroso no es tan fuerte como para convertirse en el centro de un drama, y el personaje pierde importancia. Por otro lado, su pasado con Basilisk en realidad no es mala idea en un principio, el problema esta cuando se piensa en Basilisk y en lo que este representa. A lo largo de los números se le ha tratado de otorgar a esta organización criminal, una importancia que al momento de la verdad, no tiene. No importa que tan espectacular o grotescas sean sus intenciones, mientras no protagonice una historia mínimamente memorable, o presente a un villano aunque sea carismático, a nadie le importará Basilisk, ni nada que esté relacionada con ella. En estos momentos Basilisk es como un tipo con esteroides, lo han inflado a más no poder para poder generar cierto interés en la trama pero entonces llega La Corte de los Búhos (que le encanta ir al gimnasio y pasa de los esteroides) y le encaja tal paliza que le terminará obligando al tipo con esteroides a practicarle sexo oral y tragarse el contenido.


Hablando de villanos pocos carismáticos, hablemos de Regulus. Cuyo origen es tan estúpido que me es difícil no hablar de ello. Proveniente de la fusión entre Dean Higgins (cri, cri, cri) y Kaizen, cuya principal intención es la de mermar por completo todos los poderes de los metahumanos en el mundo, de modo que ya no lo menospreciarán por no tener poderes, y él pasaría a ser el único súper. Y todo esto porque quedo resentido por su paso en el Team 07, y de que como lo subestimaban. Momento... esto... esto me recuerda al malo de los Increíbles. En fin, creo que no vale la pena aclarar lo infantil y estúpido de este propósito. Entonces veamos... un origen mediocre, un propósito mediocre, y capaz de creerse un genio de la manipulación emocional de las personas dramatizando la "traición" de Waller frente a Dinah... para que después le quite su báculo y lo golpeen con él, y lo peor de todo, usa esteroides. Pocas cosas caen peor que un personaje que no solo es mediocre, sino que además esta inflado. Si esa mediocridad fuera adrede, caería muchísimo mejor, pues el personaje pasaría a ser cómico y aunque pueda sonar totalmente fuera de clímax, esta estrategia ya ha sabido dar muy buenos resultados. Excepto en Iron Man 3.

En cuanto al arte no tengo mucho que agregar que no haya dicho en números anteriores. No sé si será que el argumento está afectado mi perspectiva general, pero me da la impresión de que Molenaar no le ha puesto mucho empeño a este número. En muchos casos sentí que los dibujos se hubieran quedado en bocetos sin terminar, con falta de detalles. Pero como dije, es mi impresión.

Podría seguir diciendo muchísimas cosas más, pero creo que por ahora esto es suficiente. Debido a que el encuentro definitivo entre Kurt y Dinah no se llevaba acabo, me debo abstener a dar la nota, ya que bajo mi criterio el arco aun no ha finalizado y prometí dar una nota ponderativa al arco completo. Pero sepan de buenas a primeras, que no será para nada buena.

0 Batcomentario/s: