¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 30 de enero de 2014

Reseña: "Birds of Prey" #27

¡Hola bati-amigos! Después de un tiempo sin actividad he vuelto, para traerles la reseña del #27 de las Birds of Prey. Para aquellos ansiosos que esperan ver algo relacionado con Gothtopia, les recuerdo que las Birds no se unirán a la fiesta sino hasta el número #28. Así que aquellos que esperaban seguir explorando aquél particular y utópico mundo, sigan esperando y nos vemos en la próxima reseña, para los que simplemente son fieles a las aventuras de las Birds (que a estas alturas deben ser unos pocos...) les recomiendo que se queden; pues las cosas han dado un giro de tuerca de lo más interesante, y que puede ser interpretado como un manantial en medio de lo que se ha convertido esta, hasta ahora, desértica serie. Pronto descubriremos si se trataba sólo de un espejismo.

Yendo a lo que es el cómic en sí, estamos ante uno de esos números que cumplen el roll de prólogo del arco anterior, pero que a su vez, abren las puertas para una futura desventura. Esto último es lo que quiero recalcar, puesto que si decidimos encararlo como un prólogo de un arco que rozo la mediocridad, los resultados no van a ser muy gratificantes. Es mejor tener algo de perspectiva y saber pasar página. No obstante, eso no da derecho a dejar baches argumentales, y el número también se encarga de rellenarlos con una eficiencia anecdótica, pero que sirve a sus fines. Uno de estos ejemplos es el pasado de Condor y su relación con Basilisk, que dicho sea de paso, sirve de relleno ocupando siete páginas cuando podría haberse explicado y narrado en muchas menos. Pero es comprensible, estamos ante un número de transición y el relleno es inevitable en estos casos.

Por supuesto no hay que olvidarse del destino de Kurt, esposo de Dinah, cuya salud y estado no es alentador. En pocos globos diálogos, se nos informa que es probable que quede en estado vegetativo y no se hable mucho más del tema. Aunque el cambio de actitud en Dinah y su preocupación, es tangible a lo largo del todo el cómic. Llegando a la incógnita mayor, el misterioso benefactor que ayudó a Batgirl en el pasado número, al fin de cuentas, era un socio y sólo respondía a las órdenes de Ettie; esa dulce ancianita que ha realizado diferentes cameos a lo largo de todo el runn Marx, y que cuya futura importancia era más que obvia y previsible. Ahora por fin se nos devela quien es y cuáles son sus verdaderas intenciones. Recurriendo a la tradición de optar por un apodo cuando un personaje cobra cierta relevancia, se presente a sí misma como Mother Eve, una supercentenaria anciana que ha vivido varios siglos, pero que se encuentra en el ocaso de su vida.


 Como si ya no hubiera suficientes “inmortales” en el universo DC, ahora se suma esta Mother Eve, que recordemos que es un personaje creado por Christy Marx exclusivamente para esta serie, y seguramente, exclusivamente para los futuros acontecimientos que darán a lugar. Su extraña condición aún carece de argumento, pero está claro que Marx planea seguir desarrollando su pasado más adelante. De todos modos, su gran longevidad no es lo más atractivo en cuanto a la propuesta del personaje, sino más bien, la supuesta “relación” que podría tener con Dinah y Condor. En palabras suyas, a lo largo de su vida ha dado a luz a innumerables descendientes, y a veces, tales descendientes desarrollan poderes metahumanos. Esta podría ser una futura explicación para los poderes que poseen Dinah y Condor, ya que Mother Eve está convencida de poder “sentir” la presencia de su sangre corriendo por las venas de alguien más, y ciertamente esa fue la razón por la cual se acerco a Dinah en primer lugar.

Ahora que muchas de las incógnitas han sido resueltas, es momento de trazar la ruta a seguir. Al parecer, Mother Eve tiene un enemigo mortal, quién no es más que un viejo, muy viejo conocido… el famoso Ra’s Al Ghul, la cabeza del demonio, que hace poco perdió a un nieto y a una hija, pero que todavía tiene ánimo para jugar con ancianitas. Y es que de hecho, así es como la propia Mother Eve define la situación: un “juego”. Un juego que sus peculiares condiciones les han permitido jugar por años, sin haber resultado ninguno vencedor hasta el momento. No se dan más detalles del asunto. Como dije, es sólo el preámbulo para un nuevo arco que promete ser mucho más interesante y significante que el anterior.


El número termina como no podía ser de otra manera, bruscamente interrumpido por los acontecimientos pertenecientes al evento Gothtopia, que bajo mi humilde opinión, es sumamente entretenido. Mientras el resto de las Birds deciden acudir a Gotham para investigar la situación, Dinah decide quedarse con Kurt, generando una disputa totalmente innecesaria entre ella y Batgirl, que hace poco pasó por pérdidas y momentos difíciles, y que aún así no parece comprender a Dinah.

Pasemos a hablar del arte, después de tantos números consecutivos, el señor Romano Molenaar ha delegado su trabajo a otras manos: Daniel Sampere. El arte me gustó, Sampere y Glapion se complementan bien, en mi opinión. Aunque para serles francos, no es un apartado que haya tenido la oportunidad de lucirse, no por el artista, sino porque el guión no da lugar a ello, transcurriendo la mayor parte del tiempo en la base de operaciones de Mother Eve. Y de hecho, en los momentos más lucidos en cuanto a este apartado se refiere, no participó Sampere, sino Robson Rocha, que podríamos definirlo como artista invitado, y que verdaderamente me quedé fascinado con su estilo y talento a la hora de desarrollar el pasado de Condor.


En conclusión es un número interesante. No hay duda alguna de que Christy Marx está haciendo finalmente lo que quiere, y no rellenando huecos de otros guionistas. Ha sabido introducir un personaje que genera cierto interés, con un prometedor arco esperándonos. Lo que está por venir (luego de Gothtopia) será puramente ella, y será lo más significativo que haga para esta serie. Del resultado de ello, dependerá mi visión sobre ella como calidad de guionista, que hasta ahora no es muy buena. Pero con estas pequeñas señales de mejorías y promesas que ha dado en este número, me ha bastado para volver a depositar su confianza en ella y otorgarle una nota más que esperanzadora. Ahora me retiro y no lo olviden, nos veremos en la próxima reseña de las Birds of Prey Wings of Truth.

Nota del arco argumental anterior: 4.0 (Mediocre)
Nota del número: 6.5 (Algo recomendable +)

0 Batcomentario/s: