¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

lunes, 20 de enero de 2014

Reseña: "Damian: Son of Batman" #3

"Damian: Son of Batman" #3: If animals could talk
Guión: Andy Kubert
Arte: Andy Kubert
Colorista: Brad Anderson
Portada:  Andy Kubert & Brad Anderson 
Editor: Mike Marts


Bienvenidos de nuevo a este rincón del Blog de Batman que se encarga de testificar las diluciones de Andy Kubert.

En el número anterior veíamos a Damian Wayne enfrentándose al Porfessor Pyg resultando en la derrota y caída del Murciélago desde el rascacielos donde se llevó a cabo la pelea y donde a maneara de metáfora me recodó a Lucifer cayendo de la gracia de los cielos. O al menos quiero pensar que este libro está plagado de ese tipo de símiles y sub-contextos que tal vez expliquen algunos de los singulares hechos acontecidos en esta historia.

INICIAMOS CON LOS SPOILERS.

Comenzamos justo donde terminó el último número donde vemos a Damian salvarse de la estrepitosa caída gracias al Río Gotham (y su aparentemente nula tensión superficial) para ser rescatado inmediatamente  por el avejentado y siempre fiel Alfred.

Ya en la Batcave vemos la extensión de las heridas del nuevo Batman luego de haber sido atendidas por  el viejo y atribulado Pennyworth quien exhausto luego del desgaste físico que significó cumplir su promesa de cuidar siempre al hijo de Bruce, decide tomar lo último que le queda de fuerza para ir a descansar a una mesa apostada en la cueva donde exhala su último suspiro con el gato Alfred como único testigo y al cual, aparentemente, le transmite su alma (?). Inmediatamente después de estos hechos, el gato va a la cama del maltrecho joven quien va despertando y le dice a un sorprendido Damian, que debe levantarse ya que la computadora ha detectado a los secuaces de Pyg.

Vamos al otro lado de la ciudad donde Jackanapes y (tal vez) King Shark han secuestrado un camión escolar lleno de niños y están en camino de llevárselo a su jefe cuando son detenidos por el Caballero Oscuro quien luego de su primer triunfo heroico portando el Manto del Murciélago decide hacerle una visita al viejo sacerdote con el que suele platicar.

Vemos ahora a Batman sentado (... Así es, un Batman sentado) en el confesionario donde le dice al párroco sobre el gran sacrificio que representó el no haber eliminado a los secuestradores del autobús. El cura le hace saber que tras ser aprendidos, confesaron inmediatamente y que la policía ya está tras la pista de Pyg pero le recuerda que aún le queda pendiente el caso del Joker. Al escuchar esto, el nieto de la Cabeza del Demonio se sobresalta y demanda conocer la identidad del sacerdote ya que nunca le dijo nada sobre el Joker pero al abrir la puerta del confesionario contiguo, este se encontraba vacío.

De regreso a la mansión, vemos que Alfred fue sepultado junto a su padre y el resto de los Wayne mientras que en la Batcave, Damian decide tragarse su orgullo e ir a pedirle ayuda a Bruce para encontrar al Delgado Duque Blanco de La Muerte pero al llegar a su habitación solo encuentra un extraño naipe del Joker con una caña de pescar sobre la cama de su padre.

Vemos inmediatamente después al Caballero Oscuro llegar al muelle donde Dick Grayson fue asesinado y finalmente encontrar dentro de una bodega abandonada a un maltrecho Bruce Wayne. El número termina con la revelación de que el criminal detrás de todo no es en realidad el Príncipe Payaso del Crimen sino un nuevo criminal que se hace llamar a si mismo The Joker

FINAL DEL LIBRO 3 de 4.

Lo Bueno.

Ir al apartado de El Arte.

Lo Malo

Empecemos por un detalle en el argumento que solo puedo atribuir al capricho del guionista y es que Batman no se detiene a interrogar a Jacknapes ni va a confrontar a Pyg de nuevo luego de salvar a los niños del camión. En su lugar va a hablar con el sacerdote. Más alla de su poco interés en capturar al villano detrás del secuestro de los niños, no entiendo porque nunca acude a hablar con algún otro miembro de la basta Batfamily sobretodo pensando que el confundido joven está buscando redimirse y ser mejor persona. Creo que Kubert fuerza demasiado este cómic.

Vamos ahora con lo obvio.

Referente al gato Alfred, hay que recordar que antes de morir, el mismo Alfred nos hace notar la severa herida intracraneal que sufrió Damian tras su caída y estoy convencido que el alma del último mayordomo de los Wayne no reside en la mascota de la casa  sino más bien es la culpa de Damian quien le da voz al felino. El único problema que le veo es la forma en que lo presentó Kubert ya que primero debió haber hecho que el vapuleado primogénito de Bruce viera el cadáver para enfatizar ese sentimiento de culpa.

Ahora, relativo al sacerdote, el escriba da a entender que Damian ya lo conocía tiempo atrás por la información que le compartía en sus conversaciones y es que si no lo conocía, ¿por qué Damian iría a una iglesia cuando nunca antes había sido mostrado como un personaje espiritual? El detalle que desenmascaró al clérigo fue su conocimiento sobre The Joker, pero el sacerdote compartía mucha más información con Damian desde antes; información que un sacerdote no debería poseer y que jamás hizo desconfiar al nuevo Encapotado como la confesión de Jackanapes. Mi teoría es que el novato Batman si pensaba que se trataba en realidad de Gordon y en algún momento de la historia fue asesinado y suplantado por un impostor pero la mal lograda manera en que lo presenta el guionista es lo que causa la confusión.

Finalmente, The Joker. Esto si escapa de mi razonamiento. Creo que el guionista quiso darle su propio némesis a Damian pero no entiendo por qué tenía que ser un símil tan obvio y simplista. ¿Por qué enfrentar al héroe de tu historia épica contra una versión deslavada de un gran villano? Tal vez pensó que su Batman no estaba a la altura del Joker.

El Arte. 

La narrativa, las proporciones, los fondos y los detalles. Todo muy bien cuidado. El arte es la única razón por la que vale la pena comprar esta mini-serie. Me gustó mucho la secuencia de paneles con la que abre el libro, mostrándonos a Damian cayendo pero visto a través del reflejo del río y con su punto de fuga impecable, mostrándonos una gran técnica. Pero para ya no aburrirlos más, les presento el que para mí fue el mejor panel de todo el libro.


Obviamente no podía dejar pasar la oportunidad de mostrarles a Batman, sentado.



Y finalmente nos despedimos con el “nuevo” personaje creado por Kubert.


Calificación Final: 5/10

Si alguno de ustedes tiene alguna teoría sobre los extraños hechos presentados en el comic, por favor déjenos saber aquí en el Blog, en nuestra cuenta de Twitter o en nuestra página Facebook

A mí me pueden encontrar en Twitter como @yhakuma y los dejo desde acá aconsejándoles que no compren el último número hasta que lean nuestra reseña. En serio.

0 Batcomentario/s: