¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 5 de febrero de 2014


Bienvenidos una vez más a la sección más nerd (que ya es decir) de El Blog de Batman. En esta ocasión vamos a continuar repasando los títulos protagonizados por la Justice League (salvo Arkham Origins, las aventuras en solitario del bueno de Bats ya han sido despachadas), por lo que es el momento de volver a echar la vista atrás y ver qué nos deparan juegos como Justice League: Injustice for All.
Lanzado por la extinta Midway en 2002, y en exclusiva para Game Boy Advance, Justice League: Injustice for All está basado directamente en la mítica serie de animación Justice League de Cartoon Network (renombrada posteriormente como Justice League Unlimited) y que muchos recordamos con gran cariño.
Si recordáis bien en nuestros retroanálisis anteriores, la época de finales de los 90 y gran parte de la primera década del 2000 fue todo un fiasco en lo que a juegos “made in DC” se refiere. A despropósitos como Superman: Shadow of Apokolips, Batman: Dark Tomorrow, Catwoman o el más infame de todos, Aquaman: Battle for Atlantis, se contraponen una serie de juegos destinados para portátiles que si bien no son clásicos imperecederos de sus respectivos géneros, aguantan bastante bien el tipo y son más que dignos de ser jugados aún incluso a día de hoy. Ese es el caso del juego que hoy reseñamos.


El juego no es un dechado de originalidad, eso ya lo vemos desde el principio. Se trata del clásico beat ‘m’ up plataformero en 2D con toques tridimensionales en el que tenemos que controlar a distintos personajes y aprovecharnos de sus habilidades para salir airosos de numerosos niveles con sus respectivos jefes finales. Todo este planteamiento tan simple no destacaría lo más mínimo sino estuviera ejecutado de forma notable por los chicos de Midway, quienes nos presentan a un total de siete personajes jugables (Superman, Batman, Wonder Woman, Flash, Green Lantern, Hawkgirl y Martian Manhunter), quienes deben hacer frente a una alianza de villanos digna de tener en cuenta: Lex Luthor, Star Sapphire, Solomon Grundy, Cheetah, el Joker, Shade, Felix Faust y el Ultra-Humanita.
Técnicamente nos encontramos ante un título que explota bastante bien la portátil de Nintendo (a día de hoy pueden parecer desfasados, pero por aquel entonces era lo mejorcito a lo que se podía aspirar gráficamente en una portátil). Los modelos de los personajes se encuentran bien animados y respetan a los originales de la serie de TV, gracias también a esos efectos tridimensionales ya mencionados.
Jugablemente sorprende la buena labor realizada por Midway con tan solo dos míseros botones. Mediante diversas combinaciones podemos atacar, saltar, volar, emplear poderes especiales, cargar combos únicos por personaje, etc. Mientras que Superman posee su visión calorífica, Martian Manhunter puede ser intangible durante un tiempo, lo que le permite acceder a zonas imposibles para otros personajes. Por su parte, Green Lantern puede crear numerosos objetos y armas gracias a su anillo visión de calor para su súper poder, el Detective Marciano puede convertirse intangible, que se puede utilizar para acceder a ciertas áreas en sus niveles de lo contrario no se puede acceder… En general, todos los personajes actúan tal y como esperamos que lo hagan tras haber leído mil y un cómics sobre ellos. 


Superar la aventura nos llevará entre 4-5 horas, una duración no muy larga, pero lo normal para un juego de portátil de hace más de 10 años. El juego posee un total de doce escenarios bien diferenciados y que podemos repetir nuevamente para desbloquear los clásicos objetos secretos y desbloqueables, así como batir nuestras marcas, como en todo buen arcade que se precie.
Por último, avisaros de que el apartado sonoro es lo más flojo de todo el cartucho. Tan solo escucharéis tres míseras melodías en MIDI a lo largo de vuestro periplo. ¿Tanto costaba crear dos o tres canciones más? Es cierto eso que dicen que en ocasiones acabábamos tarareando las canciones de nuestros juegos favoritos. En este caso seguramente también lo hagamos, aunque sea porque prácticamente las hemos aprendido por ósmosis. 


Salvo esta pequeña salvedad, Justice League: Injustice for All, es una apuesta más que recomendable si os gustan los plataformas de acción clásicos y no os duele un apartado gráfico que actualmente podríamos calificar únicamente de “resultón”. Jugablemente cumple con creces y posee todo el carisma de nuestros héroes favoritos. Todo esto no hace sino evidenciar que mientras que en las consolas de sobremesa, DC Comics sufrió bastantes varapalos durante la época de los 128 bits (algo que ya vimos cuando tratamos las aventuras de Batman en solitario), las portátiles florecieron con títulos que, si bien no inventaron la rueda, resultan más que entretenidos y a los que conviene volver de vez en cuando. ¡Buen vicio y hasta la próxima entrega, batifamilia!

0 Batcomentario/s: