¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

domingo, 16 de febrero de 2014


¡Enhorabuena! Los felicito por pasar a este espacio para compartir conmigo una reseña más de "Batman: La Serie Animada" que, a propósito de San Valentín, en esta ocasión hablaremos de un personaje creado en 1940 por Bob Kane y Bill Finger que se convierte en uno de los amores imposibles del "Hombre Murciélago" con quien comparte una compulsiva relación amor-odio incontenible.

Hoy les ofrecemos: LA GATA Y LA GARRA (THE CAT AND THE CLAW)

En la oscuridad de Ciudad Gótica, podemos ver una figura que sube por la paredes de un edificio. De pronto, con ayuda de un látigo, se impulsa diestramente para subir a una marquesina. Observa por las ventanas hasta que localiza dentro de una habitación un collar muy costoso. Esta figura es la de una mujer vestida con una traje gris ajustado y una máscara simulando la cabeza de un gato. Con garras que sobresalen de sus guantes, corta un vidrio de manera circular por el cual hace pasar al interior a una gata negra llamada Isis. Esta gata ágilmente, por entre láseres que custodian las joyas, obtiene el collar y regresa con su ama quien la espera afuera.

-Como Batman, mientras patrullo la ciudad, me percató de un robo. -Así que nuestro nuevo gato ladrón es una mujer -me digo-. Cuando esta mujer comienza a bajar del edificio le hago frente. Ella se sorprende y comienza a huir entre los edificios. Logro alcanzarla pero ella nuevamente se escabulle. Estando frente a frente comienza a atacarme con habilidades marciales, con sus garras consigue rasgar mi capa reclamándole por ese hecho hasta que me tira encima varios botes metálicos de basura. Ahora, corriendo por las avenidas, ella deja detrás a su gata que, a punto de ser atropellada, la rescato. Ella continúa subiendo a un edificio y estando en la azotea toma un silbato para llamar a su mascota, ésta, desesperada, se escapa de mis brazos. Me percato que la gata deja un poco de pelos en mi traje y los tomo. ¡Vaya noche! -Gracias por el momento -me despido-.

-Como Bruno Diaz, debo asistir a una subasta para salvar animales, en esta ocasión, lo que se subasta es una cita conmigo. Me piden pasar al frente, mientras varias mujeres me llenan de halagos; yo les pido que me disculpen. La subasta comienza con $500 dólares incrementando hasta $1,000; de pronto, la voz de una sensual mujer ofrece $10,000 dólares. Ella es una rubia muy hermosa de ojos verdes que lleva su cabello recogido, así como un vestido largo y entallado en color rosa. Su nombre es Selina Kyle. Estoy sorprendido, nunca la había visto antes. Uno de los comensales me dice que ella al parecer, gusta de la vida salvaje y patrocina la conservación del león de montaña. Me acerco a Selina quien me presenta a su secretaria la cual me entrega un cheque. No puedo evitar sonrojarme cuando le pido salir con ella. A las afueras del edificio se escuchan patrullas y disparos de metralletas. Aprovechando la confusión, salgo del recinto para ayudar a la policía como Batman a capturar a los maleantes quienes robaban unas armas en una camioneta. Desafortunadamente, uno de los criminales huye. Cuando Gordon llega a escena, me comenta que los federales le avisaron que el terrorista Garra Roja está en Ciudad Gótica.

Selina se prepara en su departamento para su cita con Bruno Diaz, aunque ella preferiría que fuera Batman. Cuando Bruno se presenta, el abogado de Selina le llama para avisarle que no podrá comprar los terrenos para la reserva de los leones montañeses. Bruno se preocupa y le pregunta si puede hacer algo por ella. Al final, consigue una entrevista con el monopolio al que le venderán los terrenos que ella quiere.

Bruno y Selina asisten con el presidente de la Multigon quien les indica no poder ceder la compra de los terrenos en donde construirán un gran complejo de descanso. Selina lo amaneza con la asistencia de ambientalistas y activistas quienes los observarán muy de cerca. Al salir Bruno y Selina del edificio, en la oficina del Sr. Stern, una pared se abre y se observa a una mujer blanca de ojos azules, cabello negro con una franja blanca, vestida con un traje ajustado rojo con detalles negros y un tatuaje en forma de garra roja en el hombro derecho. Le ordena a Stern que le sigan los pasos a la Srita. Kyle. Bruno y Selina por su parte posponen su cita para almorzar, so pretexto de tener algo qué hacer durante la tarde.

La mujer gato ingresa junto con Isis a la oficina de Stern para obtener evidencias acerca del complejo a construir. Garra Roja, por su parte, comienza a planear con sus secuaces el secuestro de un tren que pasará por Ciudad Gótica con una plaga viral. Se percatan que tienen un intruso tomando fotos y se apresuran a capturarlo. Isis le da aviso a Selina y huyen por el sistema de ventilación mientras los maleantes las siguen.

-Escuchando disparos, asisto rápidamente a ver qué sucede. La mujer gato está escapando, pero cuando está por subir a la marquesina de un edificio alguien dispara una especie de bala explosiva que provoca su caída y acudo a rescatarla. En el aire, ella me llama su héroe y me besa. Cuando estamos a salvo en la azotea de un edificio, el beso se prolonga ligeramente pero impido dejarme llevar por el momento y la alejo un poco de mí. Ella me dice que el beso se debió por haber salvado a su gata.-¿Sólo fue por eso? -le pregunto-. -Quizás no -me responde-. Intento quitarle la máscara previniéndola de que, si no soy yo, la policía lo hará. -¿La policía? No seas tonto. No puedes negar que nos atraemos -me confiesa-. No dudo ni un segundo en confirmar su apreciación, me disculpo, pero así es la ley. Veo desilusión en su expresión, camina unos pasos, me acerco presuroso a ella para tomarle los hombros y decirle que lo siento. Ella me aplica una técnica evasiva tomándome del brazo y tirándome del edificio. Se asoma y me decreta: "Nunca juegues con los sentimientos de una mujer. Hasta la próxima". Yo sé que la habrá.

Cuando la mujer gato llega a su departamento, se quita la máscara y es Selina Kyle. Descubre que debajo del complejo de descanso familiar hay unas instalaciones militares subterráneas abandonadas. A lo lejos, un hombre escucha su conversación y la observa con unos binoculares.


¿Quién salvará a Selina del peligro inminente que se acerca? ¿Descubrirá Batman que Selina es la mujer gato? Los invito a seguirme la próxima semana con el descenlace de esta historia.

¡Hasta entonces!

0 Batcomentario/s: