¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

lunes, 10 de marzo de 2014

Reseña: "Batman: The Animated Series" - 1x10



¡¿Qué hay de nuevo amantes del Bativerso?! ¡Bienvenidos a la décima reseña de esta clásica serie! ¿De qué les escribiré hoy? Mmmmm, pues verán... No sé si les haya pasado, pero, ¿alguna vez se han preguntado qué pasaría si su más obscuro y profundo miedo dominara su vida? Es decir, que vivieran aterrorizados por algún tipo de fobia, rechazo, sensación de peligro, ansiedad, ira o cualquier otro tipo de emoción que les impidiera llevar una vida "normal". En este capítulo, un emblemático enemigo del Caballero Oscuro, creado por Bill Finger y Bob Kane, hace presencia en el escenario con el afán de crear el más severo pánico en sus víctimas... "¿Qué terror oculto te mantiene despierto por las noches Batman?".

Hoy les presentamos: NADA QUE TEMER (NOTHING TO FEAR)

Un helicóptero surca el aire vespertino de la ciudad dirigiéndose a las Gotham Tower donde se lleva a cabo un evento de caridad para la Universidad. Una reportera se aproxima al Dr. Long cuestionándolo sobre los robos a la Universidad y los motivos por los cuales alguien quisiera destruirla. De pronto, Bruno Diaz arriba al mismo ascensor que la reportera y el Dr. Long. La reportera se propone presentar a Diaz con el doctor; sin embargo, el doctor indica haber asistido a la universidad con el padre de Bruno, quien se encontraría avergonzado por ver que el apellido Diaz evoca a un "egocéntrico playboy de sociedad". Bruno se nota un tanto afectado por el comentario. Por su parte, los tipos del helicóptero preparan sus metralletas porque pretenden entrar a la bóveda del banco universitario.

Una vez en la bóveda, tres tipos aparecen frente a un guardia de seguridad, uno de ellos vestido como un espantapájaros: el jefe. Cuando el guardia decide enfrentarlos, el rufián disfrazado le lanza un gas que le provoca alucinaciones, materializando ante sus ojos uno de sus grandes miedos: arañas. Dentro de la bóveda, el jefe pretende incendiar el dinero por motivos de venganza; sin embargo, el secuaz que se encontraba cuidando la entrada, le advierte sobre la presencia de Batman. El jefe llena el ambiente con un gas rojizo, mientras, le pide a su otro secuaz esconderse esperando su señal. Cuando el Encapotado aparece, lo hace con una máscara antigas, el hombre disfrazado le da la bienvenida y le elogia su inteligencia. -¿Quién eres? -pregunta el Caballero Obscuro-. -Soy la encarnación del miedo, soy el terror de Ciudad Gótica: soy el Espantapájaros -anuncia su nuevo rival-. El secuaz escondido, ante la señal del Espantapájaros, salta sobre Batman inmovilizándolo un momento. El Espantapájaros lanza a Batman un dardo que le provocarán alucinaciones sobre su padre quien se aparece entre el fuego, llamándole por su nombre y diciéndole que ha desgraciado el nombre de la familia. El Espantapájaros y sus secuaces huyen mientras el Hombre Murciélago se encuentra inmune dentro de la bóveda, sufriendo los estragos del miedo hasta que el fuego es apagado y la imagen de su padre se desvanece. La policía junto con Bullock hacen su aparición y es éste último quien se percata que Batman tiene evidencia entre sus manos: un trozo de la máscara del Espantapájaros; evidencia que intenta arrebatarle. Cuando Gordon llega a la bóveda, Batman se ha ido.

¿Por qué el Espantapájaros se empeña en destruir a la Universidad? Desde muy niño, creció interesándose en el poder del miedo que paraliza. En la universidad, se convirtió en profesor de Psicología con especialidad en fobias y comenzó a realizar experimentos con el miedo y sus subsecuentes efectos, hasta que el Dr.Long, llamándole lunático, decidió despedirlo ya que estaba yendo demasiado lejos.


-Me encuentro en la Baticueva como Bruno Diaz, en bata y sin rasurar. Investigo acerca de la muestra de la máscara del Espantapájaros. Realmente estoy muy afectado por las visiones de mi padre. Tengo miedo. Apenas puedo sostener el retrato de mis padres. Tiemblo, incontrolablemente. Lo escucho diciéndome que le he fallado. Hasta la reportera en la televisión repite constantemente que Batman ha fallado en atrapar a los criminales. Alfred aparece, me dice que es terrible que alguien se vista con un disfraz ridículo para causar pánico en la ciudad, mientras, irónicamente coloca el atuendo de Batman en una vitrina, me pregunta si me encuentro bien. Le comento que el Espantapájaros me drogó con una especie de toxina del miedo; por tanto, he tenido horribles visiones con mi padre donde me dice que estoy avergonzando el nombre de la familia. Alfred me dice que son tonterías, mi padre estaría tan orgulloso de mí como él lo está. Yo le agradezco sus palabras.

El Espantapájaros asiste a otro evento de caridad de la Universidad, a todos los comensales los ataca con al toxina del miedo, incluyendo al Dr. Long. Cuando Batman aparece, quienes han sido afectados con la toxina comienzan a atacarlo. Creen que es un murciélago gigante. El Espantapájaros huye con sus secuaces y con el Dr. Long en una especie de dirigible.

-Al lograr escapar, me dirijo a la azotea donde observo que el Espantapájaros huye en un dirigible. Me sostengo en el tubo de la toxina para lograr llegar arriba de la aeronave e ingresar a ella. Uno de los secuaces me ataca con un arma cuyas balas dañan el interior iniciando un fuego breve. La nave comienza a perder altura amenazando con estrellarse. Me sostengo por afuera, en el extremo frontal del dirigible. Siento vértigo. Escucho la voz de mi padre llamándome. Es una imagen gigantesca, me dice que soy una vergüenza, su figura ha mutado a la de una calavera siniestra con los ojos rojos que intenta tomarme con sus manos, yo le grito: -¡No eres mi padre y no soy una vergüenza! Soy la venganza, soy la noche, soy... Batman. Al vencer el miedo, la imagen perturbadora desaparece. Ahora, me balanceo con una cuerda al interior del dirigible golpeando al Espantapájaros. Ordena a uno de sus hombres detenerme, quien mientras forcejea conmigo, consigo sea alcanzado por uno de los dardos con la toxina del miedo. El Espantapájaros huye en un pequeño aeroplano y yo consigo llevarme conmigo al Dr. Long para escapar juntos. Llamo al Batimóvil con un dispositivo.

-Ya en el Batimóvil, la computadora ha terminado el análisis de la máscara. Localiza una sustancia que se produce en varios laboratorios. Le pido analizar los nombres de los empleados de dichos laboratorios con los de la Universidad. Localiza a Jonathan Crane y me dice sus antecedentes. Me dispongo a buscarlo en el laboratorio de su propiedad. En el laboratorio preparo un escenario en el cual dejo salir un poco de la toxina de un par de contenedores. Jonathan Crane comienza a sufrir los estragos del gas viendo un murciélago en la obscuridad que lo acecha. Cuando me ve a mí, puedo ver el terror en sus ojos.

-En la oficina de Gordon dejo al Espantapájaros colgando de un aspa del ventilador. Yo, me dirijo a la tumba de mis padres. Estoy seguro de quien soy. No hay nada que temer.


¿Cuáles son los miedos más profundos de Bruno Diaz que podrían paralizarle la razón? Cierto es que el evento más traumático en su vida lo ha usado como una fortaleza ante sus enemigos, pero, ¿su padre hubiera estado de acuerdo? ¿Será el miedo y la venganza las más grandes armas para vencer al crimen y a sus propios demonios? ¿Ustedes qué opinan? Los invito a conocer cada semana, poco a poco, los temores del Hombre Murciélago que lo han llevado a ser un excelente paladín de la justicia y, a su vez, a dudar en más de una ocasión sobre su causa. No olviden dejar sus comentarios para enriquecer este espacio y contribuir un tanto al culto del Caballero de la Noche.

¡Hasta entonces!

5 Batcomentario/s:

Daniel Valenzuela.s dijo...

Imposible no comentar esta entrada. Antes que todo, gran reseña como siempre.
Recuerdo la primera vez que vi este capitulo, donde ya era fan de batman y ahora de grande la recuerdo y pienso ¿Habrá mejor definición de Batman que la que nos entregan aquí?
¿Que mejor forma de para Bruce de aceptar definitivamente lo que es?
un hombre en una cruzada por la justicia, colgando a cientos de metros de altura y mirando a la cara su peor miedo: La decepción de un padre cuyo recuerdo juró honrar con su vida haciendo justicia.
Y entonces ahí, en uno de sus momentos más bajos, Bruce abraza su destino: dejar de ser solo un hombre para ser el justiciero más implacable que los malhechores pueden enfrentar, quienes no enfrentan a un simple sujeto disfrazado. Enfrentan la venganza, enfrentan a la noche, enfrentan a Batman.

Ademas, con la frase "estoy seguro su padre estaría orgulloso de usted.... porque yo lo estoy" de Alfred se reafirma el silencioso pacto partenofilial entre Bruce y Alfred, quien está orgulloso de bruce como un padre lo estaría de un hijo.
buenom eso. claramente para mi no hay mejor deficición de Batman que "Yo soy la venganza, soy la noche, soy Batman!"

Adriana Perea dijo...

Al final, sabiendo lo que Batman es, NO HAY NADA QUE TEMER. Gracias por comentar ;D

Mariano Romero dijo...

Apenas recuerdo un puñado de capítulos de la primera temporada. Pero de este episodio me acuerdo bien. Sobre todo por esta gran frase: "Soy la venganza, soy la noche, soy... Batman". Personalmente, prefiero que Batman se enfoque más en honrar el legado de sus padres y en luchar por Gotham, en vez de perseguir la venganza. Pero la faceta vengativa siempre estará ahí, sobre todo si le siguen matando Robins cada cierto tiempo.
Volviendo al episodio en cuestión, lo recuerdo también por esa parte donde Crane inhala su gas y ve ese murciélago demoníaco. Un momento que, seguramente, inspiró a Nolan y cía para hacer cierta escena de Batman Begins, aunque ellos nunca lo hayan mencionado.
Para terminar, quiero decir que no siempre me acuerdo de comentar en esta sección, pero que no te quepa ni la menor duda de que todas las reseñas son excelentes. Y esta no es la excepción. ¡Saludos!.

Adriana Perea dijo...

Gracias Mariano, alentadoras palabras. Cierto es que la imagen del Batman demoníaco fue claramente una inspiración para la escena en Batman Begins, es lo primero que se piensa al observar este episodio de Batman: TAS. Muy amable por tu aportación.

Mariano Romero dijo...

¡De nada! :)