¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

martes, 25 de marzo de 2014

Reseña: "Red Hood and the Outlaws" #29

El reinado de terror de la mano de Tynion IV ha finalizado, en lo que probablemente ha sido uno de los runs de mayor mediocridad en lo que a los New 52 respecta. Esto nos dejó el camino virtualmente despejado para que un guionista nuevo pudiese "re-definir" la serie de nuestros jóvenes renegados; a juzgar por el estilo en que esta historia es narrada y los personajes principales son caracterizados, Pfeiffer ha hecho un muy buen intento. Pero no nos adelantemos.

Esta historia se distancia radicalmente del rincón místico del DCU, para volver al lugar donde originalmente fue concebida "Red Hood and the Outlaws": el espacio. En este contexto, un extraño grupo de alienígenas, con motivaciones tan enigmáticas como sus atuendos, logra colarse teletransportarse a la nave de nuestros héroes, en medio de curiosas conversaciones sobre la literatura humana. Mientras tanto, Kori sobrevuela los mares de la tierra, cuestionándose el cómo nuestras mentes  ignoran tan fácilmente la belleza de nuestro entorno. Mientas entrena en la nave de Starfire, Jason le responde que, como seres humanos, tenemos cosas más importantes de las que preocuparnos, mientras rebana a lo que parece ser un grupo de bandidos del espacio, generados por un simulador. Cursadas solo un par de páginas,  ya notamos que el desarrollo de los personajes es más coherente con lo que el lector espera; un Red Hood frío y descorazonado, y una Kori que no termina de entender al ser humano. El primer punto para Pfeiffer.

Le llega el turno a Roy, quien, en otra sección de la nave, se encuentra sumamente frustrado con uno de sus mini-robots, ya que no produce resultado alguno. De pronto, el pequeño autómata nuclear reacciona y se escabulle de las manos de su creador, quien lo persigue hasta, por casualidad, notar que no está solo en la nave. La nave Tamariana comienza a actuar de manera errática, despegando y expulsando a Jason, quien cae en medio del desierto donde se encontraban apostados. Kori insiste en que se comunique con Roy, a lo que el Ex-Robin insiste en que lo ha intentado por todos los medios: comunicador, teléfono celular e incluso a través de la "trampa psíquica" que les implantó a sus dos compañeros, a través de la Liga de los Asesinos. Recordemos que Jason es un miembro de la Batfamily, y sus modos suelen ser similares a los de su mentor, sobre todo en términos de paranoia. Esto es un logro del nuevo guionista: darle matices batmaniácos a Jason, algo que sin duda es coherente con la historia del personaje. Otro punto para Pfeiffer.

Roy intenta dilucidar el misterio de los visitantes, mas no logra entender qué sucede. Todo parece complicarse cuando el mini-robot vuelve a escabullirse, cayendo en manos de los intrusos. Para sus adentros, el arquero carmesí sabe lo que esto significa: una explosión que destroza al más corpulento de los extraterrestres, pero el daño es rápidamente reparado por una regeneración espontánea. Lo último inquieta más y más a Roy, quien no deja de preguntarse ¿quiénes son estos sujetos?

Mientras tanto, Jason y Kori notan que han perdido rastro absoluto de la nave y son interceptados por un misterioso ser alienígena similar a un dinosario. El ser, que parece estar de joda, ataca a Jason y se desata una batalla, donde el extraño rápidamente aniquilado por una ráfaga energética disparada por la Princesa Tamariana. Pero una regeneración de iguales características a la que presenció Roy, vuelve a poner al extraterrestre en frente de los Outlaws, pero esta vez Kori logra comprender trazos de su dialecto. Y Jason tiene algo que preguntarle.

De vuelta en el espacio, comenzamos a conocer, a través de los ojos de Roy, las reales intenciones de los intrusos. Resulta que los sujetos, liderados por lo que parece ser un Tamariano, están probando un nuevo tipo de arma biológica; la prueba es visualizada por Roy y lamentablemente, este "estudio" arrasa con la vida de un planeta entero, caracterizado por ser un paraíso biológico. Ahogado en impotencia, nuestro joven héroe vuelve a preguntarse ¿quiénes son estos sujetos? Al menos algo se nos deja saber en base a las conversaciones que mantienen: no trabajan solos; hay un sujeto grande que mueve sus hilos y que además, les prometió un suculento cheque.

Luego de este traumático holocausto, finalizamos con Jason y Kori preguntándose cómo podrán alcanzar la nave extraviada. Y la verdad es que las posibilidades son complejas: aunque el extraterrestre ebrio les reveló la posición de sus pares y la nave, alcanzarla es otro cuento. ¿Cómo poder hacerlo? Pues a Jason se le ocurre una solución económica: las chatarras de S.H.A.D.E. Fin.

Una apertura más que digna para el nuevo equipo a cargo de esta serie. La verdad es que con Tynion fuimos, en un principio, moderados con nuestras críticas, cayendo paulatinamente en un odio que ensucia el alma, y al final, no hubo moderación en expresar nuestro total desprecio hacia su obra. Para qué decir con el dibujante que lo acompañaba, Julius Gopez. Sus trazos daban asco y no hacían más que contaminar: se formó una suerte de dúo dinámico de la putrefacción narrativa-gráfica. Pero el salvador Pfeiffer hizo, de entrada, algo que sus predecesores no se molestaron en desarrollar: profundizar de manera correcta en el carácter de los personajes. Jason como uno de los discípulos de Batman y de la Liga de los Asesinos, respectivamente, con un corazón frío y oscuro, pero al mismo tiempo bondadoso, maquiavélico y precavido; Kori como un ser que jamás terminará de adaptarse a este extraño mundo y Roy como un muchacho valiente pero frustrado, con un sentido del humor propio de una persona que estuvo de fiesta una gran parte de su vida: un vividor que anhela sus años de jarana, pero que no puede volver a ellos y busca darle un sentido a su vida, sin perder el humor. En definitiva, Pfeiffer desarrolló una caracterización más que apropiada de los Outlaws, en solo un par de páginas.

Respecto a la trama, no me aventuro a decir que es excelente, pero parece dirigirse hacia un buen punto y las páginas aparentan ser un presagio de mucha, pero mucha acción.

El arte no está para nada mal, Rafa Sandoval capta de manera excelente el tema galáctico que rodea esta primera historia y su desarrollo de las expresiones es muy, muy buena. Sobre todo en Roy, donde podemos notar lo inquietante de su situación. El momento de la destrucción del planeta, aunque fue contado de manera muy poco dramática para la catástrofe que supone (convengamos en que la motivación de casi todo el Universo DC ha sido salvar a la tierra de destinos similares, pero a este planeta anónimo nadie lo tuvo en cuenta) fue muy bien retratado.

Es un puntapié inicial de muy buena calidad para esta nueva etapa de RHATO y que deja enganchado para el próximo cómic, en aras de un enfrentamiento con la gente de S.H.A.D.E.  Me deja con profundos deseos  de que este equipo creativo mantenga, mas las solicits para Junio indican otra cosa. Solo queda decir, carpe diem... Vivamos este presente, aunque todo indique que será un oasis creativo. ¿Qué opinan ustedes?

2 Batcomentario/s:

Adán Velasco dijo...

Concuerdo completamente, Pfeifer entrego un increible número donde demuestra comprender realmente a a los personajes y escribe una historia que funciona sin necesidad de insultar a la inteligencia del lector o a la de los personajes. Sin duda es una lastima que Pfeifer solo este a cargo de tres números porque, mientras disfrute enormemente del trabajo de Lobdell creo que el ya dijo lo que tenía que decir de los personajes y era momento de probar cosas nuevas. Si, nos llevamos un chasco tremendo con Tynion pero Pfeifer dio mas diversión en 22 paginas que lo que Tynion entrego en mas de 100. Es especialmente desconcertante la situación de Pfeifer pues a principio de la semana pasada dio una entrevista donde era obvio que le había sido prometido el titulo a largo plazo y en una entrevista que salio apenas hace unas horas recalcaron que solo era algo temporal. Eso hace ver MUY mal a los editores de DC pero la verdad, eso ya no es novedad en estos días.

kaelthas dijo...

como se nota la diferencia de un profecional y que conoce a los personajes de un novato que esta bien apadrinado.

el cap muy bueno y esa juego con la idea que dejan en el anual de batman/superman donde bruce se recluta a jason para la mision en mundo guerra por que tiene experiencia en temas espaciales.

en si los personajes estan bien representados y la historia promete accion!! era lo que los fans pediamos nada mas. tynion nunca supo de que trataba RHATO