¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 22 de mayo de 2014

Reseña: "Batman: Eternal" #6

Luego de un pequeño retraso por cuestiones personales, vuelvo al ruedo con las reseñas de esta particular serie semanal enfocada en la situación que Gotham y sus muchos habitantes atraviesan actualmente. En el número anterior atestiguamos una aventura entre Red Robin, Harper Row y Vicki Vale en los Estrechos y ahora es el turno de Batwing y Spectre de aventurarse en los confines de Arkham. De más está decir que habrá spoilers, así que tengan cuidado si deciden seguir leyendo más allá de este punto.

Esta entrega comienza metiéndonos de lleno en un enfrentamiento entre Batwing a.k.a. Luke Fox, hijo de Lucius Fox, contra Gentleman Ghost, que por alguna razón estaba merodeando por la ciudad. El villano literalmente derriba al Batman afroamericano y es allí cuando el Caballero Oscuro original hace su aparición triunfal en escena para capturar al espectro con un Batarang hecho de Metal Nth. A decir verdad, ni el propio Batman sabe bien como funciona este fenómeno pero la cuestión es que funciona y así logran liberarse rápidamente de este clásico personaje olvidado de la Golden Age.

Mientras Batwing se recupera y Batman le explica que a veces en Gotham ocurren cosas que escapan a la lógica y la razón, Doctor Phorphorus, que previamente tuvo un encuentro cercano con el rebooteado Deacon Blackfire, recorre las alcantarillas de la ciudad.

De regreso en la Bat-Cave, Alfred le informa a Bruce sobre la presencia de un invitado en la Mansión Wayne, pero no cualquier invitado sino uno que pone particularmente inquieto al fiel mayordomo de nuestro héroe. Se trata de Jim Corrigan, el huésped del Spectre, que esta allí para informarle sobre la presencia de disturbios místicos en el Asilo Arkham y su posible relación con la Guerra de Pandillas entre el Penguin y Falcone. Claro que Batman no podía quitar su atención de estos últimos dos, los principales implicados, pero aún así quería estar al tanto de la situación, de modo tal que arregla un encuentro entre Corrigan y el mentado Batwing para investigar más al respecto de este fenómeno.

Ahora pasamos justamente al Asilo, donde vemos que los pacientes han estado teniendo extrañas pesadillas sobre un oscuro laberinto con huellas de manos en sus paredes y algo horrible en su centro. La cuestión es que uno de los doctores del sanatorio conduce a uno de los internos a este laberinto, que no solo es real y se encontraba bajo el edificio, sino que además esta comandado por la Hija del Joker, quien tenía intenciones de realizar una suerte de ritual para traer de regreso "al hombre", que no sé si será el Joker o alguien más interesante y original, pero ya lo descubriremos.

Mientras tanto, Luke Fox se encontraba en su departamento con un amigo cuando una explosión ocurre en la lejanía. Batman contacta rápidamente a Luke, que piensa que su misión será ir hacia el lugar del siniestro, que aparentemente tenía que ver con el tema Penguin vs. Falcone, pero Batman le dice que se encargará de eso mientras que Luke deberá acudir a su encuentro con Corrigan. Ya al amanecer, Batwing se reúne con Corrigan, quien le explica la misión y lo protege con un hechizo, para luego disponerse a entrar en los tenebrosos confines del famoso Asilo para criminales dementes.

Por su parte, Batman se dirige hacia la escena del crímen mientras habla con Alfred por un comunicador sobre la actual situación de los hechos. Alfred, curiosamente, se encuentra limpiando unos espejos, cosa que parece tonta pero que seguramente tendrá mucho que ver en la situación que el viejo y querido Pennyworth vivirá próximamente. Sea como sea, mientras Batman conduce el Batmobile, Phosphorus continúa en las alcantarillas y, siguiendo las órdenes de un personaje misterioso, causa una gran explosión de forma espontánea, destruyendo un camión que iba delante suyo.

Pues bien, en este caso no hay mucho que comentar al respecto ya que, a grandes rasgos, este fue otro número de transición simple y llano. La aparición inicial de Batwing y su enfrentamiento con Gentleman Ghost me pareció bastante fuera de lugar y poco coherente, pero su team-up con el Spectre me parece que es una idea por demás de interesante y que puede llegar a dar grandes resultados. Es sin dudas un dúo más que inusual y con una dinámica lo suficientemente llamativa como para engancharnos totalmente con su parte de la historia, más allá de lo descolocada que parezca.

Otro tema que se presenta bastante interesante es el de Alfred, que valdría la pena analizarlo y teorizar más en profundidad sino supiéramos ya cual será la verdadera causa de la locura que se apoderará de él próximamente. Hablando de locura, el tema del laberinto bajo Arkham, si bien fue introducido en "Catwoman" (creo, realmente no estuve leyendo la serie porque es un asco, pero por lo que ojeé todo este mundillo subterráneo nació en sus páginas), también queda un poco fuera de lugar al ser abordado por un período tan corto de tiempo. Aún así, será interesante ver como la Hija del Joker se incorporará a la subtrama sobrenatural de esta serie.

En esta ocasión el guión estuvo a cargo de Ray Fawkes, especialista en temáticas esotéricas, y en sí hizo un buen trabajo aunque no puedo evitar notar que este número, al igual que los cinco anteriores, tiene el mismo problema: tanto tiempo llevó que cada guionista pueda introducir sus tramas a desarrollar y tantos se han mezclado que ninguna alcanzó a ser presentada satisfactoriamente y, por el contrario, la mayoría terminaron siendo confusas y tiradas de los pelos. Por suerte se supone que la semana próxima empezará el primer arco argumental propiamente dicho de la serie, de modo que con suerte las cosas comenzarán a cobrar un poco más de coherencia.

Por otro lado, Trevor McCarthy fue el artista invitado de la semana, aportando algo de frescura y dinamismo con su estilo realista pero que personalmente noto que se ha deteriorado con el paso del tiempo. Quiero decir, si comparamos su reciente trabajo aquí o en "Batwoman" con su trabajo en "Batman: Gates of Gotham", parecería que se trata de dos artistas diferentes, ya que la calidad, el detallismo, la limpieza de los trazos y la narrativa gráfica difiere de forma abismal entre un caso y otro. Claro que podrían decir que el tipo ha estado demasiado ocupado y al ser una serie semanal no le dan los tiempos, ¿pero saben qué? Sé de muy buena fuente que varios artistas ya tienen terminados números que saldrán dentro de dos o tres meses, lo cual implica que los artistas tienen tiempo más que necesario para hacer lo suyo independientemente de la periodicidad de la saga. Desprolijo y todo, McCarthy cumple. Algo es algo.

En pocas palabras, "Batman: Eternal" #6 es un cómic bueno, ni más ni menos que eso. Hay ciertos detalles que escapan al propio guionista y se concentran en la estructura y la concepción misma de la serie, pero aún así cumple con su objetivo, ofreciéndonos una lectura medianamente entretenida para pasar el rato, mientras que la trama continúa cocinándose y avanzando hacia lo que promete ser uno de los sucesos más importantes en la historia de la franquicia.

¿Opiniones?

3 Batcomentario/s:

Anónimo dijo...

Pues si muchas historias y la verdad va ser interesante en que punto coinciden.... promete, pero me esta empezando a impacientar

Anónimo dijo...

La cosa va lenta, pero segura, al menos ya se da por enterado batman de los fenomenos paranormales que rodean a la ciudad, sin embargo, para no quitarle tiempo, pone a uno de sus subordinados. Me gustaria que se enfocaran más lo magico por el momento ya que a mi parecer la trama de falcone es algo aburrida o al menos no se ve que el este manipulando los hilos a ese nivel.

Anónimo dijo...

Muchachos son 52 números... Todo va a pasar y nada también pero es batman y no importa mas nada