¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

viernes, 6 de junio de 2014

Reseña: "Batman: Eternal" #9

Segundo capítulo del último arco de John Layman en la franquicia Batmaníaca y las cosas no solo comienzan a ponerse en verdad interesantes, sino que además se dan dos hechos puntuales de vital importancia para que el desarrollo de la trama. Como ya vimos en la entrega anterior, esta parte de la historia gira en torno al costado mafioso del Bativerso, presentando un nuevo capítulo del "triángulo odioso" entre el Caballero Oscuro, Catwoman y Falcone, pero esta vez nuestro héroe decide hacer un pequeño viaje para indagar más sobre el pasado de su nuevo gran enemigo. A continuación habrá toneladas de spoilers, así que tengan mucho cuidado con lo que leen.

Todo comienza cuando el Comisionado Forbes se retira del edificio G.C.P.D. y Roadrunner, haciéndose pasar por un taxista, lo secuestra y lo lleva a una reunión de último momento con Falcone. Cuestión que el malvado jefe criminal estaba preocupado porque Catwoman había estado desbaratando sus operaciones y robándole su dinero en la ausencia de Batman, con lo cual le indica al asustado policía que capturarla sea la prioridad número uno de la fuerza.

Por su parte, el Encapotado se encuentra en Hong Kong combatiendo a los Ghost Dragons, un grupo de asesino que existe desde hace décadas pero cuya aparición más notable y reciente se dio en "Detective Comics" v2 #13, primer número de Layman durante su paso por dicha serie. Es en ese momento que Jiro Osamu a.ka. Mr. Unknown/el Batman de Japón llega justo a tiempo para asistirlo y ponerle fin al combate, acomplándose además a su investigación. Ya tranquilos y en la Bat-Cave local, Jiro le comenta a Batman que los Ghost Dragons ahora trabajaban para un tal Shen Fang, un maleante que fue el principal rival de Falcone durante su estadía en la capital de China y que de un día para el otro, a pesar de haber estado en una gran desventaja, ganó el conflicto mafioso. Es así que ambos Murciélagos se disponen a ir tras Fang en busca de respuestas.

Una vez allí, Mr. Unknown retiene a los múltiples guardaespaldas de Fang mientras Batman va tras él, pero entonces se topa con la misteriosa mujer que vimos al final del número anterior y que estaba muy preocupada por la presencia de nuestro héroe allí, ya que esto podía arruinar todos sus planes. Y así fue, ya que, mientras estaba distraída combatiendo con Batman, Fang la apuñalo por la espalda con una katana. Aún así, el Detective Oscuro logra reducirlo rápidamente y obtiene respuestas que solo traen consigo más dudas. Resulta que durante su guerra, a Falcone le surgió una "oportunidad" en Gotham y decidió ofrecerle una suerte de victoria simbólica y el control de todas sus operaciones a Fang a cambio del 60% de sus ingresos. Aún preocupado, Jiro trata de calmar a Batman diciéndole que Fang ya no será una amenaza en Hong Kong ya que fue deshonrado frente a sus hombres, lo cual afectará sus operaciones y su capital y, por ende, las de Falcone.

Mientras tanto, en Gótica, vemos a Catwoman intentando robar la caja fuerte de un banco solo para ser sorprendida por Falcone y la policía. Con la Felina ya derribada, su viejo nemesis se acerca hablando de las cicatrices que ella le dejó en el rostro, diciéndole además que, básicamente, iba a acabar con ella de una vez por todas para completar parte de su gran plan de venganza.

De camino a su ciudad, Bruce se comunica con Alfred desde el Batplane para avisarle que prepare un cuarto de huéspedes para recibir a una invitada de forma indefinida. Penny-One, obviamente, le dice que puede no ser una buena idea, pero Bruce le explica que, a pesar de no estar registrada en ninguna base de datos, investigó a la joven misteriosa y descubrió que pertenece al SRR (un regimiento de fuerzas especiales del Ejército Británico encargado de reconocimiento y vigilancia militar). El tema es que, para sorpresa del viejo mayordomo, la agente de llama Julia. Julia Pennyworth.

Al igual de la semana pasada, estamos ante un cómic sólido que tiene todo lo que debe tener para mantener al lector enganchado de principio a fin. A pesar de algunos diálogos un tanto sosos, Layman nos entrega un guión cargado de acción que nos acerca un paso más no solo hacia el pasado oculto entre Falcone y Catwoman, sino también hacia el gran suceso que pondrá a esta última en contra de Batman. Quizás no ocurra tan pronto como imaginamos, pero sin dudas esta derrota ante el Romano será el detonante que eventualmente nos conducirá a lo que vimos en "Batman" #28.

Hablando de Falcone, todo este tema de la "oportunidad" que le surgió repentinamente me hace pensar que está lejos de ser la gran mente maestra detrás de esta saga y no es más que un simple peón trabajando para alguien mucho más peligroso y ambicioso, que bien puede ser Hush, Lincoln March o un personaje totalmente inesperado. Aún así, todo parecería indicar que, a pesar del gran peligro que representa actualmente, Falcone tiene los días contados.

Lo de Julia Pennyworth fue totalmente inesperado porque, de hecho, ni siquiera la conocía. Todo se debe a que, más allá de haber sido creado hace más de treinta años, este personaje tuvo pocas apariciones y fue borrado de la continuidad como consecuencia de "Crisis on Infinite Earths", lo cual llevó a que muchos de nosotros pensáramos que se trataba de alguien nuevo. Detalles aparte, se dice que Julia tendrá un rol vital en la trama y, a juzgar por lo viso en el teaser de Batsgiving y en el mentado "Batman" #28, sería ella quien reemplace a Alfred como enlace entre Bruce y la Bat-Cave.

El tema de Mr. Unknown personalmente me pareció un tanto innecesario y creo que más que nada fue un burdo intento por atraer a los fanáticos de "Batman, Inc." a esta serie. No digo que esté mal ni que no sea válido, pero podría haberse hecho de otra forma para que la presencia del Encapotado nipón no sea tan esporádica y poco significativa. De todas formas, sabemos que los guionistas continuarán utilizando algunos elementos y personajes que forman parte del gran legado que Morrison le dejó al Bativerso, así que tendrán una nueva oportunidad de hacer las cosas bien y no solamente usar personajes para cameos de cuestionable importancia.

Respecto al arte, no tengo mucho para decir que no haya comentado antes. March vuelve a deslumbrarnos, esta vez con unos trazos que me parecieron muy superiores a comparación de la entrega previa y Morey lo acompaña perfectamente, generando una armonía artística espectacular. Por desgracia no están presentes en el próximo número como se planeó originalmente, pero desde ya espero que regresen en el futuro próximo. Después de todo, aún hay números de sobra.

Dicho esto, procedo a despedirme. Si tienen quejas, teorías o cualquier tipo de opinión sobre esta entrega y/o la serie en general, recuerden que la caja de comentarios no muerde y es toda suya.

1 Batcomentario/s:

jonathan dijo...

Estoy imaginando o las cicatrices se refieren o hacen una referencia a one year