¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

domingo, 10 de agosto de 2014

Reseña: "Detective Comics" #34


"Detective Comics" #34
Guion y arte: Francis Manapul & Brian Buccellato.
Portada: Francis Manapul.

Ya está aquí la conclusión del arco que se tomó las molestias de abarcar cinco números de “Detective Comics”, y que mantuvo expectante, con el correr de los meses, tanto a los lectores más acérrimos de la faceta detectivesca del caballero oscuro, como también a  aquellos que quedaron maravillados por el apartado visual; que es con toda seguridad, lo más destacable hasta ahora. Debido a que estamos ante la finalización de un arco, varias de las conclusiones que haré no sólo están dirigidas a este número en particular, sino que aprovecharé la ocasión para criticar todo el trabajo hecho por la pareja creativa. Hay spoilers.

Cuando una historia cuenta con buenos artistas en su repertorio, resulta muy fácil que te embelesen el colorido de las páginas y te dejes llevar por un guion que no siempre resulta una buena compañía. Con el pasar de los números este embelesamiento merma lo suficiente como para poder plantear una crítica más reflexiva coherente sobre el argumento sin dejarse llevar tanto por el arte, que está claro (al menos en este caso), es grandioso. Y a vísperas del final, me encuentro en condiciones de decir que  la historia habrá tenido sus altos y bajos, pero que en un todo termina dejando un sabor insípido, en otras palabras: pudo entretener, pero no será una historia memorable ni mucho menos.


Hablando de este número en particular, si te habías quedado con algunas preguntas en la entrega anterior, aquí difícilmente sean respondidas. No es un final dispuesto a consolidar una idea o argumento, ni tampoco busca sorprender con giros rebuscados, es en realidad una confrontación lisa y llana. Batman de repente sabe de qué va todo, y decide bajar los puños ante Bullock para usarlos contra alguien que realmente los merece: Holter, el monstruo detrás de todo esto. ¿Cómo es que a Bats se le prendió la lamparita? Pues la verdad no lo sabemos con certeza, pero parece que necesitó de una pequeña explosión nuclear para recapacitar. Muchos murieron, por cierto, aunque como se trataba del East End, la zona que Bruce y Elena planeaban reconstruir, la gran mayoría eran vagabundos y refugiados, así que no se preocupen.

Por supuesto, considerar esto como menos que un rotundo fracasó por parte de Batman, sería un insulto. Como dije, varios murieron, y Batman pudo haberlo evitado todo desde el principio, así que la culpa recae sobre él. Y detrás de todo fracaso siempre están las palabras de Alfred y esta no es la excepción, aunque en esta ocasión no resultan tan motivadoras como deberían, los cuadros escogidos para acompañar su voz en off ayudan muchísimo, y si se tratará de una animación, una música épica de fondo hubiera venido como anillo al dedo. Es sólo un momento, pero es el que más me agrado de este número.

Siguiendo la línea de las entregas anteriores, la acción se hace presente en cuotas más o menos justas y satisfactorias, cuyo ingenio en el relato no emociona, pero que de todos modos se vuelve vibrante gracias al arte de estos muchachos. Como añadido especial, veremos a Bruce usar nuevamente su “bati-armazón”, con algunos pequeños cambios en el casco y el peto. Espero que no abusen de este increíble juguetito a lo largo de las historias, porque cada vez tiene menos chiste, aunque aquí su uso tiene cierta lógica al enfrentar a un individuo con características nucleares y radioactivas. Les recuerdo que podremos ver a Bruce usando la colosal armadura en “Batman v Superman: Dawn of Justice”, eso sí que será apoteósico.


Como dije, la trama no presenta mayores sorpresas, así que no resulta complicado imaginarse el eventual desenlace. Las mayores expectativas estaban puestas en aquella misteriosa arma nuclear viviente (concepto para nada nuevo), pero parece que las respuestas tendrán que esperar, ya que no se termina sabiendo mucho de él o de su condición. Apenas se nos informa de lo elemental, que es que su estado les permitió a los Kings of the Sun usarlo para sintetizar el Icarus, y al parecer él no está muy contento por ello, así que se da a la fuga.

Las cosas entre Bruce y Bullock se enfrían, no dan muchas explicaciones con respecto al hombre nuclear, y el final se desarrolla sin mayor complicaciones; si todo lo dicho no terminó con tus expectativas por el suelo, no sé qué lo hará. Un número que peca de previsible, y un arco en general, que sentó sus bases en un argumento aparentemente complejo a simple vista, con varios personajes y sub-tramas, pero que terminó siendo simplificado de mala manera, y al final uno siente que tanta cháchara no valió la pena realmente, ni tampoco valieron cinco números.

La duración de los arcos, las historias, es algo que realmente deben replantearse, ya que es algo fundamental para el disfrute de la misma, porque sobretodo en este número, la sensación de estar leyendo algo diluido en relleno, fue atroz. Sin ir más lejos, se utilizaron diez dobles páginas, lo cual es una barbaridad, y en las cuales las únicas en donde encuentro justificación son en las que Batman luce la armadura. Debido a esto, el cómic se lee con total ligereza y se acaba en un pedo, señal de que en realidad no tenían mucho que contar, o al menos no necesitaban de otro número entero para hacerlo.


En conclusión, el número es regular, tenía un potencial más grande (no mucho más) pero fueron a lo seguro y pasó desapercibido. Holter y Annette son los personajes más rescatables de la historia, en especial la relación y el trasfondo que hay entre ellos, aunque nuevamente prevalece la sensación que de que no fueron aprovechados como deberían. Será un arco recordado por su arte, lápices, acuarelas, y hermosos colores, pero dudo que alguien lo tenga en cuenta por alguna otra cosa más, si Manapul y Buccellato tenían algo que decir respecto a Batman, a mí no me llegaron las palabras. Sé que dije que el final no tenía sorpresa, y lo dije enserio, pero en cierta forma mentí, aunque no tenga relación aparente con este arco,  todo indica que muy pronto veremos a Anarky en las próximas páginas.

Lo mejor:
  • El arte, sin lugar a dudas.
  • Ver a la bati-armadura en acción una vez más.
  • Un final que deja las puertas abiertas para algo más grande.
Lo peor: 
  • El abusivo diagramado de páginas, en pos del relleno.
  • Sin grandes sorpresas. Un final previsible.
  • Díalogos sin fuerza ni emoción.
  Nota: 5/10 (Regular )

1 Batcomentario/s:

RazorKaen dijo...

Hola! De antemano, sigo tu blog desde hace un buen tiempo y me encantan tus criticas. Sigue así!

En una critica que ando preparando para un blog en el que colaboro note que este tan esperado (de mi parte) numero de Detective comics era un fracaso, rotundo fracaso en un final inexplicablemente cargado de violencia gratuita y desastroso, tenia mucho optimismo en este arco argumental (pues Detective Comics Batman estaba siendo muy regular en cuanto a calidad) pero parece que están destrozando todo lo logrado en los primeros números con violencia, personajes poco explotados y un final sorpresa por lo desastroso que es.

Buena critica! Sigue asi!