¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

domingo, 31 de agosto de 2014

Reseña: "The Multiversity" #1

Leé y comentá la reseña.

 ¡Anti-Morrisons, absténganse a pasar estas puertas! Pues si bien el reinicio del Universo DC les ha esperanzado ante la posibilidad de que el literato escocés mantenga sus manos lejos de los hilos conductores de la editorial, ha vuelto con su obra más ambiciosa jamás vista, y quien haya leído algo de él, o por lo menos tenga una noción de la clase de escritor de la que estamos hablando, sabe lo que eso puede llegar a significar.

 The Multiversity fue una serie anunciada allá por el año 2009, cuando Grant Morrison, la cabeza detrás de esta colosal idea, recién se había encargado de idealizar y guionizar la tan indescifrable como conflictiva Crisis Final, presuntamente asesinado a Batman y, como si esto fuera poco, no hacía más de un año que terminaba de escribir una de las mejores historias, según muchos, del personaje más icónico de DComics, también conocida como All Star Superman. La editorial tomó nuevos rumbos, los personajes cambiaron, inclusive ha habido un reboot (The New 52!) de por medio, pero eso no le ha imposibilitado a The Multiversity gestarse, afinarse y perfeccionarse dentro de los rincones en el cerebro del reconocido "metapelado". ¿Pero cuál es la premisa de esta serie? Simple: expandir el Multiverso, de esa manera enriqueciendo tanto The New 52! como todo el Universo DC en general, pero el comité de bienvenida será una amenaza que pondrá en peligro toda la creación. ¿Cómo es eso? ¿De qué manera afectará a la continuidad como la conocemos? Bueno, propongo que nos dejemos de chacharas y lo averigüemos directamente desde el comic mismo.


¡Detén tu lectura! ¡Hay spoilers a continuación!



 Cuando abrimos un comic y este en su portada tiene el nombre de Grant Morrison uno ya sabe con qué se va a encontrar, ya sabe que está ante un comic que rompe los estándares y los cambia a su disposición, a su conveniencia. Pero The Multiversity, así como unos pocos especialmente seleccionados y destacados comics del autor, es por lejos un caso aparte y está mucho más allá de eso. Partimos de la idea que esta historieta utiliza el metalenguaje para conectar con el lector, rompiendo de manera inteligente e interesante la denominada "cuarta pared". Pero esta no es la primera vez que el escritor utiliza este recurso para ponerle un sello distintivo, que además sirve como hilo conductor narrativo a sus obras, como muchos sabrán esto lo podemos ver, por lo menos de lo que yo conozco -y si alguien conoce un ejemplo más añejo aún, que me lo diga-, en su, SEGURAMENTE, primer obra donde impuso y en la cual predominó esta manera de conectar con el lector, hablo de ni más ni menos que Flex Mentallo. Durante su trayectoria, este gran referente de la industria siguió utilizando esto que acabo de mencionar, a veces de manera sutil y otras tomando hasta el verdadero papel protagónico del tebeo, y todo desembocó hasta el indudable fracaso más grande del guionista, Crisis Final. El gran error de la, seguramente, Crisis más excéntrica de la editorial newyorkina, es haber conllevado el simbolismo, el antedicho "metalenguaje", los laberintos argumentales, el sinfín de inexplicables y enmarañosas sub-tramas y la chocante personalidad de Morrison, cosas que al fusionarse imposibilitaron que la lectura sea coherente, disfrutable y, menos que menos, lineal para la mayoría de los lectores (por no decir que todos).

 Teniendo todo lo anterior en cuenta, podríamos, y vamos a hacerlo, denominar a la historia que hoy aquí nos trae como la sucesora directa de Final Crisis. The Multiversity es, a fin de cuentas, la secuela de ella, o más bien la REVANCHA, ya que toma exactamente todos los elementos que dije, con la diferencia que, por lo que se puede leer en este número debutante, se vuelcan de una manera mucho más cohesiva, teniéndole más piedad y compasión al lector. Pero no eso hace de esta una degustación fácil, a pesar de ser digerible, es más, la enriquece, la hace interesante en vez de un supuesto delirio (o al menos un diamante en bruto hecho al reverendo pedo ya que la forma de acceder a él es imposible de saber) y realiza lo que busca: Una real conexión con el público, con nosotros, con vos.


 Así es nuestra embarcación, de comienzo a fin, en una experiencia de 40 páginas. Los cartuchos (o carteles narrativos) te hablan, te introducen en el cómic, te hacen parte de él, te hacen pensar si realmente lo que estás leyendo sucede en tiempo real, ya que te acusa de ser culpable de levantar la maldición que lleva consigo al leer la revista, afectando a nuestros queridos superhéroes, y lo hace hasta el punto de hacerte dudar sobre la veracidad de esta. Así de eficiente es el producto, claramente siempre y cuando estés dispuesto a dejarte atrapar y disfrutar de él, y sí, somos básicamente los Bastian de The Neverending Story versión DC. 

 Muchos podrán decir, con sus razones, que si esto es lo que el cómic nos depara, es un refrito de las ya vistos guiones de Morrison, pero hay dos cosas que son ciertas: La primera es que si bien es cierto, el hecho de que a comparación de los eventos anteriores, o historias de esta índole, se nota una mejora y eso significa que dentro del estilo manejado aún hay terreno en el cual sembrar sin que este quede ínfertil y haya que forzarlo a que lo haga de una manera. La segunda es que estos elementos, mezclados a algunos otros como la bizarras de las situaciones, el nuevo uso de personajes olvidados, referencias pop, etc. ya son "costumbres", son algo que sin dudas no da la pauta que estamos leyendo a Grant, y eso nos satisface sin que se nos torne repetitivo, y no creo que eso suceda ya que, según declaró Morrison, esta sería la última historia de superhéroes en mucho tiempo, su gran despedida, y quizá esa es la mejor decisión.

¿Qué hiciste? Te hemos avisado. Ahora seguí leyendo...

 Un nuevo concepto, nunca antes explorado (al menos de una forma tan profunda como en este caso), se asoma ya en la primera secuencia que sirve para dar desatar la trama. Este nuevo concepto le podemos llamar "comicomunicación", y es exactamente lo que parece ser. ¿Pero cómo es esto? Bueno, es fundamental para la historia y bastante simple, los cómics sirven como emisores de información sobre otros mundos, otras realidades, por lo que si leemos comics de Batman, probablemente él esté leyendo uno sobre nosotros, y así con todos los universos. Por esta razón, Nix Uotan, último Monitor de Multiverso se alerta sobre Earth 7, Tierra la cual cuando llega resulta devastada, muerta y con solo un ser vivo en ella: Thunderer, pero él no envío el SOS, fueron los Gentry, culpables de todo lo que estaba yaciendo a su alrededor y ellos van por toda la existencia una vez que lograron retener al único monitor vivo el cual se sacrificó para que Thunderer pueda escapar en la misma nave que él utilizó y que sirve para viajar de mundo paralelo en mundo paralelo.

 Es interesante, pero también tiene su lado divertido al estar lleno de auto-referencias, por ejemplo, el cómic cual este número se centra tiene por título Ultra Comics, un número escrito por Grant Morrison y distribuído por DComics. Pero no solo esto, el autor también hace lo mismo a lo largo y a lo ancho de la entrega de manera hasta hilarante. Y mirando la idea desde el lado útil para la historia, para que el objetivo de los Gentry no se logre cometer los cómics serán necesarios para advertir a los distintos mundos, siempre y cuando ellos, claro, no se lo tomen como una simple revista.


 El Superman de Earth-23 (también visto en el número 9 de Action Comics) fue convocado junto a muchos otros superhéroes de diversas "Earths", para formar una resistencia que sirva de ataque a este gran mal que se avecina, y como comité de bienvenida tenemos a un actual reciclaje de la Silver Age por Morrison: Captain Carrot, donde cada una de sus escenas son tan absurdas como hilarantes. Los héroes ahí reunidos deciden ir en busca del monitor que se había quedado atrapado en la séptima Tierra, así que agarran la nave que los lleva de paseo entre realidades alternativas y... ¡Alerta! ¡Una morrisoneada se acerca! Resulta que la nave tiene como timón un instrumento, y se dirige a tal planeta dependiendo de que nota se haya tocado, a partir de esto podemos pensar en el Multiverso como una vasta e infinita sinfonía en la que cada Tierra que a este lo constituye es una vibración, un acorde distinto predeterminado que termina complementando a la sinfonía. 

 El viaje sufre un desvío y nuestra Justice League intergaláctica y termina en Earth-8, donde se encuentran con versiones de personajes que no son particularmente de DComics sino de su editorial rival, sí, se encuentran con versiones de los Avengers y los Fantastic Four, con quienes después de combatir en una lucha corta pero suficiente, se alían para arribar en contra de nuestro Dr. Doom (Lord Havok), quien hace eclosionar de un huevo, con apariencia casi mística, a un corrupto Nix Uotan, y este último parece ser un herlado de algo muy, muy malo. Fin.


Otras de las cosas que me gustan ver de Morrison, las referencias pop, y en este caso van relacionadas directamente al "mundo Geek", y entre tantos sub-géneros de este, más puntualmente hablando de nosotros, los comiqueros. Como en el comienzo el cómic, haciendo autoreferencias a la editorial o el autor mismo, por más adelante tenemos a un Flash nerd que nos brinda un par de chistes y gags, entre ellos uno que tiene directamente a DComics y "Major Comics", clara parodia a Marvel. Y esto también nos hace saber que The Multiversity no tiene vida útil solo para un sector determinado de lectores, ni editoriales, sino a la industria en general, no solo de superhéroes mainstream (ya que según vimos en el mapa es probable que veamos a Sandman, y ya sabemos que un número basado en Watchmen).

 Todo esto, combinado a un magistral dibujo otorgado por Ivan Reis, hace que The Multiversity sea una miradita esencial, ya que es una pequeña reivindicación al, a mi parecer, bajo nivel de calidad con la que los tebeos de hoy en día nos llegan. Es una historia creativa, que además una vez terminada abrirá muchas puertas más para que otros puedan explorar este universo y enriquecerlo, estamos ante un Morrison, si bien laberíntico e igual de irreverente, personal, y muchos otros adjetivos con los que siempre cargó, un poco más coherente que lo que muchos podíamos pensar al enterarnos de su nueva propuesta. Con un aire a cómic de antaño, y de los buenos, sinceramente les recomiendo la lectura del número que hoy reseñamos, ya que es la clase de cómic que nosotros nos merecíamos. Yo soy JokerAnónimo y aquí me despido, ¡JokerSaludos!

6 Batcomentario/s:

Mariano Romero dijo...

Concuerdo con la reseña JokerAnónimo, especialmente con la parte donde dice que este comic es más "amable" con el lector. No tuve que releerlo 5 veces para entenderlo, a diferencia de Final Crisis, que para comprenderla necesité una laaaaaaarga explicación. Quizá la comparación no sea justa, ya que comparo un número con todo un evento, pero bueno, digamos que, al ser dos historias con conceptos parecidos, compararlas es inevitable.
De todas formas estoy un poquito decepcionado de que haya usado situaciones ya vistas como por ejemplo: el reclutamiento de héroes para salvar el Multiverso, o el paso de un Monitor al lado oscuro. Y no sé si me perdí algo, pero yo pensaba que el mismo Uotan hizo que los Monitores dejaran de existir. Y otra cosa que me pregunto es por qué no utilizar al Anti-Monitor como villano, ¿o acaso Johns lo tiene alquilado? ¿la Tierra del Anti-Monitor forma parte del Multiverso o hay un Multiverso de Antimateria? (¡Chan!). Delirios aparte, la verdad que yo esperaba algo distinto, pero así y todo estas 40 páginas son mucho mas entretenidas que todo el Zero Year, por ejemplo. Así que mientras Morrison mantenga la calidad esperaré con ganas los próximos números Del arte solo puedo decir que es espléndido, y viendo qué otros artistas están involucrados, pues no tengo de que preocuparme.
Gran laburo, JokerAnónimo. ¡Saludos!.

Anónimo dijo...

Creo que Animalman, fue su primer comic donde rompe la cuarta pared (incluso aparece en el comic y habla con animalman cuando todavia tenia cabello). Gran reseña, totalmente de acuerdo, el mejor Morrison a vuelto, el que escribio cosas tan interesantes como Seven Soldiers o All star Superman, realmente una delicia de comic.

Don Piticlin dijo...

Como ya dije en la preview de la reseña, estoy encantado con la lectura de Multiversity y la reseña ha estado más que a la altura de los desvarios del calvo xD.

Y sí, la parte final es toda una maravilla en la que Morrison pulveriza la cuarta pared.

Lo más parecido que recuerdo ahora en literatura es Unamuno con Niebla o el propio Stephen King en la Torre Oscura. ¡Vivan aquellos que buscan pulverizar los límites entre ficción y realidad! xD

Anónimo dijo...

El comic deberia de llegar alguna leyenda donde diga que se disfruta mejor bajo el influjo de poderosos alucinogenos. Pero bromas aparte, debo decir que no esperaba leer algo tan similar final crisis, no por ello igual. En primer lugar si bien leer final crisis sin el soporte apropiado puede freir un cerebro, bien que mal, DC saco la infame Countdown la cual al menos puso un poco de contexto a lo que fue la muerte de orion y la destrucción de tierra 51 y un poco de la raza de monitores, eso sin mencionar los numeros de complemento. Al menos puedo decir que mi principal interes estaba en saber el destino final de batman, los bonus extra fueron la historia de superman beyond donde explica los origenes de los monitores y las crisis, y por otro lado la historia de la legion de superheroes. Pero volviendo al presente, diria que teniendo o no historias de soporte alrrededor, leer a morrison resulta igualmente desafiante o al menos te deja pensando por un buen rato, el uso de sus metaconceptos es interesante, especialmente los relacionados con el sonido. Pasando mas a la historia, debo decir que mi personaje favorito por mucho es el obama-superman, sin duda una de las versiones mas interesantes que he leido, me pregunto cuantos años pasaran para que el verdadero superman (de tierra 0) llegue a convertirse en presidente, digo, ya hicieron a Luthor presidente, daria para muchas y muy interesantes historias; si eso no fuera posible al menos deberian publicar un comic regular para tierra 23. Por otro lado un aspecto que no me gusto tanto fue el hecho de que tierra 7 fuera destruida, eso significa que sus historias y personajes ya no son usables, que de las 52 realidades ya solo son 51? de hecho serian 50 dado que tierra tres tambien la destruyeron, y aunque hubo sobrevivientes, no podemos verlos desenvolverse como lo harian en su propio mundo. Al final uno de los aspectos mas interesantes de este comic es que te arroja directo en la historia, el malo ya destruyo un mundo completo y sometio al heroe, como lo hizo?, de donde viene? todavia no lo sabemos y supongo que se hira descubriendo poco a poco. Ya veremos como se desarrolla todo.

Anónimo dijo...

Espere esta resena tanto como el comic..... de verdad que morrison es unico... lo analizas y de verdad ni cuenta te das como una idea tan infantil y estupida funciona tan bien como el metalenguaje, estoy fascinado aun y cuando, es verdad, parece que esta reciclando ideas....
Es verdad que al menos en este numero, la historia es mas lineal, pero con morrison a mi me da la impresion que nos va a durar poco el gusto; y con eso de que la nave se maneja con un instrumento todo esta puesto para poner que entre en escena Flash

Anónimo dijo...

Bastante aburrido. La verdad es que despues de leer Watchmen de ALAN MOORE (qué ese sí es un genio) ningun comic ha llenado mis espectativas. Voy a darle una oportunidad al segundo numero, pero no creo que está historia para niños mejore en nada.