¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 27 de agosto de 2014

Reseña: "Red Hood and The Outlaws" #34

¿Están tan agotados de los cambios creativos en esta serie como yo? Bueno, no tengo precisamente buenas noticias, ya que Lobdell abandona nuevamente RATHO y le entrega la posta a Pfeiffer, quien tampoco es la primera vez que se asoma por este cómic. La verdad es que cada cierta cantidad de números, la serie aprieta un reset y comienza otra vez. ¿Qué posibilidad hay de desarrollar a los personajes y tramas bajo este modus operandi? Cero.

Pero, en honor al profesionalismo, nos tragamos las quejas para enfocarnos en lo que nos convoca: reseñar este experimento llamado Red Hood and The Outlaws. Y por suerte el número parte con dinamismo.

Kori se encuentra luchando contra la elite alienígena que se dedica a la trata de esclavos y no tarda mucho en arrebatarle la ubicación del artífice de toda esta operación a un asustado Trevoral, quien pecó de ingenuo al dárselas de canchero con la princesa en el número anterior. Obtenida la información, la enfurecida Outlaw se esfuma en la búsqueda del culpable.

En los cuarteles miniaturizados de S.H.A.D.E, tanto Kirk Langstrom como Roy Palmer se muestras escépticos ante los poco ortodoxos métodos de búsqueda de Jason y Roy, en una actitud tan poco amable, que se gana gruñidos entre la agencia secreta y los Outlaws. Además, los últimos se muestran profundamente molestos por la simple insinuación de que Kori podría haber estado involucrada en el tráfico de esclavos. Sin embargo, una vez que el buen Arsenal demostró estar muy por delante de los técnicos de S.H.A.D.E, se les da una oportunidad a los jóvenes forajidos: ellos mismos tienen una hora para encontrar a la extraviada princesa, antes de que cause más problemas.

La atención se vuelve a centrar en Starfire, quien interrumpe una tierna escena de un abuelo arropando a un pequeño bebé, en una lujosa casa a las orillas del mar. Sin embargo, las apariencias engañan, y el hombre está lejos de ser un hombre de familia común y corriente. Cuando, en post de proteger a su esposa e hijo, el sujeto le solicita a Kori discutir sus diferencias de manera civilizada, nos enteramos que él no es solo responsable de la gran matanza de esclavos que originó todo este lío, si no que también es uno de los responsables directos de los años de esclavitud de la princesa Tamariana. Pero, entre el caos de los esclavos escapando, el hombre logró huir hacia la tierra, empapándose de sentimientos puros y probablemente amor; formó una familia y se encuadró con la parte buena de vivir en la Tierra.

Sin embargo, el sujeto es consciente de su pasado y acata el afán de Kori de simplemente eliminarlo; el único favor que le pide, es que lo haga en el patio de su casa, lejos de la mirada de sus hijos y nietos. Y cuando la princesa alienígena está a punto de propinar el golpe de gracia, los que interrumpen son justamente sus compañeros Outlaws, embargados por un extraño sentimiento de pureza.

Tras una breve charla de ética (bastante impropia para un grupo de forajidos, supuestamente) logran que Starfire desista y se vaya refunfuñando, mas el destino del ex-malhechor estaba trazado y él mismo decide quitarse la vida con una de las flechas de Roy. Un episodio por lo demás, extrañísimo, que culmina con la princesa imbuida en su melancolía, echada en una paradisiaca playa.

En términos generales, no puedo dejar de quejarme por el tratamiento que se les da a los forajidos...¿qué es lo que los diferencia de un superhéroe normal, dentro de todo el variopinto de chicos en mallas del Universo DC? Oséa, son forajidos, sus métodos rozan lo ilegal, son duros de carácter...¿y detener la ejecución de un tirano? Pienso que, quizás, este nuevo enfoque que se le da al buen Jason Tood y sus amigos, tiene que ver con un tema editorial más que de guionistas.

Respecto al arco argumental que cerramos, me pareció una historia interesante, tres números con acción y enfocados en Kori, pero ¿no hubiese sido mejor "aterrizar" este conflicto social? O sea, estamos hablando de tráfico de esclavos, geonocidios...son temas más que archiconocidos en nuestro mundo. Y cuando los lectores con un poco más de inquietud vemos el reflejo de nuestra sociedad en el producto cultural que consumimos, es un factor decisivo en lo mucho o poco que nos puede gustar una obra. Reales tiranos vs Alienígenas extravagantes. Al menos, si estos alienígenas hicieran un paralelo con algo identificable en el mundo terrenal, sería todo mucho más verosimil, pero da la impresión de que su extravagancia y diferencia de formas es forjada, precisamente, con la intención de alejar sus figuras de un eventual simil en el mundo real. Una tibieza que se percibe en la DC desde hace mucho tiempo.

El arte varía desde la mitad de la entrega de manera olímpica. Parece que la calidad se diluyera a medida que la entrega avanza y la imagen de cierre, que debería ser emotiva, deja a entrever ciertas desproporciones. Pero insisto, el artista es el idóneo para los entornos robóticos y espaciales.

En fin, el próximo número cerramos el run de Lobdell (una vez más) con una entrega que nos envía al futuro, en el marco del crossover Future's End. ¿Cómo cerrar una reseña cuando ya he repetido hasta las arcadas lo mismo? Esta es una serie que da tumbos y más tumbos y el mundo editorial no parece querer enderezar su columna. Lamentablemente, parece que siempre será una incertidumbre el pensar en el futuro de RHATO. ¿Opiniones?

3 Batcomentario/s:

kaelthas dijo...

el arte esta bien, creo que quejarse del apartado artistico cuando venimos de la mas completa atrocidad que fue gopez es ser quisquilloso.

con respecto a la historia no esta mal me gusto que profundizaren en kori es un personaje creo yo muy interesante y no solo una cara bonita.

con respecto a cambio creativos segun tengo entendido wil solo escribira el numero 35 scott esta en el 36

Dark Tzitzimine dijo...

Primero lo primero, Silva se vio presionado con el tiempo (sus paginas no tienen la misma calidad de números anteriores) y un artista diferente vino a cerrar la historia por ello la diferencia en el arte.

Ahora creo que no entediste el punto del dialogo entre los forajidos, no era para demostrar que se han "suavizado" es para demostrar como han crecido como personajes: Jason ha dejado de ver la venganza como la única opción, Roy ha ganado la confianza necesaria para confrontar a Kory y sus sentimientos (no se si notaste que hasta este arco Roy empezó a decirle "novia" a Kory).

El hecho de que eliminaron a los terroristas al inicio del numero 32 muestra que no se han ablandado de ninguna manera, pero ahora entienden que matar no es la única salida y en el caso del Tirano, ellos solo quieren lo mejor para Kory aún si no lo parece ¿Y no es eso lo que hacen los amigos de verdad?

La escena del final es preludio al siguiente arco, Kory no estaba nada mas echada en la playa, estaba drogada.

Y finalmente, asumo que lo de Pfeifer retomando el titulo se debe a las solicitudes de hace dos meses. Bueno, pues estan mal, Lobdell sigue en el titulo de manera indefinida con Silva como el artista regular.

Anónimo dijo...

Donde me lo puedo descargar? :c
En español? u.u