¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

lunes, 15 de septiembre de 2014

Reseña: “Batgirl: Futures End” #1


“Batgirl: Futures End” #1 es un cómic cuya premisa me hizo empezar su lectura con cautela. En este tipo de eventos muchas de las historietas adicionales suelen ser de una calidad mediocre; excusas para vender más papel que no tienen mucho impacto fuera de sus páginas.

Pero esta historieta en particular, escrita por la ex-guionista de la serie regular de Batgirl, Gail Simone, y dibujada por Javier Garrón, tiene un pase libre por lo diabólicamente entretenida que es. Es el segundo “home run” de Simone con la pelirroja en la víspera de su despedida, a pesar de que efectivamente no creo que vaya a tener mucha relevancia en relación al resto de “Futures End”.

¿Cuál es la premisa que me hizo leerlo con cautela? Cinco años en el futuro Barbara Gordon es Bane. Bueno, técnicamente no es Bane, porque el grandote aún está vivo, sino “Black Beast” una suerte de Bane femenina que controla Gotham con puño de hierro a través de tres Batgirls. Pero la escritora sabe utilizar el concepto y lo presenta a como se debe. Mi temor era que Barbara se hubiera vuelto una suerte de anti heroína, pero en realidad solo fue un cambio de alter ego con un par de métodos más bruscos y algo de branding.

Como resultado de un último encuentro con su hermano psicópata, Barbara pierde su fe en la ciudad, por lo que comienza una campaña para destruir a los grandes criminales desde dentro, infiltrándose entre sus secuaces y aprendiendo sus técnicas. Esto la lleva eventualmente a Bane, de quien más aprende y a quien más llega a odiar. Después de escapar del villano y volver a Gotham, la chica combina las técnicas de Batman y del terrorista quiebra espaldas en una nueva y más brutal identidad superheroica.

Las tres jovenes que Barbara recluta para tomar su manto después de empezar a usar la máscara de luchador con orejas de murciélago, son nada más ni nada menos que sus sucesoras del universo pre-New 52: Stephanie Brown y Cassandra Cain (a quienes los fans han clamado ver de vuelta durante mucho tiempo) y la pequeña Tiffany Fox, la hija menor de Lucius Fox. Obviamente Simone esta sirviéndonos en bandeja de plata un inmenso fanservice al poner a Steph y a Cass bajo la Bati-capucha de nuevo, pero no me quejo ya que funciona, y verlas otra vez en acción es altamente gratificante.

Bane regresa en el climax del número, con Barbara confrontándolo en el puente de Gotham y demostrando que jamás quebrantó sus principios en su tiempo con él. Las chicas le dan apoyo moral para derrotarlo y la historia termina con un emotivo abrazo entre las adorables heroínas.

El arte de Garrón es una brisa de aire fresco después de tanto Fernando Pasarin (aunque se pusiera bueno en la recta final); su diseño de la motocicleta de Barbara es básicamente la Batpod con unos cuantos detalles extras, lo cual es apropiado teniendo en cuenta al villano de esta historia, a quien por cierto, el lápiz le de Garrón le sienta muy bien. Lo único que no me gusto es el diseño del disfraz de Black Beast el cual contrasta con lo que Babs comenzara a usar en el siguiente numero... Aunque le estoy agarrando cariño a la máscara.

Esperaba toparme con una historieta mucho más sombría y violenta, pero parece que Simone ya tuvo suficiente de ese tipo de historias con Babs. En vez de eso me lleve la grata sorpresa de un cómic vivaz y aventurero, lleno de fanservice y conceptos alocados que a pesar del sentido común, funcionan.

 Y el próximo mes ¡La Batgirl de Burnside!

2 Batcomentario/s:

Anónimo dijo...

Lo que ya esta resultando en hartazgo, es la aparicion de mas y mas personajes con "orejas de murcielago".

Anónimo dijo...

Quede flipado con esta combinación, Barbara ha pasado a otro nivel como los Robins de Batman.

Subordinadas, incluso una base... Jaja, ya parece Batman.. Bromas aparte me alegra que siga siendo guapa a pesar del apodo