¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Reseña: "Batman: Futures End" #1


"Batman: Futures End" #1
Guion: Ray Fawkes.
Historia: Ray Fawkes & Scott Snyder.
Arte: Aco.
Color: FCO Plascencia.
Portada: Jason Fabok & Brad Anderson.

Uno de los conceptos posiblemente más radicales de la mitología del Hombre Murciélago, tras haber sido introducido en el especialísimo Detective Comics” #27 de este año, regresa en este one-shot de forma más canónica y rotunda. La visión de un mundo en donde Batman es eterno queda totalmente planteada y llevada al extremo, encontrando su origen en éste número. Les advierto, hay spoilers.

Lo más avispados en el asunto ya habrán advertido, a partir del párrafo anterior, el tópico central del cómic: Bruce busca clonarse a sí mismo, quiere perpetuar su legado de una manera más explícita, más allá de sus allegados y protegidos. Pero para ello necesita conseguir una tecnología que sólo está en manos de una persona, Lex Luthor. Bruce, cuyos últimos cinco años les han pesado tremendamente, deberá usar las pocas fuerzas que le quedan para infiltrarse en los laboratorios de máxima seguridad de LexCorp, y recuperar el componente esencial faltante. Toda una travesía.


El cómic logra trasmitir una buena dosis de emoción debido a varias razones. La primera, como ya comente, es el estado de Bruce, totalmente demacrado y bien ilustrado en la historia. Se nos hace saber de sus limitaciones, lo que nos lleva a pensar que pocas veces ha estado tan expuesto como ahora, sea verdad o no, es una ilusión bastante convincente. La segunda cuestión es la atmósfera, finalmente bien implementada en esta serie de one-shots sobre Futures End. No se equivoquen, no hay precisamente un paseo turístico por la ciudad ni mucho menos, pero sólo basta con ver algunos cuadros de la base de operaciones de Bruce y el nuevo look de Alfred para sentirse invadido por una inquietud refrescante y cautivadora. Y como tercer punto, el propio eje en sí del cómic es emocionante, propone todo una discusión moral que lamentablemente aquí no es desarrollada, pero al menos refleja un claro e indiscutible punto de vista: Batman no puede ni debe morir, Batman es eterno.

Por el lado de la acción el cómic no se destaca realmente, pero tampoco pretende hacerlo. Incluso en los momentos más explosivos y vertiginosos, será el increíble ego de Lex Luthor el que marque el ritmo de la narración, haciendo que la acción de trasfondo pase a un segundo plano. Pero realmente esto no representa un problema para el disfrute de la historia, las líneas de Luthor son estupendas y caracterizan a la perfección la fuerte personalidad del personaje, no por nada es una de las mentes más brillantes del Universo DC. La sensación que provoca es la de estar presenciando una batalla tanto física como intelectual, bien ejecutada, que empuja a Batman hasta sus límites.


En donde radica las virtudes del cómic, es en donde posiblemente encuentra su mayor falencia: el concepto. Como mencioné al principio, se trata de una idea muy radical que seguramente generará opiniones divididas entre los lectores, a partir de este punto, toda objetividad se difumina y la valoración queda a gusto de cada uno.

En mi opinión meramente y profundamente personal, creo que el concepto es emocionante y resuelve el problema de la perpetuidad, pero tiene varios inconvenientes que se cristalizan en el plano filosófico más que moral. Esto es, la idea de Batman como símbolo es algo que ha sido desarrollado hasta el cansancio anteriormente, es decir, no importa quién portaba la capucha porque Batman era un símbolo, no una persona concreta. Aquí todo eso se desmorona. Porque más allá de que pueda prevalecer la idea de Batman como un símbolo, pasará a ser algo simplemente superficial, porque ahora Batman es y será por siempre Bruce Wayne. En otras palabras, lo que este concepto nos dice es: “Batman no es un símbolo, ahora Batman es completamente Bruce Wayne, así que clonémoslo para que de ese modo Batman nunca muera”. Pero como dije, esto es una percepción personal. 


El arte, a cargo de ACO, talvez no hubiera convencido en otro contexto, pero calza de forma ideal en éste número. Es el principal responsable de generar esa atmósfera que mencioné, propia de la desesperanza y desolación que emana de la ciencia ficción. Con contrastes fuertes, líneas gruesas y colores rígidos de FCO Plascencia, puede resultar algo confuso a la hora de interpretar los detalles, pero nada reprochable. Tampoco es un estilo que beneficie a la acción, pero es una decisión totalmente comprensible ya que no es el punto fuerte del cómic. El arte es impecable en ese sentido, acompaña al guion como debe ser, no lo opaca y no lo enaltece.

En conclusión es un buen cómic, posiblemente uno de los mejores y más importantes de estos tie-ins sobre “Futures End”. Es preciso decir que, como ocurrió en otros tie-ins, no aprovecha al máximo el encabezado que lleva, pero en fin, su importancia radica en otro aspecto igualmente legítimo. Los que busquen un cómic de acción, aquí encontrarán algo, pero no es el foco de todo esto. El cómic es una propuesta, un añadido a lo que ya se planteó en el Detective Comics” #27, que lo enriquece y lo estiliza un poco más, pero que sigue teniendo sus puntos a discutir. Sin dudas un interesante debate, que el lector deberá seguir e interiorizar en su interior.

Lo mejor:
  • La armósfera, producto del arte y del guion.
  • Una verdadera batalla física e intelectual entre dos de las mentes más brillantes.
  • El concepto, el eje central, muy interesante y estimulante, a pesar de sus polémicas.
  • Abre las puertas a toda una rama de la mitología Batmaníaca.
Lo peor:
  • No hay un verdadero debate planteado, la idea termina ejecutandose de manera simplista, sin ser desarrollada como es debido.
  • El rol de Bizarro, poco más que anecdótico.
Nota: 7.5/10 (Recomendado +) 

3 Batcomentario/s:

Anónimo dijo...

Por mucho hasta ahora el mejor de todos los titulos referidos al Futures End......me gusto y mucho ojala y sigan desarrollando este arco mas adelante...

Anónimo dijo...

Estuvo interesante, de hecho lo lei mas de una vez, si bien va acorde a lo que se planteo en detective comics 27, no estoy muy deacuerdo con la idea de un batman inmortal, al menos como lo plantean. En mi opinion, llega a ser mas emblematico si alguien mas toma su lugar y apartir de ahi busca ser mejor que el anterior, desarrollandose de una forma distinta y por ende perfeccionandose hasta igualarlo o superarlo. Sin embargo al ser siempre bruce wayne, no hay factor sorpresa, el personaje sera el mismo dentro de 5 años o 10 o mil años en el futuro, dependiendo de su tasa de muerte. Me sorprende que suguieran esta idea, no esta mal para el futuro apocaliptico que plantean, pero realmente no lo veo como algo que sea canonico, de entrada al menos quieren igualar a batman con superman y wonder woman, esta ultima segun entiendo es mitad diosa y por ende inmortal y superman que envejece mas lentamente, pero que por algun giro argumental pudieran inmortalizarlo como lo hiciera morrison para la saga de one million. A mi me gusta mas la idea de una descendencia, algo que empezo con damian wayne y que pudiera continuar de ahi en adelante con sus hijos y los hijos de sus hijos, como la serie del fantasma, con una larga dinastia a cuestas y todos son los hijos que toman el lugar del padre. A todo esto, el batman de 35 años en el futuro es un clon o es el original, terry es un clon o al final se arrepintio de siquiera hacerlo.

Ya hablando un poco sobre la historia, todo esto de futures end me resulta como un flashpoint prolongado a un año y con dos series earth 2 y future end y para coronar todo, la editorial anuncia una nueva crisis con darkseid, en este punto no se que pensar, si efectivamente los 5 años en el futuro son una realidad que ocurria o si en algun punto todo se resetea, si ocurre eso ultimo, que regresen a la vieja continuidad o empiecen a publicar comics pero de otra tierra del multiverso, sugeriria la tierra del obama superman.

Eladio Garro dijo...

Los rellenos de Futures End me parecieron mejores que la serie principal, y este one-shot no es la excepción.