¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

lunes, 8 de septiembre de 2014

Reseña: "Detective Comics Annual" #3


"Detective Comics Annual" #3
Guion: Francis Manapul.
Arte: Werther Dell'edera, Jorge Fornés & Scott Hepburn.
Color: John Kalisz, Lee Loughridge & Jon Proctor.
Portada: Guillem March.

Como bien dice el dicho popular: “mejor tarde que nunca”, aquí está para ustedes mí reseña del anual #3 de “Detective Comics”; número que se propone la laboriosa tarea de reintroducir en continuidad a uno de los villanos más calamitosos del mundo Batman: Julian Gregory Day, mejor conocido en el mundo criminal como el Hombre Calendario.

Obviamente la cosa no empieza ni termina con el Hombre Calendario, de hecho, el hilo conductor de la trama sigue siendo la polémica droga Icarus con todo lo que ello conlleva (The Squid, Holter, Annette, etc…). El guion está a cargo de Manapul, como no podría ser de otra manera, aunque en esta ocasión Buccellato brilla por su ausencia y esto se nota sobre todo en el arte, del cual hablaré en breve.

Por el momento sumerjámonos sólo en la trama. A pesar de seguir la temática del último arco de “Detective Comics”, lo interesante es que los eventos que acontecen anteceden al mismo, es decir, cronológicamente hablando, aquí estaría plasmada la primera aparición del Icarus en la serie, además de The Squid, Holter, y compañía. Esto conlleva diferentes consecuencias, para empezar, sostiene el interés por los personajes que ahora gozan de una especia de frescura un tanto artificial, pero por el otro, el desenlace ya está contado, así la mayor gran parte de la expectativa como lector es puesta en la “nueva” incorporación a la ecuación: el Hombre Calendario.


Y acá es cuando todo nuestro hermoso diagramado se desmorona para dar paso a una desalentadora verdad, la nueva versión del Hombre Calendario no tiene chispa. Entiendo que aquí se plantearon retratar el origen del personaje, y que por lo tanto estamos lejos de ver a una versión madura de lo que en un futuro debería ser un memorable antagonista, pero aun así se deberían comenzar a vislumbrar esas sutiles pinceladas de complejidad psicótica que caracterizan a todo buen villano de Batman, aún en sus inicios, y este no las tiene.

Para entender completamente a que se ha visto reducido el personaje de Julian Day tendrán que leer el número por ustedes mismos, pero creo que la expresión “un matón más” lo resume bastante bien. Y para colmo, dan a entender que gran parte de su futura obsesión encuentra su detonante en un enfrentamiento contra Bruce, así que añadan otro nombre a la lista de villanos cuyo origen tiene relación directa con Bruce.

Una vez aclarado este decepcionante asunto, y expandiendo nuestra visión hasta el punto de poder ver al número como algo más que un mediocre origen, lo cierto es que el cómic no es tan malo como aparenta. Lo del Hombre Calendario es frustrante, sí, pero al menos la trama circundante tiene sentido y logra tomar su debido lugar de manera más o menos armoniosa en el correspondiente arco. Esto es, vamos a saber detalles importantes de la vida de Annette y por qué se la ha visto tan depresiva en los demás números. También vamos a conocer con lujo de detalles la disputa entre que lo inició todo, la de The Squid y The Kings of the Sun, los hombres de Holter; y que papel jugó Jonny, hermano de The Squid, en todo esto.


En definitiva, la mayor parte del encanto de este número radica en tener la oportunidad de conocer los detalles de los sucesos que antecedieron al inicio del arco, y que por supuesto, sólo sabrán valorar aquellos que tuvieron cierta simpatía con aquella con historia. Si el tuyo no es el caso y tu fe se encuentra depositada en el origen del Hombre Calendario, mejor ve poniendo tus fichas en otro lado porque aquí gana la casa.

Ahora sí, el arte. Mencioné con anterioridad que la ausencia de Buccellato se hace notar de sobremanera en este aspecto, y es que cuando tu ojo se acostumbra a un estilo tan propio y vibrante después cuesta conformarlo. No obstante, a pesar de no estar al nivel de lo hecho anteriormente, el número en sí goza de un buen aspecto visual, y se asegura de mantiene una estética continuista para no abrumar al lector. Eso sí, como el arte estuvo a cargo de tres señores, los vaivenes de calidad están significativamente presentes, haciendo de unas páginas mucho más vistosas que otras. Pero en términos generales el arte es más que satisfactorio y difícilmente haya quejas en este aspecto.


En conclusión es un número regulero, gustara a más que a otros, todo depende de lo bien que se hayan llevado con el arco de Icarus, y del cariño que le guarden al personaje del Hombre Calendario. Nótese: mientras más cariño, más odiaran éste cómic. Pero tampoco se trata de adoptar una actitud conservadora, uno debe estar abierto a los cambios siempre y cuando estén justificados. Es decir, el problema no radica en que el Hombre Calendario resulta irreconocible, sino que este nuevo Hombre Calendario no genera el más mínimo interés, es soso, aburrido, mundano. Espero que en un futuro caiga en manos de guionistas más capaces y le saquen un mejor provecho.

Lo mejor:
  • El apartado visual.
  • Se ubica sin problemas en el esquema argumental anteriormente planteado.
Lo peor:
  • El nuevo Hombre Calendario. Irreconocible. Un origen mal abordado.
  • Las últimas páginas, una batalla con final irritante.
 Nota: 5.5/10 (Regular +)

2 Batcomentario/s:

Anónimo dijo...

anda no le den tanto mal al hombre calendario que en futures end se ve muy importante por un momento, y.. batman tiene ya demasiados enemigos todos locos, no puede solo tener un maton mas? es un personaje que a mi parecer siempre sobró

Anónimo dijo...

Si alguien leyo Long Halloween/Dark Victory o jugo el gran Arkham City sabe que Julian Day Aka Calendar Man podría ser otro Hannibal Lecter,.