¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Nos sumergimos en un relato al margen de la historia que múltiples escritores han intentado desarrollar en RHATO y, cinco años en el futuro, el panorama es bastante diferente para nuestros jóvenes forajidos. De partida, ya no estamos hablando de un equipo, si no más bien de un divorcio tripartito, en que cada miembro toma una senda diferente.

Para variar, abrimos el relato con la voz de Jason, quien se encuentra rodeado por un contingente policiaco-militar que supera cualquier precedente. ¿Las razones? Bueno, los métodos de impartir la justicia del Ex-Robin no son los más ortodoxos, y en un mundo que bordea una abrumante militarización y en que los héroes comienzan a dividirse, el joven pistolero es juzgado quizás, un poco apresuradamente.

Obviamente, Red Hood se las ingenia para escapar generando una explosión que sirve para distraer a los uniformados, quienes pierden el rastro del joven héroe, que ya está metros bajo tierra en las alcantarillas. Y es ahí cuando el protagonista de este relato comienza a recordar.

En el futuro distópico que Futures End supone, Kori ha vuelto a reclamar su trono como princesa Tamariana (no se le ve salvo en la portada) y Roy ha remplazado a Green Arrow en la Liga; una suerte de traición a ojos de Jason, ya que equivaldría a venderse. Mientras capucha roja intenta huir de un enorme portaaviones, robando una misteriosa fuente de energía, es interceptado por su ex colega, quien lo increpa por lo temerario de sus actos y de las vidas que está poniendo en riesgo, añadiendo que por ningún motivo lo dejará escapar. Sin embargo, Jason le devuelve los cuestionamientos, señalando que es Roy quien nunca se ha interesado por la vida de las personas al aliarse con los "fascistas". La conversación no puede llegar a consenso y antes de descargar la artillería de plata, se descarga la emocional, cuando el arquero carmesí saca a colación la amistad que caracterizó a los jóvenes hace cinco años. Esto último es ignorado por el joven de la capucha, quien lo azota con el látigo de la indiferencia y resulta interceptado por una de las balas de Arsenal.

En solitario, Red Hood ilustra al lector acerca de sus métodos, ejemplificando con ex dueño de una cadena de comunicaciones, Morgan Edge. Un hombre de extrema corrupción, que ningún tribunal ha sido capaz de encerrar dado los sobornos que el hombre entrega. Un típico poderoso que ve a los humanos normales como insectos y no tiene reparos en comprar su libertad. Pues bien, el sujeto amanece con un pañuelo rojo cubriendo su rostro, lo que simboliza la venganza de Red Hood.

Y en este punto uno piensa: ¿no es eso lo que estuvimos esperando todo el tiempo de RHATO? Métodos de impartir justicia que cuestionen a la legislación fácilmente corruptible: una mezcla entre venganza y justicia popular impartida con puño de hierro sobre los poderosos que creen estar por sobre los tribunales?

Cuando el corrupto hombre de negocios va en busca de protección de las fuerzas policiales, estas aceptan a regañadientes, puesto que a pesar de no ser una armada privada, igual tienen un precio (como lamentablemente sucede en nuestra vida real).

En Metropolis, Morgan logra ocultarse en un edificio, pagándoles una buena suma a policías por protección. Sin embargo, no es suficiente para la enorme artillería heredada de su ex-compañero Roy que Jason les desparrama sobre sus cuerpos (tras una advertencia muy emocional), dejándolos totalmente aniquilados sobre la azotea. Y tras esta inexistente resistencia, el forajido encuentra a su objetivo final propinándole, al parecer, el golpe de gracia.

Una semana después, en Rusia, otro corrupto parece recibir la misma advertencia del pañuelo rojo. Y ésto, obviamente, se inserta en el contexto que Futures End ha instalado, más precisamente en la serie Grayson. Fin.

Un cómic que parece rescatar de las cenizas el sentido que siempre debió haber caracterizado a esta serie. Me da la sensación de que solo por lapsos, este cómic se mete a los terrenos de la corrupción, la injusticia social y otras dimensiones que, probablemente, para DC no son políticamente correctas. Ahora, sería súmamente interesante que estos tópicos se tocaran en el desarrollo habitual de la entrega y no en tie-ins de megaeventos comiqueros, Espero, a título personal, que Lobdell lleve hacia esos lugares su relato.

Respecto al apartado gráfico, Scott Kolins no lo hace nada mal y relata de una manera un tanto más naive a Jason. Sin embargo, la caracterización de Arsenal me parece demasiado adulta; recordemos que en 5 años los héroes de este cómic no han perdido su estatus de jóvenes, ¿o sí?

En resumen, una entrega muy emocional, que toma la nostalgia como leitmotiv y la acción como la chispa que hace avanzar el relato. ¿Qué opinan ustedes?

2 Batcomentario/s:

Dark Tzitzimine dijo...

Una gran historia que no solo ahonda en la psique de Jason y demuestra lo necesarios que son Roy y Kory para balancear su oscuridad.

En lo personal creo que la idea de Jason luchando contra corrupción y demás no es viable para sustentar una narrativa larga. La historia sería demasiado formulaica: Jason encuentra un chico malo-lo ejecuta-repite (Lobdell hábilmente lo demuestra con la estructura de esta historia). Para que la historia funcione necesitaría de cierta libertad que solo se puede encontrar en sellos mas maduros como Vertigo y una total separación del universo superheroico de DC para mantener la verosimilitud de la trama.

Es genial como historia auto contenida pero lo que necesita Jason es una narrativa mas robusta y capaz de expanderse como sea necesario, una narrativa como la encontrada en el comic actual de RHATO.

Dejando de lado las conjeturas, el número fue increiblemente bueno (con facilidad el mejor de la semana que fue publicado y ciertamente entre los mejores de todo el evento) con los trazos de Kollins mientras un tanto descuidados complementan a la perfección la atmosfera depresiva del guion de Lobdell. Fue demasiado corto y Roy necesita de mayor información para justificar el cambio tan brusco que sufrio pero asumo eso sera narrado en la serie semanal.

kaelthas dijo...

sea ve mucho de la psique del personaje y sus metodos, jason hace lo que hace porque cree que es lo correcto. pero es un jason muy recional. jason podria haber matado a los policias en las primeras paginas pero razona que ellos siguen siendo policias y que ayudan a las personas que no merecen morir.

jason le da 24 hs a sus victimas cuando les deja el trapo rojo en la cara para confesar y entregarse de otro modo jason los liquida.

se ve que tiene un codigo moral mucho mas alto que en las verciones pre new 52.

por otro lado me gusto que conserve las tecnologias de kori y roy jaja