¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

viernes, 31 de octubre de 2014

Moneda de Cambio

Título: The Coin
Guión: Tom Taylor
Arte: Mike S. Miller
Color: J. Nanjan

Seguimos avanzando por el Año Tres —o Year Three, que suena más académico— y si antes hemos elogiado los mordaces diálogos que Taylor suele poner aquí y allá; ahora debemos reconocer que este "Injustice" #5 es una verdadera colección de comentarios ingeniosos, irónicos y muy divertidos. Imposible destacar uno sobre otro.
Hablemos, entonces, de lo que pasa en este número… Porque de pasar, pasa… Y mucho…
Comencemos la reseña entonces:
Hasta el momento, apenas habíamos tenido un vistazo de las actividades dictatoriales del kryptoniano ése. Lo justo para recordarnos que él es el malo de la historia.
Ahora podemos ahondar un poco más en la “intimidad” de Superman y compañía. ¿Y qué dictador puede preciarse de tal si no hay, por lo menos, algún torturado por ahí? Así es que —Miller mediante— somos llevados a una impoluta sala de tortura, donde un aún más impoluto Sinestro aplica algunas sugestivas técnicas de persuasión a un aliado de Batman y la resistencia, para que revele información que, a todas luces, no tiene. Hasta que aparece un súper impoluto Superman que cuestiona los métodos de su lugarteniente… Oero no tanto, porque Sinestro lo convence de la utilidad de sus métodos en un santiamén. Superman empieza a mostrársenos débil… O manipulable. Ya advertíamos en una reseña anterior que Sinestro bien podía transformarse en una fuerte presencia de este lado de la fuerza. A finales del Year Two —sí, definitivamente suena mejor así— había convencido a Hal Jordan de que matara a su propia gente y, como un tío pervertido, le había dado unbrillante y dorado regalo a un casi pueril Superman para que terminara de transformarse en un asesino sin remordimientos.


¿Se nos avecina un cambio en la Junta de Gobierno? La verdad es que Superman empieza a mostrarse débil, para los estándares del dictador promedio: unas páginas más adelante, cuando se presente The Spectre para cuestionar a Captain Marvel —que lo de Shazam nunca me ha gustado—, nuevamente el kryptoniano actuará de forma blanda. ¿El peso del poder? ¿El peso del anillo amarillo? ¿El peso de la conciencia? ¿O simplemente la técnica de Taylor para llevarnos a algún nuevo hito en "Injustice"?
Por otro lado, tenemos al nuevo integrante del elenco, The Spectre, quien parece muy apurado en ir a ofrecer su pálida mano al dictador. ¿Qué sabe The Spectre que nosotros desconozcamos? ¿Hemos sido engañados por el punto de vista del narrador, ocultándonos los factores “positivos” de la toma de poder de Superman? Que por estos países del cono sur, todavía hay quienes echan de menos las dictaduras del setenta y, viendo por dónde van nuestros políticos, muchos más echan de menos sus persuasivas maneras de imponer orden.
Recuerden que la manipulación de información ha sido el arma más efectiva tanto del establishment como de los contestatarios. ¿Nos hemos visto involucrados, entonces, en una visión sesgada de los acontecimientos? ¿Son Batman y su troupé, los verdaderos anárquicos en contra de todo orden? ¿Son Superman y esbirros, los auténticos paladines de la paz y la seguridad?
La presencia de The Spectre se vuelve sospechosa.


Por si esto fuera poco —que para nuestro guionista siempre es poco. ¡Gracias por ello!—, la hija escondida de Constantine, la niña Rose, aparece por ahí preguntando por el Detective Chimp, recibiendo unas respuesta de parte del Doc Fate que ya se las quisiera Sheldon Cooper —a propósito, no olviden de echar un vistazo a la lógica de Harley Quinn respecto al título de Fate—.


    Pero ahí está papá Constantine para “contener” —palabrita muy de moda— a la pequeña y para que ésta, a su vez, ejecute un simple y algo ingenuo truco: sacar una moneda de la oreja del nigromante tabacoso. “Simple y algo ingenuo” hasta que el Doc Fate mete su seriota nariz y resulta que nos encontramos ante la semilla de un nuevo misterio que, de seguro, Taylor hará eclosionar hacia el final del Year Three.
Ah, sí, batimaníacos, Batman aparece en este capítulo.


   En el último par de páginas, casi como “bandejero” para que Constantine eche una última broma. Porque, más allá de lo que podamos estar leyendo entrelíneas —que, igual, sólo podría deberse a un delirio mío—, lo mejor de este "Injustice" #5 son sus diálogos. Sip, los Dioses están entre nosotros y parece que firmaron para la mejor sit-com de los comics.

0 Batcomentario/s: