¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 31 de diciembre de 2014


"75 años, 75 versiones de Batman" es básicamente lo que su nombre indica: un breve pero variado repaso no cronológico por algunas de las versiones más destacadas del Caballero Oscuro, ya sea en cómics, video juegos, series de televisión o películas.


"Justice", una saga de doce números de Alex Ross y Jim Krueger publicada desde 2005 hasta 2007, pasó sin pena ni gloria pero dejó grandes diseños atrás, los cuales eventualmente serían transformados en una pintoresca línea de figuras de acción por DC Direct. Y si, no vamos a negarlo, el principal motivo de que tantos personajes del DCU tengan tantas versiones distintas es obviamente para sacar muñecos a diestra y siniestra. No podemos culparlos, después de todo esto es un negocio. Sin irnos por las ramas, lo cierto es que la trama de "Justice" estuvo inspirada en la vieja serie animada "Challange of the Super Friends", puesto que enfrentaba a la Justice League of America contra el equipo de villanos conocido como Legion of Doom. El climax de la historia llegó cuando los malhechores desataron una plaga de gusanos mecánicos para atacar a nuestros héroes, que se vieron obligados a protegerse de esta imparable amenaza con unas imponentes armaduras y, como no podía ser de otra forma, la de nuestro querido Caballero Oscuro fue una de las más llamativas.

Consistía esencialmente de una armadura negra de pies a cabeza, con ribetes rojos que se extendían desde las orejas hasta la rodilla, pasando también por el cuello, hombros y los brazos, mientras que el símbolo de murciélago en su pecho era rojo con ribetes blancos. Sus ojos eran casi rectangulares y emitían un gran brillo blanquecino, complementando su casco/capucha con una especie de respirador en la parte inferior de su rosto. Contaba además con una serie de compartimientos dispuesto al rededor de su cintura a modo de Bati-cinturón, siendo que el compartimiento del medio estaba decorado con un pequeño símbolo de murciélago. Finalmente, el traje se completaba con unas inmensas alas que Batman controlaba por medio de dos manijas rojas, utilizándolas así para volar, para protegerse y también como un arma más. Un diseño aparatoso y quizás un tanto innecesario, pero que visualmente llama la atención del lector al instante y, después de todo, eso es lo que importa.

¡Hasta la próxima!

0 Batcomentario/s: